Portada-Este bloque de piedra muestra a Ay recibiendo la condecoración del ‘Oro de Honor’ de manos del faraón Akenatón en su tumba de Amarna. Fotografía: (Flickr/CC BY-SA 2.0)

La vida del poderoso e intrigante Ay: faraón del antiguo Egipto y posible padre de Nefertiti

El faraón Ay es conocido en algunos libros populares como el hombre que quizás asesinó a Tutankamón. Habitualmente, se le describe como un monstruoso faraón de la dinastía XVIII. No obstante, la historia real es muy diferente. Ay aparece en ella como uno de los hombres más importantes de su tiempo.

Cuando murió Tutankamón, Ay tenía unos 70 años, posiblemente fuese incluso más viejo. Atesoraba mucha experiencia como consejero de los faraones y era todo un líder. El reinado de Ay comenzó oficiosamente cuando Tutankamón aún vivía, pero su camino hacia el trono ya dio comienzo cuando se convirtió en visir de Akenatón. Era el hombre mejor preparado para reinar sobre Egipto en su época y al parecer estaba emparentado con la familia real.

La familia de Ay

Se cree que Ay fue un egipcio nativo que nació en Akhim como hijo de Yuya y Tuya. Su padre Yuya habría ejercido como miembro de la casta sacerdotal de Min en Akhim. El nombre Yuya no era muy común en Egipto, lo que podría sugerir que procedía de Siria, aunque esto no es seguro. Con su esposa Tuya (Tjuyu), también tuvo una hija: la futura reina Tiye, madre de Akenatón. Yuya se convirtió en un hombre muy influyente en la corte real de Amenhotep III, pero de hecho ya lo fue en la de su antecesor Tutmosis IV, padre de Amenhotep. De hecho fue un personaje importante hasta tal punto que se hizo acreedor del raro privilegio de construir su tumba en el Valle de los Reyes, destinado en un principio a miembros de la realeza.

Según una inscripción que aparece en la tumba tebana de Ay (WV23), fue también padre de la famosa reina Nefertiti y de Mutnodjmet, futura esposa del faraón Horemheb. De hecho, los personajes principales del período de Amarna y las últimas décadas de la dinastía XVIII formaban parte de la familia de Ay . Ay reinó sobre Egipto entre el 1325 a. C. y el 1321 a. C. Tuvo dos esposas principales, Iuy y Tey.

La pobre viuda Ankesenamón

Tras la muerte de Tutankamón, Ay se casó con su viuda Ankesenamón. Probablemente fuese su nieta además de su nueva esposa. Según archivos hititas, Ankesenamón escribió una carta muy dolida al rey de los hititas, Suppiluliuma I. En ella, le pedía que le concediera la mano de uno de sus hijos para que se casara con ella y de este modo se convirtiese en el nuevo faraón. Ankesenamón decía en la carta que no quería ser la esposa de Ay. Suppiluliuma I se mostró reticente en un principio, pero tras algunas averiguaciones que confirmaron que la carta era auténtica, decidió enviar a su hijo Zannanza a Egipto. Desgraciadamente, mataron al joven principe en el transcurso de su viaje, a su paso por Siria. Es muy probable que fuese asesinado por egipcios.

Estatuas de Tutankamón y Ankesenamón en el Templo de Luxor. (CC BY-NC-ND 2.0)

Estatuas de Tutankamón y Ankesenamón en el Templo de Luxor. ( CC BY-NC-ND 2.0 )

De este modo, Ankesenamón se casó con el anciano Ay. De no haber sido así, habría pasado a formar parte del harén de viudas, mujeres solitarias, solteras y otras desgraciadas mujeres de los faraones. No parece que la vida en el harén fuese lo suficientemente buena para una muchacha de la realeza. Podemos suponer que Ay se casó con esta joven para protegerla y ofrecerle una vida mejor que la de la mayoría de las viudas del antiguo Egipto.

El amoroso padre de la reina Nefertiti

El nombre ‘Ay’ (it-netjer) significa “Padre de un dios”, pero de hecho fue quizás más bien padre de una diosa. Si Ay fue realmente el padre de Nefertiti, hizo todo lo posible por convertirla en la mujer más poderosa de su tiempo. El origen del poder de Nefertiti sigue siendo a día de hoy un misterio. Las pruebas demuestran que Ay era un hombre muy respetado en la corte de su esposo el faraón Akenatón. Éste asignó a Ay muchos cargos como “Escriba provisional del Rey”, “Portador del Abanico a la diestra del Rey”, “Señor de todos los Caballos de Su Majestad”, etc. Al igual que sus padres, Ay obtuvo permiso del faraón para construirse su tumba en la necrópolis real.  

