All  
Interior de la tumba (Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd) y la diadema argárica de plata de La Almoloya. (JA Soldevilla, cortesía del Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Mujer gobernante con una rara diadema descubierta en el Palacio de la Edad de Bronce

Arqueólogos de la Universidad Autónoma de Barcelona han descubierto el primer palacio de la Edad del Bronce de Europa Occidental en Murcia, España. El sitio también tiene un entierro único que incluye a una probable gobernante que lució su raro objeto en forma de corona de plata, una diadema, hasta su tumba.

El sitio de la Edad del Bronce fue descubierto en La Almoloya en Murcia, España en 2014 y el lujoso entierro data de alrededor del 1700 a.C. Incluye una mujer, un hombre y una variedad de prestigiosos ajuares que se colocaron dentro de un gran frasco que se encontró debajo del piso de una habitación en lo que se ha llamado el primer palacio de la Edad del Bronce en Europa Occidental. El equipo de investigación cree que la mujer ricamente adornada era una gobernante en la sociedad El Argar de la Edad del Bronce Antiguo.

 

 

Una selección de ajuar funerario. (crédito: JA Soldevilla, cortesía del Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Una selección de ajuar funerario. (crédito: JA Soldevilla, cortesía del Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Descubriendo más sobre la mujer y el hombre del frasco

Un comunicado de prensa de Antiquity señala que este entierro en La Almoloya es "una de las tumbas de la Edad del Bronce más lujosas jamás encontradas en Europa". El entierro de la jarra ha sido fechado por radiocarbono a mediados del siglo XVII a.C., la edad de oro de la sociedad argárica. Presenta ofrendas de animales, objetos de oro y plata de excepcional calidad y los restos de una hembra y un macho. Los autores del estudio mencionan en su artículo que esta tumba era tan rica que ¡solo los 230 gramos de objetos de plata habrían sido suficientes para pagar los salarios diarios de 938 trabajadores en ese momento!

Los restos de la mujer, de entre 25 y 30 años cuando murió, también estaban adornados con brazaletes y anillos de plata, junto con la diadema, cuando fue enterrada.

El hombre, de entre 35 y 40 años, fue enterrado con un brazalete de cobre, sujetadores plateados para el cabello y tapones dorados para el lóbulo de la oreja. El análisis de sus restos esqueléticos muestra rastros de cinabrio, que puede haber sido utilizado para teñir su ropa o sudarios funerarios, o se utilizó como pintura corporal.

Todos estos elementos prueban que se trataba de miembros de élite de su sociedad, con la mujer teniendo una importancia particular, aunque su papel exacto sigue siendo un misterio.

Vista del interior de la tumba, observe la diadema en el cráneo femenino. (crédito: Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Vista del interior de la tumba, observe la diadema en el cráneo femenino. (crédito: Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Rihuete Herrada le dijo a Ancient Origins Español que se conocen entierros dobles en los sitios argáricos de la Edad de Bronce, pero solo representan alrededor del 10-20% de las tumbas en cada sitio.

Los investigadores también dudan que el sacrificio haya estado involucrado en este doble entierro, sin embargo Rihuete Herrada dice, "Cuando dos personas son enterradas juntas eso, por supuesto, puede ser una de las opciones interpretativas: alguien ha muerto y la otra persona es asesinada para convertirse en ella. Por supuesto, esta matanza se puede realizar mediante envenenamiento o por medios imposibles de rastrear, pero eso será una prueba negativa". Pero, según Rihuete Herrada, "no tenemos pruebas positivas que apoyen un sacrificio, ni en este período ni en el anterior".

Cuando se examinaron los restos, los investigadores descubrieron que la hembra padecía varias anomalías congénitas, junto con una posible infección pulmonar en el momento de su muerte.

El esqueleto del macho también mostraba signos de desgaste extenso y el equipo cree que probablemente montaba mucho a caballo. También encontraron signos de una lesión traumática en la cara del hombre, pero se había curado mucho antes de que muriera. Se cree que su muerte ocurrió poco antes que la de ella.

Túnel-tapones dorados del lóbulo de la oreja de la tumba de La Almoloya. (figura de JA Soldevilla, cortesía del Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Túnel-tapones dorados del lóbulo de la oreja de la tumba de La Almoloya. (figura de JA Soldevilla, cortesía del Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Finalmente, el análisis genético también reveló algo sorprendente: el hombre y la mujer habían tenido una hija, cuyo entierro fue descubierto en otra parte del sitio. Esta fue otra de las sorpresas del sitio, y Rihuete Herrada lo ha calificado como "uno de los enigmas que plantean los datos genéticos". Ella le dijo a Ancient Origins Español que:

"Esta ha sido la primera evidencia de parentesco biológico jamás descubierto para un entierro argárico, por lo que fue una sorpresa que padres e hijos no fueran enterrados cerca, como se había anticipado".

Se desconoce la causa de la muerte del bebé, pero puede deberse a una enfermedad infecciosa, que se dice que es responsable de las altas tasas de mortalidad infantil en ese momento, pero que no deja rastro esquelético.

El primer palacio de la Edad del Bronce en Europa Occidental

La Almoloya formó parte de la sociedad El Argar, que floreció entre el 2200 y el 1550 a.C., en el sureste de Iberia. Al parecer, era un palacio donde la clase dominante vivía y realizaba sus negocios hasta que fue destruido por un incendio, poco después de que la gobernante fuera enterrada. Se encuentra a unos 90 km (56 millas) del sitio homónimo de El Argar.

