All  
Portada-El Zar Nicolás II, a caballo, pasa revista a sus tropas en 1905, durante la Guerra Ruso-Japonesa (Public Domain)

Autoridades Rusas Exhumarán los Restos del Zar Nicolás II para Realizar Nuevas Pruebas de ADN

Las autoridades rusas han decidido exhumar los restos mortales de su último zar, Nicolás II, quien supuestamente fuera asesinado –junto con toda su familia- en el año 1918, en el transcurso de la Guerra Civil que estalló tras la Revolución Bolchevique.

Los restos atribuidos al zar, su esposa y tres de sus hijos fueron exhumados en 1991 y enterrados de nuevo, con todos los honores, en el año 1998 en la ciudad de San Petersburgo, en presencia del entonces presidente ruso, Borís Yeltsin y de representantes de varias casas reales. No obstante, expertos rusos encontraron en un bosque cerca de Yekaterimburgo (Montes Urales) otros restos óseos en el año 2007 cuyas pruebas genéticas, realizadas en Estados Unidos, confirmaron que pertenecían a dos de los niños de la Casa Romanov: el heredero, el Zarevich Alexéi y la Gran Duquesa María. Datos que obligaron a reabrir la investigación.

En octubre del año 2008 el Tribunal Supremo de Rusia rehabilitó a la familia imperial al dictaminar que el zar, su esposa Alejandra y sus cinco hijos -Olga, Tatiana, María, Anastasia y Alexéi- fueron víctimas de la represión política perpetrada por los bolcheviques.

Fotografía del Zar Nicolás II y su familia tomada en 1913 por la Levitsky Company (Public Domain)

Fotografía del Zar Nicolás II y su familia tomada en 1913 por la Levitsky Company (Public Domain)

El Comité de Instrucción de Rusia (CIR) dio por concluido el caso en el año 2011 al considerar que el Supremo había cerrado esa página de la historia del país cuando dictaminó  que la familia Romanov fue asesinada "por motivos de clase, sociales y religiosos", ya que sus asesinos consideraban que "representaban un peligro para el estado soviético y el orden político" vigente en 1918.

Sin embargo, según informaciones publicadas en el diario El Mundo, el CIR ha decidido reabrir ahora la investigación para realizar nuevas pesquisas sobre la autenticidad de dichos restos, tal y como vienen exigiendo desde hace años sus descendientes y la Iglesia Ortodoxa Rusa.

"Para ello será necesario proceder a la exhumación de los restos del emperador Nicolás II y de su esposa la emperatriz Alexandra Fiódorovna, actualmente en la catedral de San Pedro y San Pablo de San Petersburgo", informó el portavoz del Comité de Instrucción, Vladímir Markin, a medios locales.

El Zar y su heredero, el zarévich Alexéi, serrando leña en Tobolsk durante el invierno de 1917-18, pocos meses antes de ser asesinados por los bolcheviques. (Wikimedia Commons)

El Zar y su heredero, el zarévich Alexéi, serrando leña en Tobolsk durante el invierno de 1917-18, pocos meses antes de ser asesinados por los bolcheviques. (Wikimedia Commons)

Asimismo, Markin explicó que el CIR ha optado por tomar esta decisión tras la creación de un grupo de trabajo interministerial cuya finalidad será la de enterrar los restos del heredero de Nicolás II, el zarévich Alexéi, así como los de su hermana, la Gran Duquesa María, hallados en el año 2007. Dicho grupo de trabajo propuso también investigar los restos de la hermana de la emperatriz, Elizaveta Fiódorovna y extraer muestras de sangre del abuelo del último zar, el Emperador Alejandro II, lo que exigirá a su vez la exhumación de los restos de Nicolás II y su esposa.

Por otra parte, según ha informado la agencia Interfax,  expertos genéticos, en presencia de representantes del CIR y de la Iglesia Ortodoxa Rusa, ya habrían tomado muestras, tanto del esqueleto de Nicolás II como de la ropa de su abuelo, asesinado en 1881 por la explosión de una bomba en un atentado terrorista.