Altar de adoración familiar en el que aparecen Akenatón, Nefertiti y tres de sus hijas; piedra caliza; Imperio Nuevo, período de Amarna, dinastía XVIII; c. 1350 a. C. – Colección: Museo Egipcio de Berlín, Inv. 14145. (Public Domain)

Altar de adoración familiar en el que aparecen Akenatón, Nefertiti y tres de sus hijas; piedra caliza; Imperio Nuevo, período de Amarna, dinastía XVIII; c. 1350 a. C. – Colección: Museo Egipcio de Berlín, Inv. 14145. ( Public Domain )

Tras la muerte de Akenatón, Ay regresó a Tebas. No estaba interesado en seguir la fe de Atón, como hicieron su hija y su yerno en la ciudad de Amarna. ¿Vivía aún Nefertiti por aquel entonces? Existen muchas teorías al respecto. Se sabe que Ay se hizo cargo de los reinados de Semenkare y Tutankamón. A la espera de su oportunidad de convertirse en faraón, fue un visir leal y un sabio consejero.

Una difícil relación con su yerno

Horemheb se casó con la segunda hija conocida de Ay: Mutnodjmet. Durante la primera fase de colaboración entre Ay y Horemheb, parece que se llevaron bien. No obstante, con el paso del tiempo se convirtieron en rivales. Horemheb era un guerrero, un soldado. Hasta entonces no había tenido ambiciones políticas, pero debido a su matrimonio con una mujer de la realeza y su pujante posición en la corte, empezó a soñar con ser coronado faraón tras la muerte de Tutankamón. El joven faraón era un niño aquejado de numerosas enfermedades, así que parecía probable que no viviera mucho tiempo. Según algunos registros, la relación entre Ay y Horemheb se rompió tras enviar Ay a su yerno a la capital, alejándole de las intrigas políticas, y durante este tiempo parece que Ay comenzó los preparativos para ser coronado faraón.

Detalle de una estatua de Horemheb expuesta en el Museo de Historia del Arte de Viena. (CC BY-SA 3.0)

Detalle de una estatua de Horemheb expuesta en el Museo de Historia del Arte de Viena. ( CC BY-SA 3.0 )

Al morir Ay, Horemheb le sucedió como faraón. Durante su reinado intentó eliminar todas las inscripciones que le vinculaban a Amarna. No quería relación alguna con el viejo mundo del que procedía. Quizás abrigaba la esperanza de crear una nueva familia real que pudiera reinar sobre Egipto durante siglos, pero no fue así.

¿Dónde está la momia de Ay?

La primera tumba de Ay fue construida en Tell-el-Amarna, la grandiosa ciudad de Akenatón. Esta tumba incluye la versión más larga del famoso himno a Atón. Tras el final de su sueño de vivir en la bella ciudad del “rey hereje”, Ay comenzó a construirse otra tumba en el sector occidental del Valle de los Reyes. Esta tumba tiene un aspecto muy similar a la de Tutankamón, lo que sugiere que fue diseñada o realizada por los mismos artistas. Fue saqueada ya en épocas antiguas. Al igual que la tumba de Tutankamón, solo su cámara funeraria incluye pinturas.

La tumba tebana de Ay (WV23). (Flickr/ CC BY-NC-SA 2.0)

La tumba tebana de Ay (WV23). ( Flickr/ CC BY-NC-SA 2.0 )

El sarcófago de Ay fue expuesto en el Museo Egipcio de El Cairo durante algún tiempo, pero en la actualidad se encuentra de nuevo en su tumba. Sin embargo, la momia de Ay jamás fue recuperada. Algunos investigadores creen que podría ser el individuo C de la tumba DB320. Otros afirman que ya se encontraría en el Museo de El Cairo, pero como momia sin identificar o sin clasificar.

Investigaciones anteriores sugieren que Horemheb podría haber destruido la momia de Ay para estar seguro de que no conseguía acceder al más allá, aunque esta hipótesis no parece muy probable. El descubrimiento de la momia podría responder muchas preguntas acerca de su vida, muerte, dieta, enfermedades y edad. Pero por el momento, el gran faraón Ay continuará siendo uno de los muchos misterios del antiguo Egipto.

Imagen de portada: Este bloque de piedra muestra a Ay recibiendo la condecoración del ‘Oro de Honor’ de manos del faraón Akenatón en su tumba de Amarna. Fotografía: ( Flickr/CC BY-SA 2.0 )

Autor: Natalia Klimczak

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Fuentes:

Brier, Bob, The Murder of Tutankhamun: A True Story, 1998

Desroches-Noblecourt, Christiane, Tutankhamun: Life and Death of a Pharaoh, 1963.

Aldred, Cyril, Akhenaten: King of Egypt, 1991.

www.kingtutone.com/pharaohs/ay/

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article