All  
Una impresión artística de larga duración de cómo podría haber sido la especie humana "Dragon Man".

Un fósil de 146.000 años apodado 'hombre dragón' podría ser uno de nuestros parientes más cercanos

En la última edición de la revista The Innovation, un equipo de científicos evolutivos dirigido por el profesor Qiang Ji de la Universidad Hebei GEO en Shijiazhuang, China, anunció el descubrimiento de una nueva especie humana. Su sorprendente conclusión se basa en los resultados de un sofisticado análisis informático de un extraño cráneo parecido a un humano que surgió hace tres años de una fuente en el norte de China.

Los científicos dicen que el cráneo de Harbin pertenecía a un hombre de 50 años que vivió en algún momento entre 146.000 y 296.000 años atrás. Esto lo remonta al Pleistoceno Medio o Edad de Piedra Media.

 

 

El cráneo estaba intacto y era más notable por su tamaño extraordinariamente grande. La combinación de características del cráneo nunca se había visto antes, afirman los científicos, y parece representar algún tipo de híbrido entre humanos arcaicos y humanos modernos (Homo sapiens).

"El descubrimiento del cráneo de Harbin y nuestros análisis sugieren que hay un tercer linaje de humanos arcaicos que alguna vez vivieron en Asia, y este linaje tiene una relación más estrecha con H. sapiens que con los neandertales", dijo Xijun Ni. un paleoantropólogo de la Universidad GEO de Hebei y coautor de este nuevo estudio.

Basándose en su enorme cabeza, el equipo ha nombrado a su nueva especie Homo longi, que significa "Hombre Dragón" en chino.

Un retrato que muestra cómo podría haber sido el llamado Hombre Dragón. (Chuang Zhao / / The Innovation)

Un retrato que muestra cómo podría haber sido el llamado Hombre Dragón. (Chuang Zhao / / The Innovation)

El cráneo de homínido más grande jamás encontrado

Sorprendentemente, el gran cráneo fue descubierto hace más de 80 años, cerca de la ciudad de Harbin en la provincia china de Heilongjiang. Un trabajador lo encontró incrustado en el lodo del río, mientras trabajaba en un equipo de construcción que construía un puente sobre el río Songhua a principios de la década de 1930.

Por razones desconocidas, el hombre que descubrió el cráneo mantuvo oculta su existencia hasta 2018. Solo entonces, cuando estaba agonizando, reveló que tenía el cráneo y lo había arrojado a un pozo para su custodia. Después de su muerte, su familia acordó donar el cráneo al Museo de Geociencias de la Universidad GEO de Hebei, donde los científicos evolucionistas iniciaron su investigación de tres años sobre sus probables orígenes.

El cráneo apodado Dragon Man, que podría ser una nueva especie de humano antiguo. (NHM)

El cráneo apodado Dragon Man, que podría ser una nueva especie de humano antiguo. (NHM)

La característica sobresaliente del cráneo es su tamaño. Es el cráneo de homínido más grande jamás descubierto.

"Este es el cráneo humano más grande que he visto, y he visto algunos", dijo Chris Stringer, paleoantropólogo del Museo de Historia Natural de Londres y experto en evolución humana que participó en este proyecto de investigación.

En comparación con un cráneo humano moderno, existen similitudes y diferencias. El cráneo de Harbin tiene cejas gruesas y cuencas oculares cuadradas, como un hombre arcaico. El cráneo también es más largo que el del Homo sapiens. Pero en general, la forma y los contornos de su rostro se asemejan a los de un ser humano increíblemente grande. La cavidad cerebral del cráneo también es similar en tamaño a la de un humano moderno.

"Tiene una combinación de características tan interesante", señaló Stringer. "La morfología muestra que este es definitivamente un linaje distinto en el este de Asia. No es neandertal ni Homo sapiens, es algo bastante distintivo".

El análisis evolutivo revela resultados sorprendentes

Una cosa que estaba clara para los científicos era que el cráneo de Harbin no encajaría perfectamente en una especie ya descubierta. Muchas de sus características le resultaban familiares, pero su combinación resultaba desconcertante e inusual.

Para averiguar dónde pertenecía el cráneo del Hombre Dragón en la tabla evolutiva de los homínidos, los investigadores utilizaron información obtenida de 95 cráneos, mandíbulas y dientes fósiles, que representan diferentes grupos de homínidos. En total, tenían más de 600 rasgos faciales y craneales para usarlos como puntos de comparación.

