All  
El diseño creado por el arquitecto Saverio Adriano Marchisciana se inspira en los cuentos mitológicos de Escila y Caribdis, criaturas marinas que se dice que vagaban por las aguas entre Italia y Sicilia.

Puente mitológico de Escila y Caribdis uniría Italia con Sicilia

Desesperado por reactivar una economía estancada, en 2020 el primer ministro italiano Giuseppe Conte revivió un proyecto de infraestructura que había estado inactivo durante mucho tiempo. Si se aprueba, conduciría a la construcción del puente más largo del mundo. Una vez que se corrió la voz de que Italia estaba pensando en construir el puente del Estrecho de Messina, comenzaron a llegar propuestas de firmas de arquitectura e ingeniería de todo el mundo. Uno de los planes más singulares e innovadores ha sido presentado por Saverio Adriano Marchisciana, cuyo diseño se inspira en las historias mitológicas de Escila y Caribdis.

Las dos torres de 400 metros permitirían que el puente abarcara los 3200 metros del Estrecho de Messina. (Saverio Adriano Marchisciana)

 

 

Las dos torres de 400 metros permitirían que el puente abarcara los 3200 metros del Estrecho de Messina. (Saverio Adriano Marchisciana)

Diseño inspirado en las criaturas mitológicas del mar Escila y Caribdis

Si se construyera el proyecto, el puente propuesto abarcaría los tres kilómetros (dos millas) del Estrecho de Messina para conectar la isla de Sicilia con el extremo sur de Italia, permitiendo que el viaje entre esos lugares se complete en automóvil para la primera vez. Saverio Adriano Marchisciana es un arquitecto aclamado de la ciudad italiana de Gela que ha llamado la atención por sus diseños imaginativos.

Cosechando imágenes de la mitología antigua, el puente colgante propuesto por Saverio Adriano estaría anclado en las aguas del Mediterráneo por un par de torres de soporte de 400 metros (1,300 pies) que se construirían de forma estilizada para representar dos temibles criaturas mitológicas marinas. "Examiné los fantásticos relatos de este evocador lugar que contaban los antiguos griegos", explicó Saverio Adriano. "Creían que  aquí vivían dos enormes monstruos marinos, Escila y Caribdis, criaturas que atormentaban a los navegantes y los ponían en peligro mientras navegaban por el Estrecho de Messina".

Saverio imagina las torres del puente como monstruos que atacan a los barcos que pasan. (Cortesía de Saverio Adriano Marchisciana)

Saverio imagina las torres del puente como monstruos que atacan a los barcos que pasan. (Cortesía de Saverio Adriano Marchisciana)

La parte superior de las dos torres está inspirada en las imágenes mitológicas de Escila y Caribdis. La elevada estructura de Saverio Adriano incluiría espacio para restaurantes de alta gama, a los que se accedería a través de un sistema de teleférico que atravesaría el cielo suspendido de los grandes cables de acero que se utilizarían para fijar el puente a sus torres de soporte. Adosadas a la torre Escila habría seis grandes turbinas eólicas, una para cada una de las cabezas de ese monstruo mitológico. Este sistema de energía renovable se utilizaría para alimentar todas las diversas funciones del puente, haciendo que la estructura sea completamente autosuficiente y reduciendo a cero su huella de carbono posterior a la construcción.

"El Puente de Escila y Caribdis no debe ser un mero puente cuyo único propósito es proporcionar un cruce entre dos regiones", enfatizó Saverio Adriano. "Por encima de todo, debería ser un marcador reconocible en el paisaje, uno que también puede convertirse en un atractivo económico para todo el sur de Italia".

Inspirándose en las mitológicas criaturas marinas Escila y Caribdis, seis turbinas en cada torre reducirían a cero la huella de carbono de las características del puente. (Cortesía de Saverio Adriano Marchisciana)

Inspirándose en las mitológicas criaturas marinas Escila y Caribdis, seis turbinas en cada torre reducirían a cero la huella de carbono de las características del puente. (Cortesía de Saverio Adriano Marchisciana)

Cuidado con los marineros: la historia de Escila y Caribdis

Los feroces depredadores Escila y Caribdis fueron presentados por primera vez al mundo hace casi 3.000 años por el legendario poeta griego Homero, en su clásico literario La Odisea. Se decía que las criaturas de pesadilla acechaban en lados opuestos del Estrecho de Messina, esperando devorar barcos desprevenidos que viajaban demasiado cerca de sus guaridas submarinas.

