Portada-Esta estela etrusca se encontraba incrustada en los cimientos de un templo monumental, lugar en el que había permanecido durante más de 2.500 años. (Proyecto Valle del Mugello)

Descubierta estela etrusca con misteriosa inscripción en las ruinas de un antiguo templo cercano a Florencia

Los investigadores que están trabajando en las excavaciones del yacimiento arqueológico de Poggio Colla, al nordeste de Florencia (Italia), descubrieron una rara estela en el transcurso de la pasada campaña del año 2015. Esta estela de gran tamaño incluye un texto grabado que se cree de naturaleza religiosa y que los arqueólogos consideran que puede estar relacionado con alguna divinidad a la que adorarían los etruscos en el siglo VI a. C.

El descubrimiento de esta estela ha sido anunciado durante de una exposición científica de la Superintendencia Arqueológica de la Toscana titulada “La sombra de los etruscos,” que ha tenido lugar en la ciudad italiana de Prato.

Phys.Org informa de que el texto que aparece grabado sobre esta gran losa contiene al menos 70 letras y signos de puntuación legibles. Aunque se considera que los etruscos eran un pueblo muy culto, muchos de los ejemplos de antigua escritura etrusca hallados hasta ahora procedían de yacimientos funerarios o se limitaban a nombres propios y títulos. Por lo tanto, se espera que esta estela procedente de un contexto diferente incluya con toda probabilidad nuevo vocabulario y nueva información sobre la forma de vida de los antiguos etruscos.

Detalle de la inscripción etrusca hallada recientemente en el yacimiento arqueológico de Poggio Colla. (Poggio Colla Field School (MVAP))

Detalle de la inscripción etrusca hallada recientemente en el yacimiento arqueológico de Poggio Colla. (Poggio Colla Field School (MVAP))

La historia de los etruscos continúa envuelta en el misterio a día de hoy. Sabemos que habitaban la antigua región de Etruria (la actual Toscana italiana), al norte del Lacio. También sabemos que constituyeron una poderosa civilización a principios del siglo VI a. C., y que ejercieron una gran influencia en otras civilizaciones posteriores, especialmente en lo relacionado con el arte, la arquitectura y la mitología. No obstante, la escritura etrusca de la que disponemos sigue siendo escasa, tanto en su cantidad como en su calidad.  

“Probablemente se trate de un texto sagrado, y resulta notable porque nos habla del antiguo sistema de creencias de una cultura perdida que es fundamental en las tradiciones occidentales,” ha indicado el arqueólogo Gregory Warden, co-director e investigador principal del Proyecto Arqueológico Valle del Mugello, en una nota de prensa emitida en relación con este descubrimiento, añadiendo a continuación:

Esperamos poder adentrarnos en el lenguaje etrusco. Son raras las inscripciones largas, especialmente así de largas, de modo que habrá palabras nuevas que no hayamos visto nunca, ya que no se trata de un texto funerario. Sabemos cómo funciona la gramática etrusca, qué es un verbo, qué es un objeto directo, y conocemos algunas de las palabras. Pero esperamos que este hallazgo nos revele el nombre del dios o la diosa a la que se veneraba en este lugar.

La estela está hecha de piedra arenisca y mide aproximadamente 1,20 metros de alto y 60 centímetros de ancho. Pesa unos 227 kilos y fue descubierta incrustada en los cimientos de lo que había sido en el pasado un monumental templo. Warden ha explicado en la nota de prensa que la estela debió ser en su momento un imponente y monumental símbolo de autoridad.  

El descubrimiento de la inscripción. (Poggio Colla Field School (MVAP))

El descubrimiento de la inscripción. (Poggio Colla Field School (MVAP))

El estudioso de la civilización etrusca Jean MacIntosh Turfa, del Museo de la Universidad de Pensilvania (Filadelfia), también opina que este hallazgo es especial, habiendo afirmado al respecto que:

“[…] los etruscos […] tendían a escribir en materiales perecederos, como libros de tejido de lino o tablillas de cera. Esta estela de piedra es la prueba de un culto religioso permanente al que se dedicaban elementos monumentales, al menos desde una época tan antigua como el Período Arcaico Tardío, entre los años 525 a. C. y el 480 a. C. Su reutilización en la estructura de los cimientos de un santuario algo posterior apunta a profundos cambios en la ciudad y en su estructura social. Aparte del famoso santuario de Pyrgi a la orilla del mar, con sus placas de oro grabadas, muy pocos santuarios etruscos pueden ser identificados de forma tan definitiva. El estudio de los nombres de los devotos proporcionará valiosos datos acerca de una poderosa sociedad en la que la nobleza, el pueblo llano e incluso los esclavos libertos podían realizar exvotos y ofrendas públicamente.”

“Tablillas de Pyrgi”, láminas de oro con un tratado en lenguas etrusca y fenicia. Museo Etrusco de Roma. (Public Domain)

“Tablillas de Pyrgi”, láminas de oro con un tratado en lenguas etrusca y fenicia. Museo Etrusco de Roma.  (Public Domain)

Las labores de conservación de la estela ya han dado comienzo, y está previsto que en los próximos meses se lleven a cabo análisis exhaustivos del hallazgo, que incluirán fotogrametría y escaneo mediante láser. En la actualidad la estela es difícil de leer, ya que se han desprendido fragmentos de su superficie y se ha desgastado notablemente con el paso del tiempo. Hay también pruebas que sugieren que esta piedra arenisca se quemó en algún momento del pasado. Los expertos abrigan la esperanza de que tras las labores de limpieza sea posible leer la misteriosa inscripción etrusca grabada sobre este antiguo monumento.

Científicos examinando la estela etrusca presentada recientemente. (Proyecto Valle del Mugello)

Científicos examinando la estela etrusca presentada recientemente. (Proyecto Valle del Mugello)

Imagen de portada: Esta estela etrusca se encontraba incrustada en los cimientos de un templo monumental, lugar en el que había permanecido durante más de 2.500 años. (Proyecto Valle del Mugello)

Autor: Alicia McDermott

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo