All  
Portada-Delfines nariz de botella saltando al atardecer. (CC BY 2.0)

Navegantes precolombinos de Panamá: ¿cazadores de delfines?

Hace unos 6.000 años, navegantes precolombinos abandonaron lo que hoy son tierras continentales panameñas para asentarse en la isla Pedro González, en el archipiélago de las Perlas, atravesando 50-70 kilómetros (31-44 millas) de mares agitados probablemente en canoas construidas con troncos ahuecados. Los delfines constituyeron una parte importante de la dieta de estos antiguos habitantes de la isla según el arqueólogo de la Institución Smithsoniana Richard Cooke y sus colegas del Instituto Cotsen de Arqueología de la UCLA (Universidad de California en Los Ángeles) y la Universidad del Norte colombiana.

“Esto plantea interesantes preguntas,” afirma Cooke, científico del Instituto Smithsoniano de Investigación Tropical. “¿Eran los primeros habitantes conocidos de la isla cazadores de delfines o se limitaron a alimentarse de ejemplares varados?”

Localización del Archipiélago de las Perlas en el Golfo de Panamá (CC BY-SA 3.0)

Localización del Archipiélago de las Perlas en el Golfo de Panamá (CC BY-SA 3.0)

A juzgar por los resultados de las recientes excavaciones, publicados en la Journal of Archaeological Science Reports (“Revista de Informes Científicos Arqueológicos”), el 8 por ciento de los especímenes mamíferos cuyos restos (huesos y dientes) fueron recuperados de un antiguo depósito de desechos, eran delfines. Ningún otro asentamiento de América Central muestra evidencias tales de un consumo sistemático de delfines. La ausencia del delfín en la dieta de los pueblos precolombinos se atribuye habitualmente a las dificultades propias de la navegación con canoas y la caza de delfines con arpones en estos mares.

Los investigadores aún no han encontrado objetos que indiquen una caza sistemática: redes o arpones, por ejemplo, aunque uno de los cráneos de delfín presenta una herida punzante infligida por una herramienta de punta roma.

Dientes de delfín: (A-F y H) Delphinus, delfín común. (G) Tursiops, delfín nariz de botella. (stri.si.edu)

Dientes de delfín: (A-F y H) Delphinus, delfín común. (G) Tursiops, delfín nariz de botella. (stri.si.edu)

Los afloramientos estacionales aportan aguas ricas en nutrientes al Golfo de Panamá. Este hecho atrae a enormes bancos de peces, a los que los hambrientos delfines siguen hasta aguas poco profundas, llegando en ocasiones a acercarse bastante a la costa. También se han encontrado en el depósito de desechos dientes procedentes de tiburones tigre de entre 2,5 y 3,5 metros de longitud. Si los tiburones perseguían a alguna manada de delfines, este hecho podría haberles empujado aún más cerca de la costa.

Pero el varado de los delfines por causas naturales probablemente no baste para explicar los abundantes huesos hallados en el lugar. Cooke cree que hay otra posible explicación: los isleños podrían sencillamente haber situado sus canoas a la entrada de la bahía con forma de “u” de la Playa Don Bernardo para esperar a que los delfines fueran llegando hasta su interior. Al hacer ruido para desorientar a los delfines y empujarlos en dirección a la orilla, podrían haberlos cazado fácilmente. En la actualidad se emplean métodos similares de acorralamiento para cazar defines en las islas Salomón.

Mapa del atolón de las islas Salomón, Archipiélago de Chagos, Territorios Británicos del Océano Índico (Public Domain)

Mapa del atolón de las islas Salomón, Archipiélago de Chagos, Territorios Británicos del Océano Índico (Public Domain)

Los primeros pobladores de Pedro González sin duda cazaron la fauna presente en la isla, incluido el ciervo pigmeo. También eran agricultores. El depósito de desechos hallado en la isla aporta las pruebas más antiguas de cultivo del maíz halladas en islas de la plataforma centroamericana, coherentes en el tiempo con datos similares procedentes del continente. El registro arqueológico incluye además huesos de tortuga, espinas de pescado y restos de marisco, lo que sugiere que eran un pueblo de hábiles pescadores, aunque no se han hallado hasta ahora rastros de redes o anzuelos que confirmen el uso de estas tecnologías.

Pearl Island Inc., promotora inmobiliaria, ha financiado recientemente una operación de arqueología de rescate en la que se recuperarán elementos de este yacimiento siguiendo las leyes panameñas sobre patrimonio histórico. Excavaciones futuras en la isla Pedro González y su vecina de mayor tamaño, Isla del Rey, podrían ofrecernos una información más completa y detallada acerca de, por ejemplo, por qué estos isleños desaparecieron después de unos 800 años. Algunos milenios más tarde se asentaron en la isla otros pueblos, pero los hallazgos procedentes de épocas posteriores no revelan que también se alimentaran de delfines.

Según Cooke: “Podríamos decir, aunque es una mera especulación, que la continuación de la caza de delfines se debió probablemente a una antigua adaptación marítima del pueblo que habitaba esta región del Pacífico.” Y añade: “Aunque con los datos de los que disponemos no podemos demostrar realmente que los cazaran, la antigüedad del yacimiento lo sitúa en una época en la que los pueblos de la cuenca del Pacífico, lo que hoy son México, Chile y Japón, cazaban delfines.”

Imagen de portada: Delfines nariz de botella saltando al atardecer. (CC BY 2.0)

Autor: Sean Mattson / Science Daily

Traducción: Rafa García

El artículo  Were Panamanian islanders dolphin hunters?’ obra de Sean Mattson fue publicado originalmente en Science Daily y ha sido publicado de nuevo y traducido bajo una licencia Creative Commons.

Siguiente Artículo