All  
Portada - Situación geográfica de la supuesta ciudad maya descubierta por William Gadoury, a la que el propio joven ha bautizado como K’àak’ Chi’ (La Boca de Fuego). ( Le Journal de Montréal )

Arqueólogos mexicanos se muestran escépticos ante el posible descubrimiento de una nueva ciudad maya

Hace apenas unos días nos hacíamos eco desde estas mismas líneas de una noticia que hacía tambalearse a historiadores, agencias de prensa y apasionados de la arqueología: un adolescente canadiense de tan solo 15 años había descubierto supuestamente una nueva ciudad maya en la península de Yucatán.

No solo eso, sino que además dicho descubrimiento lo habría realizado siguiendo las pautas marcadas por una hipótesis propia, elaborada basándose en las constelaciones estelares y en la información obtenida de un importante documento maya, el códice de Madrid.

Ahora, según informaciones aparecidas en el diario español ABC, desde la institución encargada de conservar y proteger el patrimonio arqueológico mexicano, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los expertos han advertido que ni avalan ni se toman en serio el supuesto descubrimiento de una nueva ciudad maya por parte del canadiense de 15 años William Gadoury.

William Gadoury, el adolescente canadiense de 15 años que asegura haber descubierto una nueva y ancestral ciudad maya en la península de Yucatán, México. (Fotografía: Le Journal de Montréal/Martin Chevalier)

William Gadoury, el adolescente canadiense de 15 años que asegura haber descubierto una nueva y ancestral ciudad maya en la península de Yucatán, México. (Fotografía: Le Journal de Montréal/Martin Chevalier)

«Cuando te interesa una región, buscas la fotografía aérea o satelital, haces un rastreo, ubicas los posibles puntos donde crees que puede haber yacimientos, porque ni siquiera estamos seguros de que ahí estén, y una vez ubicados estos puntos, trazas una estrategia para llegar a ellos», ha asegurado al diario ABC Daniel Juárez Cossío, arqueólogo responsable de la Sala Maya del Museo de Antropología, de la Ciudad de México, quien además de poner en duda la hipótesis del joven canadiense intenta explicar la metodología a seguir cuando se cree estar ante un descubrimiento de este tipo.

El procedimiento incluiría, por tanto, diversas herramientas tecnológicas −no solo fotografías vía satélite− como por ejemplo el uso del LiDAR: un sistema de emisión de rayos láser utilizado para realizar levantamientos topográficos. Pero lo más importante vendría a ser el propio trabajo de campo. Llegados a este punto, Juárez Cossío ha puesto como ejemplo al profesor y doctor esloveno Ivan Sprajc, quien, a lo largo de dos décadas de excavaciones, estudios y expediciones en la selva de Yucatán ha descubierto más de 80 yacimientos arqueológicos mayas.

Por último, el arqueólogo mexicano ha hecho hincapié en sus declaraciones al periódico ABC en que los mayas tampoco disponían de la tecnología necesaria como para ubicar con tanta precisión sus ciudades respecto a la posición de las estrellas, mostrándose tajante en relación con este punto:

Fachada y entrada principal del Museo Nacional de Antropología de México. (kornemuz/Public Domain)

Fachada y entrada principal del Museo Nacional de Antropología de México. (kornemuz/Public Domain)

«Los mayas orientaban sus estructuras hacia puntos concretos del paisaje. Hay trabajos muy importantes sobre arqueo-astronomía que así lo indican, pero estar pensando que todas las ciudades están en función del cielo, eso no».

Asimismo, en declaraciones a la cadena británica BBC, la portavoz del INAH Ivonne Falcón ha asegurado que: "Esta información que salió, nosotros ya la consultamos con especialistas, con arqueólogos, y no está arqueológicamente fundamentada".

En el supuesto de que en un futuro las autoridades e instituciones mexicanas llegasen a tomarse en serio los planteamientos defendidos por William Gadoury, la decisión de llevar a cabo la exploración in situ del área señalada por el adolescente correspondería al Consejo Nacional de Arqueología. Eso sí, según notificaciones del propio INAH, los estudios y trámites para poder realizarla requerirían un tiempo de aproximadamente un año.

Vista parcial de la Sala Maya del Museo Nacional de Antropología de México. (Public Domain)

Vista parcial de la Sala Maya del Museo Nacional de Antropología de México. (Public Domain)

Imagen de portada: Situación geográfica de la supuesta ciudad maya descubierta por William Gadoury, a la que el propio joven ha bautizado como K’àak’ Chi’ (La Boca de Fuego). ( Le Journal de Montréal )

Autor: Mariló T. A.

Siguiente Artículo