All  
Portada - Ilustración de Zaratustra (Wikimedia Commons)

Zaratustra – revolucionario iraní y primer profeta de la historia

Hubo un tiempo en que la filosofía surgida de las enseñanzas politeístas afirmaba la unidad, así como la existencia de una única entidad y un solo poder universal. Fue entonces cuando las palabras persas "goftare nik , pendare nik, kerdare nik",  los pensamientos positivos, el significado noble de las buenas palabras y las buenas acciones se convirtieron en las principales claves de la religión conocida como Zoroastrismo. Considerada como la primera religión monoteísta de la historia, fue fundada por un hombre que también aparece como el primer profeta y filósofo de la historia de la humanidad. Su nombre era Zaratustra. Sus ideas surgieron en la propia región en que vivió que según se cree, fue el actual noreste de Irán, por aquel entonces uno de los lugares en los que prosperaba la civilización aria.

Nacimiento e infancia

Todo comenzó cuando un hombre llamado Pourushaspa conoció a una joven de nombre Dughdova. Se casaron y ella pasó a formar parte de la familia de Pourushaspa llamada Spitama. Tuvieron dos niños y, algunos años más tarde, parientes y amigos recibieron la noticia de que Dughdova estaba embarazada de su tercer hijo. La leyenda cuenta que mientras estuvo encinta experimentó pesadillas apocalípticas. Así, en su quinto mes de embarazo, soñó que el mundo era destruido y como se asustó tanto, un ángel se le apareció en sueños comunicándole que llevaba en su vientre a un niño muy especial que cambiaría el mundo e impediría que el mal saliera victorioso. El tiempo pasó y el día del parto llegó. En cuanto nació, la familia y parientes notaron, inmediatamente, que el pequeño era diferente al resto: el bebé no gritó al llegar al mundo, sino que se rió alegremente, manteniendo dicha sonrisa sobre su rostro. Pourushaspa y Dughdova llamaron a su hijo recién nacido Zaratustra, que significa "luz dorada".

Durante muchos siglos los historiadores no se pusieron de acuerdo con respecto a la fecha de nacimiento de Zaratustra, sin embargo recientes pruebas arqueológicas e históricas indican que nació entre los años 1800 - 1700 a. C. Estos datos coinciden con la fecha tradicional otorgada al calendario zoroástrico, que se inicia precisamente con su nacimiento, el 26 de marzo de 1738 a. C. En la actualidad los zoroastristas modernos aún celebran esta fecha que, además, coincide con la celebración persa del año nuevo o Nowruz del 21 de marzo.

Durante su infancia, Zaratustra desarrolló una profunda curiosidad por la naturaleza y el sentido de la vida. Era un niño muy inteligente y observador que siempre quería respuestas claras a los interrogantes que se planteaban en su mente. Con su capacidad de ver más allá de la mera superficie de las cosas y de penetrar su causa y significado más profundos, a menudo se enfrentaba a los maestros y sacerdotes del lugar en discusiones acerca del sentido de las antiguas enseñanzas politeístas. Sin embargo, dichos sacerdotes y maestros a duras penas lograban contestar sus preguntas y el propio Zaratustra no se sentía satisfecho con las respuestas recibidas. Al cumplir nueve años, sus amigos le concertaron un encuentro con el sacerdote más importante de su ciudad para que pudiesen discutir sobre todas las cuestiones para las que aún seguía sin respuesta. Zaratustra y el sacerdote dialogaron durante horas, pero en última instancia, ninguno de los dos logró convencer al otro. Sin embargo, muchas de las preguntas de Zaratustra afectaron profundamente al sacerdote. El hecho de no poder responder a las cuestiones que el pequeño le planteaba le impresionó y le hizo sentirse como un miserable. La leyenda relata que mientras el sacerdote volvía a su casa tras el encuentro, atormentado por lo vivido, sufrió un infarto y murió.

Cuando Zaratustra cumplió 20 años, decidió abandonar su tierra natal y viajar a lugares lejanos en busca de la Verdad. Pasó años filosofando en los desiertos, bosques, montes y estepas de muchos países. Durante sus viajes también conoció a una mujer llamada  Hvovi, con quien se casó y tuvo seis hijos.

Faravaha.png

El Faravahar, símbolo del Zoroastrismo en las ruinas de Persépolis, Irán (Wikimedia Commons)

La iluminación

Tras diez años viajando por el mundo, Zaratustra alcanzó la edad de 30 años. Una mañana, muy temprano, fue al río a buscar agua para su casa. En el preciso momento en que puso pie en las aguas del río, se le apareció una entidad divina llamada Vohu Mana, que significa Mente Buena. Vohu Mana le abrió la puerta interior que conducía a la luz brillante y divina del Dios llamado Ahura Mazda, que quiere decir Espíritu Sabio. En su visión, experimentó la presencia de Ahura Mazda y lo percibió como creador del Universo. También experimentó la presencia de los llamados Amesha Spentas, seis entidades divinas que actúan como protectores del mundo físico y están a las órdenes de Ahura Mazda. Zaratustra percibió a los Amesha Spentas como entidades abstractas, aunque antiguamente habían sido descritos como ángeles en las escrituras, para facilitar la comprensión de su naturaleza abstracta. Comprendió el papel de los Amesha Spentas en el orden del mundo y en la creación. La creación del universo le fue revelada y también la importancia de la Verdad y el Orden. Comprendió que la Verdad y el Orden eran esenciales para mantener el universo como un lugar en el que reinara el bien, alejado del espíritu del mal, Ahriman, que siempre trataría de implantar la mentira en las mentes de las gentes para extender la falsedad, la miseria y el caos. Zaratustra había recibido la iluminación. La Verdad que durante tanto tiempo había buscado había aparecido de repente. En aquel momento, todas sus preguntas fueron respondidas.

Aliviado y contento, Zaratustra decidió que debía compartir con el mundo el  mensaje divino que había recibido. Regresó a su ciudad natal, junto a los suyos. Reunió a todos los miembros de su familia, se lo explicó todo sobre su iluminación y les preguntó si estaban dispuestos a seguirle, vivir según su filosofía y compartir su mensaje divino. El primero en unirse a Zaratustra fue su hermano Maedyoimaha. Después le siguieron su esposa Hvovi y sus seis hijos.

Segunda parte del artículo: La aparición del Zoroastrismo y la herencia de Zaratustra

Imagen de portada: Ilustración de Zaratustra  (Wikimedia Commons)

Autor: Mahbod Khanbolouki

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo