Stonehenge (Albo / Adobe Stock) y la cara reconstruida de la mujer Whitehawk del Neolítico. (Pabellón Real y Museo, Brigthon)

Los Constructores de Stonehenge Fueron Inmigrantes de Turquía

Un nuevo estudio arroja nueva luz sobre la población y la historia de la Gran Bretaña neolítica. Pues a proporcionado evidencia de que los constructores de Stonehenge eran descendientes de agricultores que se habían establecido temporalmente en la actual Iberia, pero que se originaron en lo que hoy es Turquía. La investigación que involucró el examen de muestras de ADN indica que los agricultores migrantes desplazaron casi por completo a los cazadores-recolectores nativos, que habían vagado por la isla durante miles de años.

Un equipo de investigadores del Museo de Historia Natural de Londres llevó a cabo un estudio que examinó el ADN de 53 personas que vivían en Gran Bretaña entre 4500 y 12,000 años atrás. Según el Independent, los expertos examinaron “47 esqueletos neolíticos de agricultores que datan de hace 6.000 a 4.500 años y seis esqueletos de cazadores-recolectores mesolíticos”. Los resultados del análisis de ADN permitieron al equipo comparar la composición genética de poblaciones de dos épocas muy diferentes. Luego, el ADN de la muestra de agricultores neolíticos se comparó con otras poblaciones que vivían en la misma época en Europa continental.

Agricultores neolíticos. (Fuera de los bosques)

Agricultores neolíticos. (Fuera de los bosques)

El camino a la Gran Bretaña neolítica

Los investigadores se sorprendieron por lo que encontraron después de estudiar todos los datos. Sobre la base de la evidencia, los neolíticos responsables de Stonehenge se originaron en la región de la Turquía moderna. La BBC informa que probablemente formaron parte de una "expansión masiva de personas que salieron de Anatolia en 6.000 a.C. y los mismos fueron responsables de la agricultura en Europa". Probablemente estaban buscando más tierras cultivables para alimentar a su creciente población.

Un grupo tomó la ruta del Danubio y se asentó en gran parte de Europa central y occidental, y el otro grupo se abrió camino desde el Mediterráneo hasta Iberia. La mayoría de la población en Gran Bretaña en el momento de la construcción de Stonehenge, alrededor del año 3000 a. C descendía de los que se establecieron en Iberia. Como informa la BBC, la evidencia indica que la muestra británica de ADN de agricultores neolíticos "se parecía más a los neolíticos de Iberia (España y Portugal modernos)".

Una tumba megalítica (dolmen) justo debajo de la cima del Puig Rodó (1056 m, Moià, Comarca de Bages, Cataluña, España). (Vincent van Zeijst / CC BY SA 3.0) Los primeros dólmenes ibéricos fueron creados por personas neolíticas.

Una tumba megalítica (dolmen) justo debajo de la cima del Puig Rodó (1056 m, Moià, Comarca de Bages, Cataluña, España). (Vincent van Zeijst / CC BY SA 3.0) Los primeros dólmenes ibéricos fueron creados por personas neolíticas.

Según la evidencia genética, parece que muchos de los migrantes ibéricos llegaron primero a Gales o Cornualles, y la explicación más probable es que navegaron en botes que siguieron el litoral o la isla. Aunque El independiente señala que "algunos grupos británicos tenían una ascendencia menor de los grupos que siguieron la ruta del Danubio". Esto sugeriría que algunos agricultores también se dirigieron a Gran Bretaña a través de Francia.

Un análisis de los datos mostró que estos agricultores, que según la BBC "llegaron a Gran Bretaña en aproximadamente 4.000 a. C", reemplazaron casi por completo a la población existente. Las personas que habitaron la isla antes de los recién llegados eran principalmente cazadores-recolectores que vivían de caza, pesca y forrajeo de comida. Al comparar el ADN de los agricultores neolíticos con otros en Europa, los investigadores encontraron algo más sorprendente. En el grupo que se abrió camino desde Turquía a través del Danubio, se encontró evidencia de que se mezclaron con los cazadores-recolectores locales. Sin embargo, este no fue el caso con las 47 muestras de restos neolíticos encontrados en Gran Bretaña, que no parecían haberse mezclado con los nativos.

El interior de una casa neolítica construida en Skara Brae en Orkney, norte de Escocia. (Wknight94 /CC BY SA 3.0)

 

¿Por qué desaparecieron los cazadores-recolectores?

Esto no debe considerarse como una indicación de que los nuevos migrantes emprendieron una campaña de violencia genocida contra la población preexistente. Es más probable que los cazadores-recolectores fueran demasiado pequeños para dejar un rastro genético. Solo en el remoto Oeste de Escocia hay evidencia real del ADN de los cazadores-recolectores entre las poblaciones posteriores. Esto sugiere que aquellos que vivían cazando y forrajeando fueron obligados a áreas más remotas por los agricultores entrantes, y esto también podría ayudar a explicar la falta de mezcla entre los recién llegados y los habitantes originales.

Los migrantes cuyos antepasados ​​se originaron en el Mediterráneo Oriental parecen haber sido muy diferentes de los habitantes nativos. Eran más claros y tenían una piel más pálida que los que vivían en la Gran Bretaña moderna en el período Mesolítico. Parece que los cazadores-recolectores nativos, como Cheddar Man, que vivió alrededor del 7000 a. C, y tenían una tez muy oscura, pero ojos azules o verdes, también muy diferentes a los grupos actuales.

Cheddar Man, un recolector de hambre mesolítico con cabello grueso y oscuro y ojos azules. (Canal 4 / Tom Barnes)

Cheddar Man, un recolector de hambre mesolítico con cabello grueso y oscuro y ojos azules. (Canal 4 / Tom Barnes)

Los constructores de Stonehenge y una revolución agrícola y social

Según El Independiente, los migrantes trajeron "técnicas de cultivo, alfarería y nuevas culturas y creencias religiosas" con ellos. Parece que han desarrollado una sociedad muy sofisticada y esto se evidencia en su construcción de Stonehenge y otros megalitos. Además, sus métodos de cultivo cambiaron el paisaje físico de la isla. Vale la pena señalar que los inmigrantes ibéricos fueron posteriormente desplazados por completo por los recién llegados de la cultura Bell Beaker (2800-2300 a. C).

El estudio permite a los expertos comprender mejor la prehistoria de las islas británicas. La evidencia de ADN demuestra que la agricultura fue introducida por los migrantes y no adoptada por los cazadores-recolectores nativos. También demuestra la importancia de la migración en el pasado distante. Los hallazgos del estudio han sido publicados en la revista académica Nature Ecology & Evolution.

Imagen de Portada: Stonehenge (Albo / Adobe Stock) y la cara reconstruida de la mujer Whitehawk del Neolítico. (Pabellón Real y Museo, Brigthon)

Autor Ed Whelan

Siguiente Artículo