La Casa Romanov, que siempre ha puesto en duda la autenticidad de los restos recuperados hasta el momento, aplaude la decisión de las autoridades rusas al proceder a realizar estas nuevas pruebas genéticas.

 Disturbios en el distrito de Presnya, Moscú, 1905. Los revolucionarios, disconformes con el Manifiesto de Octubre emitido por el Zar Nicolás II, asaltan las barricadas levantadas por la policía. Fotografía de una pintura de Iván Vlamidirov, Imperial War Museum. (IWM Non Comercial Licence)

Disturbios en el distrito de Presnya, Moscú, 1905. Los revolucionarios, disconformes con el Manifiesto de Octubre emitido por el Zar Nicolás II,  asaltan las  barricadas levantadas por la policía. Fotografía de una pintura de Iván Vlamidirov, Imperial War Museum. (IWM Non Comercial Licence)

"Si es necesaria alguna exhumación, deberá realizarse. Es un asunto demasiado importante. El proceso de investigación debe ser transparente. Estamos a favor de que durante todas las fases estén presentes representantes de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Finalmente tendremos la oportunidad de esclarecer la verdad: saber si son los restos de los zares mártires o pertenecen a otras personas", declaró el representante de la Casa Romanov, Alexander Zakatov, a Interfax.

Por su parte, la jefa de la Casa Imperial Rusa, María Románova, residente en Madrid, calificó de "acertada" y "muy importante" la reapertura del caso, ya que "hay que responder a preguntas que preocupan a mucha gente".

Nicolás II, fue obligado a abdicar en marzo de 1917, en medio de la guerra civil que estalló en Rusia tras la Revolución de Octubre de 1917

Fotografía tomada en 1910 de las cuatro Grandes Duquesas y el Zarévich, los cinco hijos del zar Nicolás II, asesinados junto con sus padres el 17 de julio del año 1918. (Wikimedia Commons)

Fotografía tomada en 1910 de las cuatro Grandes Duquesas y el Zarévich, los cinco hijos del zar Nicolás II, asesinados junto con sus padres el 17 de julio del año 1918. (Wikimedia Commons)

Según la historia oficial, los bolcheviques lo mantuvieron prisionero a él y a toda su familia hasta que fue conducido junto con su mujer, sus cinco hijos y su séquito, hasta el sótano de la casa de campo del comerciante Nikolái Ipatiev en Ekaterimburgo. Allí serían alineados y fusilados por 11 soldados el 17 de julio de 1918.

Cuentan que no todos murieron en el acto y que varias de las hijas del zar fueron rematadas a golpes de culata y bayoneta, porque las balas chocaron contra las joyas que ocultaban cosidas bajo sus vestidos. Sus cuerpos habrían sido enterrados en dos ocasiones en lugares distintos, para no dejar rastro, después de que los soldados los rociaran con ácido sulfúrico.

Sobre el lugar en el que supuestamente se cometieron los asesinatos, la casa de Ipatiev, se alza ahora la “Iglesia sobre la Sangre en Honor a los Santos Mártires de la Patria Rusa.”, consagrada a Nicolás II, su esposa y sus cinco hijos, canonizados por la Iglesia Ortodoxa Rusa en el año 2000. ¿Lograrán las nuevas investigaciones cambiar la historia de la Casa Romanov y, por tanto, la propia historia de Rusia?

Iglesia sobre la Sangre, construida sobre el lugar en el que Nicolás II, último Zar de Rusia, su familia y sus sirvientes fueron asesinados. (Wikimedia Commons)

Iglesia sobre la Sangre, construida en el lugar en el que Nicolás II, último Zar de Rusia, su familia y sus sirvientes fueron asesinados. (Wikimedia Commons)

Imagen de portada: El Zar Nicolás II, a caballo, pasa revista a sus tropas en 1905, durante la Guerra Ruso-Japonesa (Public Domain)

Autor: Mariló T.A.

Siguiente Artículo