Vista aérea de La Almoloya en 2015 (figura cedida por el Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Vista aérea de La Almoloya en 2015 (figura cedida por el Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Rihuete Herrada describió las principales características del sitio, diciendo que este es un palacio en el sentido político y económico de la palabra, tal como se ha aplicado a la arqueología del Mediterráneo Oriental: "un gran conjunto arquitectónico con diferentes espacios dedicados a diferentes prácticas: talleres, comida áreas de procesamiento, almacenamiento, descanso y reunión".

El entierro de la jarra se encontró debajo de una interesante sala, que según Rihuete Herrada "podía reunir a unas 60 personas sentadas en los bancos a lo largo de las paredes, contaba con un hogar extra grande sin parangón en las viviendas domésticas que se habían registrado hasta ahora y carecía de la herramientas ordinarias e instalaciones de almacenamiento que se encuentran habitualmente en los espacios dedicados a la producción. La naturaleza única de esta sala llevó a los investigadores a llamarla "Salón de Actos" porque estaba especialmente acondicionada para ese propósito y tenía un claro carácter supradoméstico".

Este palacio, el primero de su tipo, fue solo una de las innovaciones de la sociedad El Argar. Esta sociedad de la Edad del Bronce Antiguo fue también uno de los primeros grupos de la región en utilizar el bronce, desarrollar complejos centros urbanos con estructuras monumentales y haber tenido una sociedad altamente estratificada.

Esta diadema es un signo de estatus extra especial

Como se señaló anteriormente, la mujer fue enterrada con muchas joyas valiosas y sus restos todavía llevaban una diadema, lo que los investigadores han señalado como particularmente importante. La coautora del estudio, Cristina Rihuete Herrada, del Departamento de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Barcelona, ​​España, dijo a Ancient Origins Español:

"La diadema fue una sorpresa extraordinaria. Se habían cavado cientos de tumbas, pero las diademas de plata de este tipo son un objeto extremadamente raro. Los cuatro conocidos hasta ahora aparecieron en el siglo XIX y procedían del yacimiento de El Argar. Entonces era posible que este objeto fuera una característica específica de la élite gobernante de ese lugar. Por eso la diadema de La Almoloya ha contribuido a esclarecer el estatus político y, como decimos, emblemático de estas diademas".

La diadema argárica de plata de La Almoloya. (crédito: JA Soldevilla, cortesía del Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

La diadema argárica de plata de La Almoloya. (crédito: JA Soldevilla, cortesía del Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Los investigadores prestaron mucha atención a la naturaleza emblemática de la diadema en su artículo, que se publica en la revista Antiquity. Por ejemplo, escriben que "las diademas y coronas hechas de metales preciosos son algunos de los objetos emblemáticos más fáciles de reconocer, las diademas están diseñadas para ser usadas por personas individuales". En la sociedad argárica se han incluido diademas en los entierros de mujeres seleccionadas y se cree que la "rareza, el valor y la prominencia" de estos artefactos identifican a las mujeres como poderosas e importantes.

Tomando el significado social de la diadema y otros bienes funerarios exquisitos y combinándolos con la ubicación, los investigadores especulan que la mujer enterrada en el frasco puede haber sido "la parte superior de una cadena de mando" en el sitio, según la prensa de Antiquity. "Estos ajuares funerarios nos han permitido captar el poder económico y político de este individuo y la clase dominante a la que pertenecían", dijeron los investigadores.

Punzón de cobre con mango bañado en plata de la tumba 38 de La Almoloya, escala en centímetros. ( figura de JA Soldevilla, cortesía del Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Punzón de cobre con mango bañado en plata de la tumba 38 de La Almoloya, escala en centímetros. ( figura de JA Soldevilla, cortesía del Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Pero la diadema también plantea preguntas

Los investigadores escribieron en su artículo que los ejemplos más antiguos de diademas se han interpretado "como símbolos de rango, usados ​​por 'líderes' o 'jefes' con poder militar". Encontrar diademas asociadas con las mujeres en la sociedad argárica plantea la cuestión de si pudo haber sido una sociedad estatal de clases gobernada por mujeres. Escriben:

"En la sociedad argárica, en el momento en que las mujeres de élite eran enterradas con diademas, los hombres de élite eran enterrados preferentemente con una espada y una daga. Estos hombres fueron enterrados con menos ornamentos personales que las mujeres de la misma clase, y en ningún caso estos objetos asociados a hombres tenían un carácter emblemático. Como tales armas eran los medios más efectivos para hacer valer las decisiones políticas, ciertos hombres se han desempeñado una función ejecutiva, a pesar de legitimación ideológica, así como quizá el gobierno, yacía en ciertas manos femeninas".

Por lo tanto, los descubrimientos de La Almoloya no solo brindan un útil vistazo a la vida en esta sociedad altamente estratificada de El Argar y en el palacio de la Edad de Bronce, sino que también revelan dimensiones políticas inesperadas de esa sociedad, que los investigadores llaman "única en el Mediterráneo occidental contemporáneo y Europa continental".

Según Rihuete Herrada, la última fase de La Almoloya ha sido completamente explorada, por lo que el "apasionante objetivo" que tiene por delante el equipo investigador es explorar las fases previas del sitio, que están enterradas bajo los restos de este último, y permanecer en gran parte desconocido.

El artículo se publica en la revista Antiquity.

Imagen de Portada: Interior de la tumba (Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd) y la diadema argárica de plata de La Almoloya. (JA Soldevilla, cortesía del Grupo de Investigación Arqueoecologia Social Mediterránea, Universidad Autónoma de Barcelona / Antiquity Publications Ltd)

Autora: Alicia McDermott

Alicia McDermott

Siguiente Artículo