Escila fue representada como una bestia de seis cabezas con un apetito voraz por la carne humana, que podría emerger de las profundidades del Mediterráneo en cualquier momento para hacer agujeros en los barcos que pasaban y arrebatar a su presa del agua después de ser arrojada desde las cubiertas. Caribdis, por otro lado, era una criatura más misteriosa que nunca se vio en realidad, pero podría ser fácilmente identificada por los frenéticos remolinos que creó para tragar barcos y barcos de todos los tamaños. 

Cuando el héroe de Homero, Odiseo, se vio obligado a pasar por el Estrecho de Messina durante su épico viaje a casa, la hechicera Circe le dijo que era mejor pasar más cerca de Escila que de Caribdis, ya que el primero solo robaría algunos de sus hombres mientras el este último consumiría todo su barco y todos sus ocupantes. Después de encontrarse con ambos monstruos en sucesión, Ulises apenas logró escapar con vida. Pero al igual que otros supervivientes que siguieron la misma ruta, nunca más volvió a repetir este traicionero viaje por algunas de las aguas más peligrosas de la Tierra.

Pintura de Odiseo frente a la elección entre Escila y Caribdis. (Dominio público)

Pintura de Odiseo frente a la elección entre Escila y Caribdis. (Dominio público)

La verdad detrás del mito de Escila y Caribdis

Los estudiosos modernos han llegado a la conclusión de que Escila y Caribdis en realidad representaban peligrosos arrecifes submarinos que podrían hundir barcos en el primer caso, y peligrosos remolinos que a veces se desarrollaban en las aguas turbulentas que separaban la península italiana y Sicilia en el segundo. Según el conocimiento científico actual, esto es completamente razonable y racional.

Pero desde la perspectiva de los antiguos griegos, lo que más importaba no era la precisión científica de sus historias, sino la impresión que esas historias dejaban en la mente del oyente o lector. Los griegos vivían en un mundo impregnado de espíritu y significado, y deliberadamente desdibujaron las líneas que separan el mito, la metáfora y la realidad para reflejar las fuerzas misteriosas e insondables que actúan en el mundo natural. 

Incluso si Escila y Caribdis no existían en forma física reconocible, los peligros que representaban eran completamente reales. Las historias que se contaban de sus actividades y hazañas eran aterradoras e inolvidables, lo que significaba que los marinos que las habían escuchado recordarían que el Estrecho de Messina era un lugar peligroso que debería evitarse en la medida de lo posible. Arriesgar el paso a través de esas aguas podría muy probablemente resultar en la muerte, incluso si no hubiera monstruos marinos acechando bajo las olas esperando para picar a los tontos humanos que decidieron tentar al destino.

Construyendo un puente del pasado al futuro

En este punto, no se sabe si  alguna vez se construirá un puente sobre el Estrecho de Messina. La idea ha estado flotando desde siempre, pero el elevado costo y la dificultad de trabajar en mares agresivos y peligrosos han impedido que el proyecto despegue. 

Y, desafortunadamente para los defensores del puente, el primer ministro Conte se vio obligado a renunciar a su cargo recientemente después del colapso de su coalición gobernante. No está claro si la próxima coalición gobernante estará dispuesta a apoyar el costoso proyecto del puente, incluso si Conte regresa como primer ministro (algunos especulan que podría hacerlo).

Pero si el proyecto del puente del Estrecho de Messina llega a despegar, tanto en sentido figurado como literal, Saverio Adriano Marchisciana ha presentado una ingeniosa propuesta de diseño que sin duda merece una gran consideración. Su concepto de puente conectaría el pasado y el presente como ninguna otra propuesta podría hacerlo. Al incorporar los conceptos de Escila y Caribdis, el diseño fusiona los mundos de la mitología clásica y la ingeniería moderna para crear un hito distintivo que los turistas de todo el planeta acudirían en masa para ver.

Imagen de portada: El diseño creado por el arquitecto Saverio Adriano Marchisciana se inspira en los cuentos mitológicos de Escila y Caribdis, criaturas marinas que se dice que vagaban por las aguas entre Italia y Sicilia. Fuente: Saverio Adriano Marchisciana

Autor: Nathan Falde

Siguiente Artículo