All  
Portada - Fotografía del interior del Dolmen de Menga, Antequera, España. (Olaf Tausch/GNU)

Los impresionantes Dólmenes de Antequera declarados Patrimonio de la Humanidad

El Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera se encuentra ubicado en la localidad de Antequera, perteneciente a la provincia española de Málaga. Considerado como uno de los mejores y más conocidos exponentes del megalitismo europeo, sus colosales construcciones constituyen las primeras formas de arquitectura monumental de la Prehistoria europea, desarrollándose, de acuerdo con los datos actualmente disponibles, desde comienzos del V milenio a. C. antes de nuestra era, en pleno Neolítico, hace alrededor de 6.500 años.

Este increíble conjunto arqueológico está formado por el dolmen de Menga, el dolmen de Viera, los Tholos de El Romeral y toda una serie de yacimientos directamente relacionados con esta necrópolis: el Cerro de Marimacho o Cerro de Antequera y el yacimiento de Carnicería de los Moros o Villa Romana de Antequera.

Entrada al Dolmen de Viera en Antequera, España. (Ausquiza/CC BY-SA 3.0)

Entrada al Dolmen de Viera en Antequera, España. (Ausquiza/CC BY-SA 3.0)

En 1886 el Dolmen de Menga fue declarado Monumento Nacional, y en 1923, el Dolmen de Viera. El ‘Tholos’ de El Romeral pertenece al Tesoro Artístico Arqueológico Nacional desde 1926, y en 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico. Pero, tal y como se asegura desde el diario español El País, uno de los grandes momentos de los dólmenes de Antequera se produjo ayer viernes, en Estambul, cuando el comité de la UNESCO aceptó su ingreso en el selecto club de los bienes catalogados como Patrimonio Mundial.

De esta forma, los Dólmenes de Antequera se han sumado a los 1.031 bienes culturales y naturales de 153 países que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura protege en todo el planeta.

Interior del Tholos o Dolmen de El Romeral en Antequera, Málaga. (Auskiza/CC BY-SA 3.0)

Interior del Tholos o Dolmen de El Romeral en Antequera, Málaga. (Auskiza/CC BY-SA 3.0)

A lo largo de su historia, estas reliquias del Neolítico europeo han pasado por toda suerte de circunstancias como cuando, a principios del siglo XIX, el dolmen de Menga −construido en el 4.700 antes de Cristo y el más monumental y conocido del complejo arqueológico− acabó convertido en un simple aprisco para cabras.

“Es una obra de referencia en la arquitectura adintelada de la prehistoria europea, no solo por sus grandes dimensiones, sino también por sus pilares interiores. La catalogación de los dólmenes de Antequera es muy importante porque es el primer conjunto megalítico de la Europa continental que se declara Patrimonio Mundial. Los otros cuatro que ya han sido catalogados se encuentran en islas: Malta, Reino Unido e Irlanda”, ha explicado desde Estambul, en declaraciones recogidas por el periódico El País, Bartolomé Ruiz, arqueólogo y director del Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera.

Vista exterior del Dolmen de Menga, construido en torno al año 4700 antes de Cristo. (Grez/GNU)

Vista exterior del Dolmen de Menga, construido en torno al año 4700 antes de Cristo. (Grez/GNU)

Antes de dar su visto bueno, la UNESCO envió a la arqueóloga Margaret Gowen a evaluar este impresionante yacimiento arqueológico.

“Margaret Gowen constató el Valor Universal Excepcional (VUE) de los dólmenes pero advirtió de dos problemas que tendrían que corregirse. Ella llamó la atención sobre la repercusión visual del polígono industrial y el parque empresarial de Antequera que se interponen entre Menga, Viera y la Peña; así como sobre el excesivo impacto del museo proyectado para el conjunto con 14 metros de altura. El Ayuntamiento de Antequera se ha comprometido a descalificar 115 hectáreas de suelo industrial que recuperarían su calificación anterior de suelo agrícola para que no se siga construyendo en la zona, además de reforestar toda el área. Y, por otra parte, la Junta ha revisado el proyecto del museo y lo rebajará hasta una altura de cuatro metros, sótano más planta baja, además de dotarlo de una cubierta vegetal para que se mimetice con el paisaje”, ha explicado para El País, Bartolomé Ruiz.

El arqueólogo Bartolomé Ruiz, director del Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera, en el interior del Dolmen de Menga. (Fotografía: El País/GARCÍA-SANTOS)

El arqueólogo Bartolomé Ruiz, director del Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera, en el interior del Dolmen de Menga. (Fotografía: El País/GARCÍA-SANTOS)

En su 40ª reunión, que se está celebrando desde el pasado 10 de julio y se prolongará hasta el día 20 en la capital de Turquía, el Comité del Patrimonio Mundial tiene previsto incorporar 29 nuevos lugares a su lista y revisar otros 48 que ya han sido declarados pero que por sus malas prácticas están en peligro de perder el título de Patrimonio Mundial.

Imagen de portada: Fotografía del interior del Dolmen de Menga, Antequera, España. (Olaf Tausch/GNU)

Autor: Mariló T. A.

Siguiente Artículo