All  
masacre croata, Potočani, Croacia, fosa común, datación por radiocarbono, análisis de ADN, Anatolia, Balcanes, cultura Lasinga, Edad del Cobre, cultura agrícola, escasez de recursos

Masacre croata de 6.200 años resuelta con un estudio de ADN genético

Los arqueólogos llamados a un sitio de construcción de viviendas en el pueblo de Potočani en el este de Croacia en 2007 hicieron un descubrimiento espantoso. Encontraron evidencia de un lugar de masacre que incluía los restos esqueléticos esparcidos y maltratados de lo que resultaron ser 41 individuos separados, que habían sido brutalmente asesinados por asaltantes desconocidos. Los cuerpos en el lugar de la masacre croata habían sido enterrados rápida y aleatoriamente en una tumba poco profunda de 2 metros de diámetro y 1 metro de profundidad. Basándose en el tamaño de los esqueletos, supieron de inmediato que los muertos incluían tanto a niños como a adultos.

Inicialmente, los arqueólogos croatas asumieron que habían encontrado una fosa común que podría estar relacionada con conflictos recientes, como la Segunda Guerra Mundial o los conflictos internos en los Balcanes en la década de 1990. Pero el descubrimiento de piezas de cerámica de origen claramente antiguo fue la primera pista de que tal asociación era poco probable. Posteriormente, la datación por radiocarbono de algunos de los huesos excavados en el sitio reveló la verdad, que los individuos en la tumba habían sido enterrados seis mil años antes, aproximadamente en el año 4.200 a.C.

 

 

Ha persistido la curiosidad por la naturaleza del lugar de la masacre croata, tanto con respecto a sus motivaciones como a la identidad de sus víctimas. Ahora, 14 años después del descubrimiento original, los resultados de un extenso análisis de ADN realizado en huesos extraídos del sitio han revelado nuevos e importantes detalles sobre las víctimas. Los arqueólogos ahora conocen las verdaderas identidades de las pobres almas que fueron masacradas violentamente hace varios milenios, en un paisaje embrujado, que experimentaron un trauma masivo y derramamiento de sangre en tiempos mucho más recientes.

El entierro masivo de la masacre croata encontrado en Potočani: a) las capas superiores del pozo muestran numerosos esqueletos mezclados; b) ilustración de los distintos cuerpos y restos humanos encontrados en el lugar de la masacre de Croacia. (Prof. Mario Novak, et al / PLOS ONE)

El entierro masivo de la masacre croata encontrado en Potočani: a) las capas superiores del pozo muestran numerosos esqueletos mezclados; b) ilustración de los distintos cuerpos y restos humanos encontrados en el lugar de la masacre de Croacia. (Prof. Mario Novak, et al / PLOS ONE)

La masacre de Croacia: hechos básicos y hallazgos genéticos

La última investigación fue realizada por un equipo internacional de científicos con experiencia en análisis genético, a través del Centro de Bioantropología Aplicada del Instituto de Investigación Antropológica en Zagreb, Croacia.

Los científicos pudieron extraer muestras de ADN únicas para 38 de los 41 individuos. Con base en suposiciones preliminares, esperaban encontrar que la mayoría de estas personas estaban estrechamente relacionadas y tal vez todas provenían de una familia extensa.

Sorprendentemente, resultó ser todo lo contrario. Solo 11 de las 38 personas estaban directamente relacionadas, lo que significa que más de dos tercios de las víctimas no tenían conexiones familiares con ninguna de las otras.

Sin embargo, todas las víctimas compartían un ancestro común. Un análisis genético profundo reveló que sus descendientes provenían de la antigua región conocida como Anatolia, que cubría un área que hoy ocupa la nación de Turquía. Un porcentaje limitado de su ADN (alrededor del nueve por ciento) derivó de contactos con pueblos cazadores-recolectores en Europa occidental, donde los grupos errantes de Anatolia habían llegado siglos antes de que establecieran una presencia en la región ahora conocida como los Balcanes.

La genética de las personas fallecidas permitió a los científicos identificarlas positivamente como pertenecientes a la cultura Lasinga. El pueblo Lasinga eran pastores que llegaron a los Balcanes en busca de buenas tierras de pastoreo y con el tiempo se establecieron más y comenzaron a practicar una forma diversa de agricultura (aunque la ganadería siguió siendo predominante). Durante el período Eneolítico (Edad del Cobre), el pueblo Lasinga pobló una extensa área de tierra en la región, que incluía lo que ahora es Eslovenia, el norte de Bosnia, el este de Austria, el oeste de Hungría y la Croacia continental.

