Portada - Colosal estatua de Ramsés II en Menfis (CC BY-SA 2.0). Ramsés II y sus prisioneros, relieve de Menfis (CC BY-SA 4.0).

Halladas en Menfis las ruinas de un templo de Ramsés II

Una expedición arqueológica egipcio-checa ha descubierto las ruinas de un templo del rey Ramsés II durante los trabajos de excavación que se están llevando a cabo en la necrópolis de Abusir (Menfis), situada en la Gobernación de Guiza. Ramsés II fue uno de los más célebres y poderosos reyes egipcios, y fue venerado como un Dios ya en vida. Los arqueólogos también descubrieron expresivos relieves de deidades solares.

El impresionante templo se extiende por más de 1.768 metros cuadrados

El subdirector de la expedición Mohamed Megahed comentaba para Ahram Online que el templo está ubicado en una zona que forma una transición natural entre una terraza del Nilo y la llanura aluvial de Abusir. También agregó que el templo se extiende sobre más de 1.768 metros cuadrados (18.700 pies cuadrados) e incluye unos cimientos de ladrillo de barro para uno de sus pilones y un gran patio de acceso que conduce a la sala hipóstila, pintada de azul en parte.

Vista del pilón de entrada al templo (Fotografía: Instituto Checo de Egiptología)

Vista del pilón de entrada al templo (Fotografía: Instituto Checo de Egiptología)

En el extremo posterior del patio, el equipo de arqueólogos descubrió una escalinata o rampa a un santuario, la parte trasera del cual se divide en tres cámaras paralelas. Las ruinas de este edificio yacían bajo la arena y los escombros, que también contienen antiguos restos que son de interés arqueológico.

"Los restos de este edificio, que constituye el auténtico corazón del complejo, estaban cubiertos por enormes depósitos de arena y esquirlas de piedra, muchos de los cuales incluían fragmentos de relieves polícromos," explicaba para Ahram Online el Dr. Mirsolave Barta, jefe de la expedición checa.

Vista en dirección sur del templo recientemente excavado (Fotografía: Instituto Checo de Egiptología)

Vista en dirección sur del templo recientemente excavado (Fotografía: Instituto Checo de Egiptología)

El templo constituye la primera evidencia de un edificio de Ramsés II en la necrópolis de Menfis

El faraón Ramsés II, (conocido por el título de Ramsés el Grande) protagonizó el segundo reinado más largo conocido de Egipto, como tercer faraón de la Dinastía XIX de Egipto, en el siglo XIII a. C. Fue famoso por sus ambiciosos programas de construcción, pero hasta ahora este hecho no se había puesto de manifiesto en la necrópolis de Menfis, donde se encuentran tantos otros templos. Aunque la presencia de Ramsés aquí se conocía básicamente por una enorme estatua de este faraón que fue recuperada del Gran Templo de Ptah en 1820, finalmente se ha logrado encontrar la evidencia, perdida durante largo tiempo, de una de sus construcciones en Menfis.

El Dr. Barta continuó explicando que los diferentes títulos del faraón Ramsés II se encontraron inscritos en un fragmento de relieve conectado con el culto a las deidades solares. Por otra parte, el jefe de la misión checa ha señalado que también se descubrieron fragmentos de relieve que muestran escenas de los dioses solares Amón, Ra y Nekhbet. El hallazgo confirma así la adoración ininterrumpida del dios del sol Ra en la región de Abusir, un culto que comenzaría en la Dinastía V prolongándose hasta la época del Imperio Nuevo. Sin embargo, lo más importante de este descubrimiento probablemente sigue siendo que este templo es la primera evidencia hasta la fecha de una construcción del rey Ramsés II en la necrópolis de Menfis.

Cartucho de Ramsés II (Fotografía: Instituto Checo de Egiptología)

Cartucho de Ramsés II (Fotografía: Instituto Checo de Egiptología)

“El descubrimiento del templo de Ramsés II ofrece una evidencia única de las actividades de construcción y religiosas del rey en la zona de Menfis, y al mismo tiempo demuestra la permanencia del culto al dios del sol Ra, venerado en Abusir desde la Dinastía V y de ahí en adelante hasta el Imperio Nuevo,” explicaba Barta para Ahram Online.

Vida y muerte de Ramsés II

Como ya informó con anterioridad Ancient Origins, Ramsés II es sin duda uno de los más grandes faraones del antiguo Egipto. Siendo el tercer faraón de la Dinastía XIX, Ramsés II ascendió al trono de Egipto antes de cumplir los veinte años en el 1279 a. C., tras la muerte de su padre Seti I. Se sabe que reinó en Egipto a lo largo de un total de 66 años, sobreviviendo a muchos de sus hijos en el proceso, aunque se cree que habría engendrado a más de 100 vástagos. Como resultado de su largo y próspero reinado, Ramsés II fue capaz de llevar a cabo numerosas campañas militares contra las regiones vecinas, así como de emprender la construcción de monumentos dedicados a los dioses, y por supuesto también a sí mismo.

Colosal estatua de Ramsés II en el Museo al aire libre de Menfis, Egipto. (CC BY-SA 3.0)

Colosal estatua de Ramsés II en el Museo al aire libre de Menfis, Egipto. (CC BY-SA 3.0)

A pesar de ser uno de los hombres más poderosos de la tierra en vida, Ramsés II no tuvo mucho control sobre sus restos físicos después de su muerte. Mientras que su cuerpo momificado fue enterrado originalmente en la tumba KV7 del Valle de los Reyes, los saqueos de los ladrones de tumbas provocaron que los sacerdotes egipcios trasladaran su cuerpo a un lugar de descanso definitivo más seguro. Las acciones de estos sacerdotes logaron rescatar la momia de Ramsés II de los saqueadores, aunque esto solo sirvió para que cayera en manos de los arqueólogos.

En 1881, la momia de Ramsés II, junto con las de otros más de cincuenta reyes y nobles, fueron descubiertas en un depósito secreto de la realeza ubicado en Deir el-Bahari. La momia de Ramsés II fue identificada basándose en los jeroglíficos que detallaban su reubicación por parte de los sacerdotes, escritos en el lienzo que cubría el cuerpo del faraón. Unos cien años después de su descubrimiento, los arqueólogos observaron el deterioro cada vez mayor de la momia de Ramsés II, por lo que decidieron volar a París para tratarla puesto que había sido atacada por una infección fúngica. Curiosamente, el faraón viajó con un pasaporte egipcio en el que su ocupación aparecía descrita como ‘Rey (fallecido)’. Hoy, la momia de este gran faraón descansa de nuevo en Egipto, concretamente en el Museo de El Cairo.

Imagen de portada: Colosal estatua de Ramsés II en Menfis (CC BY-SA 2.0). Ramsés II y sus prisioneros, relieve de Menfis (CC BY-SA 4.0).

Autor: Theodoros Karasavvas

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article