Portada - Los diez esqueletos hallados en Tlalpan, Ciudad de México, fueron dispuestos formando una espiral. (Imagen: Mauricio Marat / Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH))

Descubierta antigua espiral de la muerte en México

Diez antiguos esqueletos han sido descubiertos en México esta semana, entre ellos el de un bebé de aproximadamente un mes de edad. Deformados ritualmente, hasta el punto que habían sido alteradas las formas de sus cráneos y sus dientes, fueron dispuestos formando una espiral, con los brazos entrelazados - confirmando que fueron enterrados según algún tipo de antiguo ritual de muerte. Con una antigüedad estimada de 2.400 años, este descubrimiento oculto ha dado pie a una tempestad de ideas en el mundo arqueológico.

Según informaciones publicadas por la BBC, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México, que se encuentran excavando los terrenos de la Universidad Pontificia de México (UPM) en el distrito de Tlalpan del sur de Ciudad de México, descubrieron los esqueletos bajo un edificio que sirvió en el pasado como “aulas, capilla así como dormitorio para los sacerdotes.” La datación de los huesos ha revelado que los individuos pertenecían al período Preclásico de la historia de México, en torno al 1600 a. C., precediendo al nacimiento del Imperio azteca. Los cuerpos fueron “sepultados con cajetes y tecomates - cuencos y ollas de barro de tamaños diversos” y algunos de ellos tenían en sus manos “piedras o esferas de cerámica,” según informa la BBC.

Zona en la que se están realizando las excavaciones arqueológicas en Tlalpan, Ciudad de México. (INAH / Captura de pantalla de Youtube)

Zona en la que se están realizando las excavaciones arqueológicas en Tlalpan, Ciudad de México. (INAH / Captura de pantalla de Youtube)

El Scientists Examiner revelaba esta semana cómo los arqueólogos del INAH creen que este ritual con esqueletos podría haber sido realizado por “los cazadores y recolectores que había en las aldeas en épocas antiguas.” Además, una investigadora de la Universidad Pontificia de México, Jimena Rivera Escamilla, comentaba para Scientists Examiner que “la cabeza de uno de los cuerpos yace sobre el pecho de otro, o las manos de un cuerpo se han colocado sobre la espalda de otro, y así sucesivamente.” Escamilla interpreta esto como “el círculo de la vida que comienza por un bebé que se convierte en un niño, pasa a ser un adulto y, en última instancia, la muerte de ese individuo en particular para empezar de nuevo por la fase de bebé”.

Los cuerpos fueron dispuestos en una espiral con los brazos entrelazados. (INAH / Captura de pantalla de Youtube)

Los cuerpos fueron dispuestos en una espiral con los brazos entrelazados. (INAH / Captura de pantalla de Youtube)

En una época tan antigua como el 1400 a. C., esta zona del valle de México estaba habitada, y según Mexico News Daily: “este descubrimiento es importante porque es la primera vez que los arqueólogos han encontrado una tumba que contiene un número tan grande de personas en esta región.” La arqueóloga que encabeza el equipo del INAH señalaba en unas declaraciones que “el descubrimiento y la excavación continua del yacimiento podrían ser de tanta importancia para el estudio del período Preclásico en el valle de México como las excavaciones que se completaron entre 1960 y 1990 en lugares como Tlatilco y Temamatla.” Sumando nuevas revelaciones sobre este misterio, la investigadora Escamilla apuntaba que su equipo “ha encontrado más de 20 tumbas en el yacimiento de la UPM, de las cuales seis contienen los restos de una sola persona,” añadiendo además que “las tumbas fueron excavadas como círculos perfectos, con un diámetro de hasta 2,30 metros”, según recoge Mexico News Daily. Así pues ¿cuál puede ser el significado de todas estas antiguas espirales y círculos?

Se pueden encontrar diseños en espiral en todo el mundo antiguo, y en América del sur podemos verlos en las Líneas de Nazca del desierto costero de Perú, datadas entre el 200 a. C. y el 500 d. C. Se han descubierto petroglifos prehistóricos en espiral también en Colombia, a altitudes de 3.200 metros sobre el nivel del mar, y en el año 2006 el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios publicó el estudio Rock Art Of Latin America & The Caribbean (“Arte rupestre de Latinoamérica y el Caribe”), donde se afirmaba que “más de 1.400 petroglifos (grabados en piedra) de Las Plazuelas, Guanajuato, México, datados entre el 750 d. C. y el 1200 d. C., representan predominantemente espirales.”

Espiral de Nazca (detalle, CC BY 3.0)

Espiral de Nazca (detalle, CC BY 3.0)

¡Aquí es donde los arqueólogos dan un paso atrás! Saben que cualquier intento que se haga a la hora de interpretar lo que realmente significaba aquella sepultura de esqueletos en espiral para las personas que la crearon son fútiles divagaciones de la imaginación creativa. Muchos expertos están convencidos de que las espirales representaban el agua en el antiguo México, mientras que otros creen que simbolizaban las estrellas circumpolares girando en torno a la estrella polar. Otros le dirán que generan, o contienen, poderosas energías de la Tierra, mientras que un experto meteorólogo puede verlas como una simple referencia a los vientos arremolinados que afectaban a las actividades de la caza y la pesca.

Es posible que nunca lleguemos a saber con certeza lo que aquel entierro en espiral significó para sus diseñadores. Pero con lo que podemos quedarnos de este increíblemente sugerente descubrimiento, es con la reafirmación de que nuestros antepasados no sólo desarrollaron un conjunto de variopintas creencias cosmológicas, sino que además consiguieron simplificarlas y expresarlas mediante el más sencillo, místico y natural de todos los símbolos: la espiral.

Imagen de portada: Los diez esqueletos hallados en Tlalpan, Ciudad de México, fueron dispuestos formando una espiral. (Imagen: Mauricio Marat / Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH))

Autor: Ashley Cowie

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Referencias:

"Rock Art of Latin America & The Caribbean" June 2006. p. 5. 

Next article