El nuevo estudio genético demostró que las víctimas de la masacre en Lasinga procedían de una población que oscilaba entre 20.000 y 75.000 personas. Esto demuestra que pertenecían a una cultura agrícola unificada y homogénea, y de ninguna manera eran forasteros o intrusos en la región donde se desenterraron sus cuerpos.

Desde una perspectiva demográfica, las víctimas formaron una mezcla inusualmente diversa. Había 21 hombres y 20 mujeres, y 21 de las víctimas tenían entre dos y 17 años (el resto tenía entre 18 y 50 años). Todos habían sido asesinados al mismo tiempo durante un implacable asalto llevado a cabo por individuos armados con herramientas de piedra y metálicas que causaron profundos cortes y traumas contundentes. Todas las víctimas fueron acuchilladas, apuñaladas y golpeadas hasta la muerte, la falta de heridas defensivas en sus restos muestra que estaban sedados o bajo algún tipo de sujeción en el momento en que fueron asesinados.

"No se estaban defendiendo", dijo el profesor Mario Novak, arqueólogo del Instituto de Investigaciones Antropológicas de Zagreb y autor principal del artículo PLOS ONE que discutió los nuevos hallazgos. "Yo diría que esta fue una ejecución masiva planificada de antemano".

Dada la ubicación de la fosa común y la identidad de las víctimas, parece claro que los asesinos no eran forasteros. Deben haber sido personas que pertenecían a la misma cultura y que residían en la misma región.

Pero, ¿cuál era exactamente su relación con sus víctimas? ¿Y por qué hicieron lo que hicieron, de la manera brutal en que lo hicieron?

"Esa es la pregunta del millón de dólares", declaró Novak. "Simplemente no lo sabemos... no tenemos rastros de las personas que cometieron la atrocidad".

Lesiones penetrantes en el lado derecho del cráneo de una mujer adulta joven de la masacre de Potočani. ( Prof. Mario Novak / Instituto de Investigaciones Antropológicas)

Lesiones penetrantes en el lado derecho del cráneo de una mujer adulta joven de la masacre de Potočani. ( Prof. Mario Novak / Instituto de Investigaciones Antropológicas)

La universalidad del asesinato en masa y la psicología detrás de él

Los arqueólogos han descubierto evidencia de masacres que ocurrieron hace 13.000 años. Cada era posterior ha producido evidencia de matanzas similares, que no fueron efectos secundarios de la guerra sino incidentes de asesinatos masivos intencionales, infligidos a hombres, mujeres y niños sin discriminación. A medida que ha pasado el tiempo, el ritmo de tales masacres solo se ha acelerado, en respuesta al crecimiento de la población mundial que ha acercado a más personas.

Los historiadores y arqueólogos antiguos teorizan que la mayoría de las atrocidades pasadas fueron consecuencia de la escasez de recursos, provocada por el cambio climático o la superpoblación.

Si bien esta explicación puede ser correcta en algunos casos, sin embargo, nuestra experiencia moderna con la matanza masiva sugiere que la situación probablemente era más complicada. Desde el comienzo del siglo XX (a elegir una fecha arbitraria), hemos sido testigos de atroz violencia y asesinato masivo inspirado por el faccionalismo religioso, fanatismo ideológico, cultural o alienación social, el racismo y el odio étnico, ambiciones territoriales y la conveniencia política, solo por nombrar algunas de las causas.

Los arqueólogos nunca sabrán con certeza por qué fueron asesinadas las 41 personas encontradas en la fosa común cerca de Potočani o por quién. Pero sería un error suponer que los humanos antiguos eran de alguna manera menos complejos que nosotros y que probablemente solo estuvieran motivados por contingencias ambientales o consideraciones puramente prácticas. Los seres humanos han demostrado una y otra vez que pueden estar motivados para odiar y ser el chivo expiatorio por una variedad infinita de razones, cualquiera de las cuales podría conducir a los resultados más horribles imaginables. 

Imagen de portada: Este cráneo de un adolescente, encontrado en el lugar de la masacre croata, muestra claramente heridas contundentes en dos lugares. Fuente: Prof. Mario Novak / Instituto de Investigaciones Antropológicas

Autor: Nathan Falde

Imagen de Nathan Falde

Nathan Falde

Nathan Falde es un escritor independiente de tiempo completo de Wisconsin en los Estados Unidos. Se graduó de la American Public University en 2010 con una licenciatura en historia, y tiene una larga fascinación por la historia antigua, los misterios... Lee mas
Siguiente Artículo