Con esta información como base, programaron una supercomputadora para construir miles de millones de árboles evolutivos teóricos. Cuando se recibieron los resultados, los investigadores se sorprendieron bastante al descubrir que la computadora había colocado el cráneo de Harbin en su propia rama evolutiva separada. Había identificado el cráneo como perteneciente a una nueva especie de homínidos, un tipo de hombre arcaico que estaba estrechamente relacionado con el Homo sapiens pero no idéntico a ninguna otra cosa.

Aquí el análisis filogenético sitúa al cráneo en el contexto del desarrollo humano. (La Innovación / Cell)

Aquí el análisis filogenético sitúa al cráneo en el contexto del desarrollo humano. (La Innovación / Cell)

"Me sorprendió ver esto", dijo Stringer. Había anticipado que el cráneo sería etiquetado como una rama de los neandertales, no como un pariente cercano de los humanos modernos.

Para ubicar el cráneo en el Pleistoceno medio, los científicos se basaron en los resultados obtenidos de dos tipos de tecnología avanzada de datación, la fluorescencia de rayos X y la datación directa en series de uranio. Estas pruebas mostraron que el cráneo del Hombre Dragón tenía que tener al menos 146.000 años.

Teorías alternativas: ¿Era el hombre dragón un denisovano?

El anuncio del equipo de investigación del cráneo del Hombre Dragón está siendo recibido con cierto grado de escepticismo. Es raro descubrir una nueva especie de hombre arcaico, y algunos científicos se preguntan si la evidencia de un cráneo es suficiente para probar la existencia de Homo longi.

"Si este cráneo es o no una especie válida es ciertamente un tema de debate", dijo a la revista Smithsonian el antropólogo Michael Petraglia, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

El cráneo de Harbin es solo uno de los muchos fósiles de homínidos únicos recuperados de China que datan del Pleistoceno medio. La rareza de tales hallazgos plantea interrogantes sobre posibles conexiones ocultas.

"¿Cómo encajan en términos de sus relaciones evolutivas, hasta qué punto se entrecruzan con las poblaciones de Eurasia y hasta qué punto se aíslan dando como resultado sus características distintivas?" Petraglia preguntó retóricamente. "Esto plantea muchas preguntas interesantes y, en la evolución humana, China sigue siendo una gran incógnita".

Sorprendentemente, el participante del estudio Chris Stringer también duda de que su equipo haya descubierto una nueva y distinta especie de hombre antiguo. Señala algunas similitudes intrigantes entre el cráneo de Harbin y el cráneo de Dali, un cráneo fosilizado de 250.000 años descubierto en la provincia china de Shaanxi. En la actualidad, Stringer cree que estos dos cráneos deberían agruparse y etiquetarse como una especie diferente conocida como Homo daliensis.

Una de las sugerencias más fascinantes es que el cráneo de Harbin en realidad puede pertenecer a los misteriosos denisovanos. Esta antigua especie de homínido estaba bien establecida en Asia durante el Pleistoceno medio. Los denisovanos estaban estrechamente relacionados con los neandertales y se sabe que se han cruzado con el Homo sapiens (los humanos modernos llevan rastros de ADN denisovano).

Solo se han encontrado unos pocos fósiles de Denisovan, ninguno de los cuales eran cráneos intactos. Pero una mandíbula de Denisovan recuperada tenía dientes muy grandes, como el cráneo de Harbin.

¿Es esta una pista de que el cráneo de Harbin puede estar dando a los científicos su primera mirada al verdadero rostro de los denisovanos? A partir de ahora, esa no es la conclusión oficial. Pero a medida que aumenta el número de restos fosilizados recuperados en China, se pueden observar nuevas relaciones entre especies humanas arcaicas y las teorías pueden cambiar drásticamente como resultado.

Imagen de portada: una impresión artística de larga duración de cómo podría haber sido la especie humana "Dragon Man". (Chuang Zhao / The Innovation)

Autor: Nathan Falde

Imagen de Nathan Falde

Nathan Falde

Nathan Falde es un escritor independiente de tiempo completo de Wisconsin en los Estados Unidos. Se graduó de la American Public University en 2010 con una licenciatura en historia, y tiene una larga fascinación por la historia antigua, los misterios... Lee mas
Siguiente Artículo