Portada - Se ha descubierto en Japón un pergamino de hace 300 años que incluye el juramento de un ninja. Fuente: metamorworks/Adobe

Descubierto en Japón pergamino de hace 300 años con el juramento de un maestro ninja

Investigadores de la historia han descubierto en Japón un raro ‘Juramento Ninja’ con tres siglos de antigüedad en el que uno de estos afamados antiguos guerreros se compromete a “nunca divulgar los secretos” de espionaje, sabotaje y artes marciales por temor a las represalias de “60 dioses, durante generaciones.”

El equipo de investigadores japoneses con base en Iga, unos 350 kilómetros al sudoeste de Tokio, ha cooperado con los departamentos de ingeniería y ciencias de la Universidad de Mie en un proyecto que tiene como objetivo “reproducir el legado de los ninjas incluyendo su comida y utensilios”, según un artículo publicado en el Inquirer. El antiguo juramento ninja fue descubierto entre “130 antiguos documentos legados a la Universidad por el 16º jefe de la familia Kizu,” y estaba escrito “en caligrafía cursiva.”

El juramento, que incluye ‘seis promesas’, fue firmado hace 300 años por “Inosuke Kizu” un ninja de un clan de las montañas de Iga, situadas cerca de la antigua capital imperial de Kioto. El ninja Inosuke, quien realizó el juramento, fue el quinto jefe y último ninja de la familia Kizu, y se creía que el documento había sido devuelto a su familia después de su muerte. En el juramento, el ninja expresa su gratitud por su maestro tras haber superado con éxito su formación en las artes secretas del “ninjutsu.”

Esta imagen del juramento ninja de hace 300 años fue distribuida por el Centro Internacional de Investigaciones Ninja de la Universidad de Mie (Japón). (Fuente: Centro Internacional de Investigaciones Ninja)

Esta imagen del juramento ninja de hace 300 años fue distribuida por el Centro Internacional de Investigaciones Ninja de la Universidad de Mie (Japón). (Fuente: Centro Internacional de Investigaciones Ninja)

Kizu también se comprometía a que “nunca” revelaría ninguno de sus preciados conocimientos, ni siquiera a sus hijos o hermanos, y juraba que “nunca los usaría para robar a menos que así se le ordenase.”

Un juramento a 60 dioses vengativos

La razón por la que los científicos están tan impresionados con este documento particularmente raro es porque ilustra en detalle cuán estricta era la comunidad Ninja respecto a mantener sus habilidades y técnicas dentro del cuerpo de los clanes. El texto revela a los especialistas que si un ninja quebrantaba su juramento, incluso por la más ligera falta, sería castigado por “dioses grandes y pequeños de más de 60 provincias de todo Japón” durante generaciones. Aunque esto significa poco hoy en día, por aquel entonces, en un mundo donde el honor lo era todo, era considerado un destino peor que la muerte.

En un reciente artículo de investigación publicado en Ancient Origins y titulado Antiguos secretos psíquicos de los guerreros ninja, explicaba cómo los ninjas eran llamados ‘shinobi’ (“a escondidas”). Estos mortíferos espías mercenarios del período Sengoku, del Japón feudal del siglo XV, estaban altamente cualificados en: espionaje, sabotaje, infiltración, asesinato y guerrilla. Los maestros ninja compilaron estas habilidades en bloques de aprendizaje sistemático en sus “manuales shinobi”, basados en la filosofía militar china, en particular en el libro conocido como Bansenshukai (1676).

Dibujo de un ninja arquetípico extraído de una serie de bocetos (‘Hokusai manga’) realizados por el artista japonés Hokusai (1817). (Dominio público)

Dibujo de un ninja arquetípico extraído de una serie de bocetos (‘Hokusai manga’) realizados por el artista japonés Hokusai (1817). (Dominio público)

Yoshiki Takao, profesor asociado del Centro Internacional de Investigaciones Ninja de la Universidad Estatal de Mie, comentaba a los periodistas que, “Ladrones y ninjas hacían lo mismo, colarse en las casas de otras personas, pero los ninjas valoraban en gran medida la moralidad.” El investigador añadía a continuación que “Los ninjas eran ‘servidores públicos’ en palabras de hoy en día, proporcionando servicios de seguridad y recopilación de información.” También es de interés para los estudiosos un singular voto dentro del juramento que implicaba que los ninjas estaban obligados a informar a sus maestros de las nuevas habilidades, utensilios o armas de fuego que aún no constaban en el “Bansenshukai.”

Un artículo del Daily Mail explica ese testimonio constante al secreto que envuelve las artes letales. El ninja Kizu señalaba que “pudo mostrar únicamente tres capítulos del ‘Bansenshukai’ a samuráis del más alto rango que empleaban a ninjas y juraron no revelar el contenido del libro en otros escritos.” En palabras de Takao, a pesar de que se observa cierta ambigüedad en algunos puntos cruciales, el juramento es de gran importancia para los expertos porque “demuestra que el Bansenshukai realmente estaba empezando a ser utilizado como un libro de texto.”

El libro Bansenshukai contenía conocimientos de las prácticas de los clanes ninja de Iga y de Koga. (Tenryo Dojo)

El libro Bansenshukai contenía conocimientos de las prácticas de los clanes ninja de Iga y de Koga. (Tenryo Dojo)

Si realmente desea aumentar sus conocimientos secretos ninja, puede leer el Bansenshukai traducido al inglés aquí. Un libro en el que podrá aprender habilidades tan brillantes como la fabricación de “sandalias silenciosas” y los secretos del “fuego eterno, la antorcha inmortal,” la “medicina para dormir” y el “polvo cegador.” Pero deberán estar preparados para la frustración: en la sección ‘Instrumentos ninja IV, Instrumentos de fuego I’ una entrada se refiere al “Polvo de la muerte inmediata.” Increíblemente, tal vez la línea más interesante de todo el libro parece haber desaparecido del texto.

Este secreto mortal, como el resto de secretos esenciales que encierran las tradiciones ninja, sólo se transmitían de boca a oído, y lógicamente aún permanecen ocultos al gran público.

Imagen de portada: Se ha descubierto en Japón un pergamino de hace 300 años que incluye el juramento de un ninja. Fuente: metamorworks/Adobe

Autor: Ashley Cowie

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo