All  
Tyrannosaurus rex, según el último estudio científico, cazado en manadas, al igual que los lobos

Tiranosaurio Rex pudo haber cazado en manadas al igual que los lobos

Como el dinosaurio más feroz, Tyrannosaurus rex una vez merodeó las tierras que ahora comprenden América del Norte con impunidad. Y si las conclusiones de un nuevo proyecto de investigación son correctas, su comportamiento puede haber sido incluso más temible e intimidante de lo que se imaginaba anteriormente. Según un artículo publicado el 19 de abril en la revista de acceso abierto PeerJ: Life and Environment, Tyrannosaurus rex probablemente no era un cazador solitario, sino que trabajaba en manadas para perseguir, rodear y consumir vorazmente a los animales de los que dependía su sustento, al igual que los lobos.

Una pantalla circular de cráneos de Tyrannosaurus rex. (Kumiko de Tokio, Japón / CC BY-SA 2.0)

 

 

Una pantalla circular de cráneos de Tyrannosaurus rex. (Kumiko de Tokio, Japón / CC BY-SA 2.0)

Tyrannosaurus Rex: La compleja verdad finalmente emerge

Este descubrimiento fascinante y algo desconcertante surgió de un estudio realizado por un equipo de paleontólogos que trabajan con la oficina de la Oficina de Administración de Tierras (BLM) de EE.UU en Utah.

Los científicos realizaron un análisis extenso de una colección diversa de huesos de Tyrannosaurus rex encontrados en un sitio fósil fecundo del período Cretácico en el sur de Utah, que se encuentra cerca del Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante. Este sitio se conoce coloquialmente como la "Cantera de arcoíris y unicornios", en reconocimiento a todos los fósiles raros (los "unicornios") que se han desenterrado allí.

El paleontólogo Alan Titus, quien descubrió el sitio "Cantera de arcoíris y unicornios" en 2014 y es uno de los autores principales del estudio de PeerJ, dice que el grupo de especímenes de Tyrannosaurus rex fallecidos y fosilizados fueron víctimas de una inundación masiva que los ahogó y lavó sus cuerpos en un lago. Estuvieron en el fondo, agrupados y sin ser molestados, durante millones de años, hasta que los cambios climatológicos y geológicos secaron el lago y crearon un río (también ahora desaparecido) que erosionó el suelo y trajo los huesos a la superficie de la tierra.

"Usamos un enfoque verdaderamente multidisciplinario (evidencia física y química) para reconstruir la historia del sitio", explicó Celina Suarez, geóloga de la Universidad de Arkansas y participante del estudio. "El resultado final indico que los tiranosaurios murieron juntos durante un evento de inundación estacional".

Los miembros del equipo de investigación de BLM ven sus hallazgos como una evidencia indirecta pero clara de la dinámica de grupo en acción entre los especímenes de Tyrannosaurus rex en cuestión. Su comportamiento cooperativo habría estado orientado a la supervivencia, centrado en la caza en grupo y quizás permitiendo también un cuidado parental extendido, postulan los científicos.

"El nuevo sitio de Utah se suma al creciente cuerpo de evidencia que muestra que los tiranosaurios eran depredadores grandes y complejos capaces de comportamientos sociales comunes en muchos de sus parientes vivos, las aves", dijo el participante del proyecto de investigación Joe Sertich, quien es el curador de dinosaurios en el Museo de la Naturaleza y la Ciencia de Denver. "Este descubrimiento debería ser el punto de inflexión para reconsiderar cómo se comportaron y cazaron estos principales carnívoros en todo el hemisferio norte durante el Cretácico".

Una familia de dinosaurios Tyrannosaurus rex en fuga. (Orlando Florin Rosu/ Adobe Stock)

Una familia de dinosaurios Tyrannosaurus rex en fuga. (Orlando Florin Rosu/ Adobe Stock)

Lento y constante ganando la carrera

La evidencia anterior para apoyar la tesis de que el Tyrannosaurus rex cazaba en manadas surgió en 2020, cuando científicos canadienses publicaron los resultados de su estudio de la fisiología y anatomía del tiranosaurio en la edición de mayo de la revista PLOS One.

