Portada - Reconstrucción de la tumba de Pakal, Museo Nacional de Antropología de México (Wikimedia Commons)

Hallados canales de agua en Palenque bajo la tumba del rey maya Pakal

Un equipo de arqueólogos ha realizado un sorprendente descubrimiento en la mundialmente famosa antigua ciudad maya de Palenque (México), bajo el Templo de las Inscripciones, un impresionante monumento funerario construido para el rey maya Pakal: canales de agua que recorren el subsuelo y que parecen haber sido creados como camino simbólico para guiar al difunto Pakal hasta el Más Allá.

El arqueólogo Arnoldo González Cruz, director de proyecto en Palenque, ha anunciado en una conferencia de prensa que el hallazgo consta de nueve canales de unos 17 metros de longitud por los que circula el agua. El agua fluye a este canal procedente de un manantial y “revela una compleja ingeniería hidráulica”.

Associated Press informa de que, según González, la tumba y la pirámide fueron construidas intencionadamente sobre el manantial entre los años 683 d. C. y 702 d. C., y los túneles fueron excavados para llevar el agua justo por debajo de la cámara funeraria y guiar de este modo al espíritu de Pakal hasta el inframundo. Las pruebas las tenemos en los grabados que aparecen sobre un par de ornamentos de piedra para las orejas, en los que se dice que un dios “guiará a los difuntos hasta el inframundo sumergiéndoles en las aguas para que sean allí recibidos.”

Templo de las Inscripciones, Palenque, México ( Daniel Mannerich / Flickr )

Templo de las Inscripciones, Palenque, México ( Daniel Mannerich / Flickr )

El Comercio informa de que estos canales subterráneos fueron descubiertos al explorar mediante un georradar el Templo de las Inscripciones. El coordinador del programa de arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, Pedro Sánchez Nava, ha explicado cómo uno de los estudios reveló estructuras subterráneas que merecían una investigación más detenida.

“Decidimos estudiar estos datos y así descubrimos que se trataba de unos complejos canales hidráulicos excavados directamente en la roca madre, justo debajo de la cámara funeraria de Pakal”, ha apuntado Sánchez en declaraciones recogidas por El Comercio .

Escultura del rey K’inich Janaab’ Pakal, “Pakal el Grande”. Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México. (Wikimedia Commons)

Escultura del rey K’inich Janaab’ Pakal, “Pakal el Grande”. Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México. ( Wikimedia Commons )

La gran ciudad maya de Palenque se encuentra oculta en lo más profundo de la jungla mexicana. Conocida por su impresionante arquitectura, imponentes templos, tesoros y obras de arte, lleva siglos atrayendo a exploradores, saqueadores de tumbas, arqueólogos y curiosos de todo tipo. El Templo de las Inscripciones destaca como uno de los monumentos más famosos de la civilización maya, y es la pirámide escalonada mesoamericana de mayor tamaño que existe. El templo fue construido específicamente como monumento funerario para K’inich Janaab’ Pakal, rey de Palenque en el siglo VII d. C., cuyo dominio sobre la región se prolongó durante casi 70 años. La construcción de este monumento fue encargada por el propio Pakal en la última década de su vida, siendo completada por su hijo y sucesor K’inich Kan B’alam II poco después del año 683 d. C.

La edificación consiste en una estructura de “templo” que se asienta sobre la cima de una pirámide escalonada de nueve niveles. En lo más alto de la pirámide se alza el templo, que consta de dos pasadizos divididos por una serie de pilares y cubiertos por un techo abovedado. Tanto el templo como la pirámide estaban revestidos de una gruesa capa de estuco y estaban pintados de rojo, algo común en muchas construcciones mayas.

Ruinas mayas de Palenque, México (Dennis Jarvis / Flickr )

Ruinas mayas de Palenque, México ( Dennis Jarvis / Flickr )

El hallazgo del sarcófago de Pakal en el siglo XX asombró al mundo, y desde entonces ha estado envuelto en polémica. El acceso secreto a esta tumba fue descubierto en el año 1948 por el arqueólogo mexicano Alberto Ruz Lhuillier, y los trabajos de limpieza y desescombro de la escalera que bajaba hasta el sepulcro de Pakal se prolongaron durante cuatro años más. Los restos óseos del rey Pakal aún yacían en su ataúd, su rostro estaba cubierto por una máscara de jade y de su cuello colgaban collares de cuentas. La propia tumba es notable por su gran sarcófago, profusamente labrado, y por las esculturas de estuco que decoran sus muros, en los que se escenifica el tránsito del rey a la divinidad y se observan diversas figuras de la mitología maya.

Se considera habitualmente que el muy discutido simbolismo de la tapa del sarcófago  representa a Pakal ataviado como uno de los Dioses del Maíz y surgiendo del inframundo con el Árbol de la Vida presidiendo la escena. Sin embargo, no todos están de acuerdo con esta interpretación. Existe una hipótesis alternativa en la que se afirma que Pakal está a los mandos de algún tipo de maquinaria o vehículo. Si observamos la tapa del sarcófago girada 90 grados, Pakal parece estar operando una compleja serie de controles.

La magnífica tapa del sarcófago de Pakal. (Asaf Braverman / Flickr)

La magnífica tapa del sarcófago de Pakal. ( Asaf Braverman / Flickr)

Las excavaciones de los canales de agua subterráneos descubiertos recientemente continuarán, y se espera que nuevos descubrimientos puedan arrojar luz en el futuro sobre la vida y la muerte de este poderoso soberano maya.

Imagen de portada: Reconstrucción de la tumba de Pakal, Museo Nacional de Antropología de México ( Wikimedia Commons )

Para la redacción de este artículo se han utilizado extractos del artículo de Ancient Origins ‘ Palenque y el Gran Templo de las Inscripciones: un lugar construido para un rey ’ escrito por Bryan Hill.

Autor: April Holloway

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article