All  
Portada - Fotografía de uno de los cañones del pecio de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, hundida a 1.130 metros de profundidad. (Fotografía: El Mundo)

Arqueólogos submarinos recuperan 34 nuevos objetos de la fragata española hundida Nuestra Señora de Las Mercedes

La fragata Nuestra Señora de las Mercedes era un navío perteneciente a la Armada Española. Botado en el año 1786 en el puerto de La Habana, Cuba. “La Mercedes”, tal y como la apodaron, era una de las naves que cubría la ruta comercial entre las colonias americanas y España. Una ruta amenazada, frecuentemente, por los barcos ingleses.

El 5 de octubre de 1804, cuatro fragatas españolas llamadas Fama, Medea, Clara y Mercedes, cargadas con los caudales de la Corona Española, bajo el mando de Don José Bustamante y Guerra , navegaban hacia las costas de Cádiz procedentes de Montevideo. Pese a que España e Inglaterra no estaban en guerra por aquel entonces, a la altura del cabo de Santa María, al sur de Portugal, fueron interceptadas y atacadas por cuatro fragatas inglesas que las estaban esperando, teniendo lugar la que ha pasado a la historia como Batalla del Cabo de Santa María .

“La Mercedes” acabó siendo hundida por los ingleses frente a las costas portuguesas del Algarve, falleciendo en su naufragio, al menos, 249 marineros. Los 51 supervivientes fueron hechos prisioneros y trasladados al Reino Unido, lo que provocó el fin de la paz entre Inglaterra y España y constituyó el preludio a la Batalla de Trafalgar .

Ilustración de 1804 que refleja el momento en el que es alcanzada la santabárbara y se produce la explosión de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes en el transcurso de la Batalla del Cabo de Santa María. (Wikimedia Commons)

Ilustración de 1804 que refleja el momento en el que es alcanzada la santabárbara y se produce la explosión de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes en el transcurso de la Batalla del Cabo de Santa María. (Wikimedia Commons)

Ahora, más de 110 años después de su hundimiento, según informaciones publicadas por el diario español El Mundo, la segunda expedición científica al pecio de La Mercedes, ha recuperado 34 objetos entre los que destacan candelabros, platos, una gran fuente, varios tenedores y cucharas de plata y un almirez de oro.

Dichos objetos, que se han extraído con las máximas medidas de seguridad y han sido trasladados al Museo Nacional de Arqueología Subacuática para iniciar el proceso de consolidación y restauración, se encontraban detallados en los Manifiestos de Carga de la fragata que se conservan en Sevilla, en el Archivo General de Indias.

Los restos del navío se encuentran a 1.130 metros de profundidad por lo que sólo se puede acceder hasta ellos con un robot submarino de acceso remoto, siempre y cuando las condiciones meteorológicas sean las idóneas. Las inmersiones se concentraron en dos puntos estratégicos conocidos, precisamente, gracias a los Manifiestos de Carga del Archivo de Indias.

El almirez de oro recuperado por los arqueólogos subacuáticos del pecio de La Mercedes. (Fotografía: El Mundo)

El almirez de oro recuperado por los arqueólogos subacuáticos del pecio de La Mercedes. (Fotografía: El Mundo)

Es la segunda vez que España logra explorar y excavar a tan altas profundidades un yacimiento submarino, convirtiendo al país en pionero a nivel mundial en este tipo de investigaciones, puesto que hasta el momento las excavaciones arqueológicas subacuáticas realizadas en Europa no habían superado los 90 metros de profundidad. 

La expedición científica ha estado compuesta por un equipo de trece personas, entre científicos y técnicos, integrado por personal del Museo Nacional de Arqueología Subacuática, del Instituto Español de Oceanografía, y de la Armada Española, así como por expertos en el manejo del ROV (Remotely Operated Vehicle) (vehículo de control remoto) y un equipo de filmación, que elaborará un documental para difundir la investigación. La campaña ha sido dirigida, una vez más, por el director del Museo Iván Negueruela.

A lo largo de futuras expediciones, se intentarán posicionar todos los restos que se encuentren y limpiar aquellas partes del pecio que resulten de mayor interés científico, así como documentar todo lo posible las operaciones que pudieran haber sido realizadas por el expolio de la empresa Odyssey, distinguiéndolas del fenómeno del hundimiento de la fragata en 1804.

Imagen de las labores de recuperación de objetos de la fragata española hundida Nuestra Señora de Las Mercedes. (Fotografía: El Mundo)

Imagen de las labores de recuperación de objetos de la fragata española hundida Nuestra Señora de Las Mercedes. (Fotografía: El Mundo)

Imagen de portada: Fotografía de uno de los cañones del pecio de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, hundida a 1.130 metros de profundidad. (Fotografía: El Mundo)

Autor: Mariló T. A.

Siguiente Artículo