Contrariamente a las afirmaciones anteriores, que afirmaban que el Tyrannosaurus rex podía viajar a velocidades de hasta 42 millas (70 kilómetros) por hora, los investigadores canadienses concluyeron que un T.rex corriendo no habría podido superar las 12 millas por hora, marca de hora (20 kilómetros por hora). Sin embargo, la anatomía del T.rex les habría permitido seguir avanzando a esa velocidad durante distancias considerables, según Hans Larsson, profesor de la Universidad McGill.

"Si este fuera su modo de cazar, poder recorrer distancias mucho mayores a un ritmo bastante bueno (pero no excelente), ¿qué tipo de estilo de vida sería ese? Los animales que hacen esto hoy son los que, como los lobos, cazan en manadas", señaló Larsson.

También vale la pena mencionar que el lecho óseo encontrado en el sur de Utah no es la primera tumba masiva de Tyrannosaurus rex descubierta en el continente norteamericano. Hace dos décadas, se encontraron más de una docena de fósiles distintos de T. rex enterrados juntos en un sitio en Red Deer, Alberta, Canadá, y unos años más tarde se desenterró otro entierro masivo de T. rex en Montana.

Si la hipótesis de la manada es cierta, indudablemente aguardan más descubrimientos de este tipo.

Tyrannosaurus rex atacando a un Einiosaurus. (Elenarts / Adobe Stock)

Tyrannosaurus rex atacando a un Einiosaurus. (Elenarts / Adobe Stock)

Innumerables manadas de T.rexes hambrientos a la caza

Si Tyrannosaurus rex cazara en equipos, como sugiere el creciente cuerpo de evidencia, la cohesión de su grupo les habría dado ventajas evolutivas que se habrían reflejado en el número de su población.

Durante su reinado de 2,5 millones de años como rey de los dinosaurios, el poderoso Tyrannosaurus rex siempre fue el depredador y nunca la presa. En consecuencia, habría habido pocos controles sobre el crecimiento de su población, fuera de la escasez ocasional de alimentos (que probablemente eran raros en una tierra prehistórica llena de vida animal).

Lo que plantea una pregunta interesante: ¿exactamente cuántos especímenes de Tyrannosaurus rex vivieron y murieron en el continente de América del Norte, antes de que toda la especie se extinguiera hace aproximadamente 65 millones de años?

Un equipo de científicos y estudiantes de ciencias de la Universidad de California-Berkeley se propuso encontrar la respuesta a esta intrigante pregunta. Recopilaron todos los datos sobre Tyrannosaurus rex que se obtuvieron del registro fósil y usaron esa información para calcular la esperanza de vida promedio del T. rex, junto con las necesidades nutricionales de la criatura y su capacidad reproductiva probable.

Después de analizar todos los números, el equipo de Cal-Berkeley determinó que habría habido aproximadamente 20,000 animales individuales viviendo en los 1.4 millones de millas cuadradas (2.3 millones de kilómetros cuadrados) de espacio de hábitat disponible en cualquier momento. Estimaron que nacería una nueva generación cada 19 años, y que aproximadamente 127.000 generaciones de T.rex habrían existido en el transcurso de su vida útil de 2,5 millones de años.

Si estas estimaciones son correctas, y los científicos afirman que hay un 95 por ciento de certeza de que lo son, significa que 2.500 millones de tiranosaurios rex vivieron y murieron en este planeta. Si viajaran en grupos de 10 a 20, entre uno y dos mil paquetes de T.rex habrían estado deambulando por el continente en busca de comida en un momento dado.

Suponiendo que así fueran las cosas, los animales de los que se alimentaba T. rex habrían disfrutado de unos preciosos momentos de tranquilidad. Tan pronto como pasara una manada atronadora del depredador más aterrador que el planeta haya producido, pronto llegaría otra desde el horizonte, y esa nueva manada estaría tan hambrienta como la que la precedió.

Si los seres humanos alguna vez perfeccionan la ciencia del viaje en el tiempo, probablemente deberíamos pensar dos veces antes de visitar el continente norteamericano durante el período Cretácico tardío.

Imagen de portada: Tyrannosaurus rex, según el último estudio científico, cazado en manadas, al igual que los lobos. Fuente: warpaintcobra/ Adobe Stock

Autor Nathan Falde

Imagen de Nathan Falde

Nathan Falde

Nathan Falde es un escritor independiente de tiempo completo de Wisconsin en los Estados Unidos. Se graduó de la American Public University en 2010 con una licenciatura en historia, y tiene una larga fascinación por la historia antigua, los misterios... Lee mas
Siguiente Artículo