Portada - Izquierda, los restos del bebé fueron descubiertos ocultos bajo el brazo de una mujer en una tumba de Nieuwegein, Países Bajos. Derecha, impresión artística del entierro de la mujer y el niño. Fuente: Gemeente Nieuwegein

Descubierta en los Países Bajos tumba de la Edad de Piedra con los restos de una madre y su hijo

Un equipo de investigadores que se encuentra trabajando en un yacimiento arqueológico de los Países Bajos ha hecho un inquietante descubrimiento relacionado con la Edad de Piedra. Han desenterrado el primer ejemplo conocido de la tumba de un bebé en los Países Bajos. En concreto, los arqueólogos han encontrado una tumba de hace 6.000 años con un niño en los brazos de una mujer, probablemente su madre.

Dutch News informa de que los restos de la mujer y el niño fueron descubiertos en un yacimiento de Nieuwegein, en la provincia de Utrecht; un lugar donde los cazadores recolectores vivían en la ribera del río durante la Edad de Piedra. Es uno de los yacimientos de la cultura de Swifterbant que se encuentran en los Países Bajos.

Según IB Times , la presencia de restos del bebé no fue detectada hasta que los investigadores echaron un vistazo más de cerca al brazo doblado del esqueleto femenino. Como comentaba para NOS la directora del proyecto Helle Molthof: “La postura del cuerpo de la mujer no se ajusta a lo que habíamos encontrado hasta ahora, es decir, cuerpos cuyas extremidades se colocan paralelas al cuerpo. Entonces hicimos el conmovedor descubrimiento de que en realidad estaba acunando a un bebé.”

La antigua tumba de la mujer y el bebé descubierta en los Países Bajos data de la Edad de Piedra. (Gemeente Nieuwegein)

La antigua tumba de la mujer y el bebé descubierta en los Países Bajos data de la Edad de Piedra. ( Gemeente Nieuwegein )

Se trata de un hallazgo singular, ya que los huesos de un niño de tan corta edad normalmente no sobreviven al paso de los años. Sin embargo, la turba y la arcilla ayudaron en su conservación. Cuando los investigadores examinaron los restos del niño encontraron una pequeña mandíbula con dientes de leche. El análisis de los restos sugiere que el bebé murió antes de cumplir los seis meses de edad .

Molthof señalaba además que el hallazgo de los pequeños dientes tuvo un impacto en las emociones de los investigadores: “Realmente impresiona encontrar los dientes de un bebé enterrados en el barro durante 6.000 años y ver cómo son similares a todos esos dientes de leche que los padres de todo el mundo guardan en cajas de fósforos.”

La mujer que sostiene al bebé murió cuando tenía una edad de entre 20 y 30 años. El siguiente paso será realizar pruebas de ADN para determinar si ella era realmente la madre del pequeño, y si el bebé era un niño o una niña. Los científicos también llevarán a cabo un análisis de isótopos para identificar la tierra natal de la mujer. No se ha planteado hasta ahora ninguna hipótesis en cuanto a las causas de la muerte de la mujer y el bebé.

Algunos de los restos óseos descubiertos en la antigua tumba. (NOS)

Algunos de los restos óseos descubiertos en la antigua tumba. ( NOS)

Aparte de los restos del pequeño, se encontraron también cuatro esqueletos adultos en el lugar, pero el de la mujer con el niño era el único que tenía el brazo doblado, lo que llama la atención si lo comparamos con los brazos rectos que se observan habitualmente en los enterramientos de la cultura de Swifterbant.

Según Dutch News , el yacimiento arqueológico de Nieuwegein ya ha proporcionado a los investigadores una gran cantidad de información a través del hallazgo de 136.000 piezas. Sin embargo, los arqueólogos esperan poder combinar la información del yacimiento con lo que han descubierto en las tumbas recientemente desenterradas, a fin de conocer mejor las prácticas funerarias de los grupos de cazadores-recolectores de la región en la Edad de Piedra. Molthof apuntaba al respecto que ésta es una de las piezas perdidas del rompecabezas sobre estas antiguas sociedades: “Sabemos cómo vivían, qué tipo de alimentos comían, cómo eran sus casas, pero no sabemos mucho todavía sobre cómo enterraban a sus muertos y qué pasaba con sus niños.”

La cultura de Swifterbant se concentraba a lo largo de cursos de agua como ríos y arroyos – ubicaciones óptimas debido a la variedad de plantas disponibles y las opciones de pesca y caza. La cerámica de Swifterbant sugiere una cultura ancestral perteneciente a la Cultura de los vasos de embudo. Sus primeros asentamientos fueron probablemente ocupados de forma estacional; sin embargo, se ha sugerido que esta cultura estuvo presente hasta que la agricultura comenzó a afianzarse en la zona. Una característica interesante de esta cultura era la práctica de sacrificios bovinos, de la que se han encontrado pruebas en pantanos.

Ejemplo de algunos objetos de la Cultura de vasos de embudo (Edad de Piedra) expuestos en el Museo Arqueológico del Estado de Brandemburgo. (Wolfgang Sauber/CC BY SA 4.0)

Ejemplo de algunos objetos de la Cultura de vasos de embudo (Edad de Piedra) expuestos en el Museo Arqueológico del Estado de Brandemburgo. (Wolfgang Sauber/ CC BY SA 4.0 )

Imagen de portada: Izquierda, los restos del bebé fueron descubiertos ocultos bajo el brazo de una mujer en una tumba de Nieuwegein, Países Bajos. Derecha, impresión artística del entierro de la mujer y el niño. Fuente: Gemeente Nieuwegein

Autor: Alicia McDermott

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article