Portada - Pintura de Charles Le Brun en la que Alejandro y Hefestión (con capa roja), se enfrentan a Porus en la batalla de Hydaspes. (Public Domain)

La relación entre Alejandro Magno y su general Hefestión: ¿Amigos íntimos o amantes?

Alejandro Magno era considerado un mujeriego: su lista de amoríos es bastante extensa. Sin embargo, algunos investigadores sugieren que también se enamoró de al menos dos hombres, siendo uno de ellos Hefestión, uno de los generales de su ejército.

Los expertos no tienen la posibilidad de realizar estudios empíricos para estar seguros de los pensamientos y sentimientos de aquellos que vivieron en la época de Alejandro Magno. Como máximo pueden sacar conclusiones de los documentos históricos de los que se disponen. Todo lo que existe en este sentido es de hecho un rompecabezas cuyas piezas intentan encajar los investigadores para su interpretación.

Compañeros y hermanos

Hefestión nació, al igual que Alejandro, hacia el año 365 a. C. Era hijo de Amyntor, un noble macedonio. Hefestión era amigo y compañero de Alejandro Magno, además de general de su ejército. Según antiguas fuentes, su relación con el rey era muy especial. Ha sido descrito como su amigo más querido, la persona que fue testigo de los momentos más cruciales de la vida de Alejandro, y también como aquel con quien el rey compartía sus secretos más íntimos.

Cabeza de una estatua de Hefestión esculpida en mármol. Museo Getty de California. (Public Domain)

Cabeza de una estatua de Hefestión esculpida en mármol. Museo Getty de California. ( Public Domain )

Alejandro y Hefestión pasaron juntos prácticamente toda su vida, hasta la muerte de Hefestión en el año 324 a. C. Viajaron, combatieron en el campo de batalla y vivieron juntos muchas aventuras. Se cuenta además que Alejandro se sentía muy unido a Hefestión debido a su sensibilidad, amor por la literatura e inteligencia. Cuando Hefestión murió, la vida de Alejandro se derrumbó. Como rey, no contaba con muchos amigos en quienes poder confiar. Parece que al menos sí creía en la lealtad de su madre Olimpia, de Hefestión y de su amigo Ptolomeo, futuro faraón de Egipto bajo el título de Ptolomeo I Sóter. Según algunos escritos posteriores, Alejandro se sintió terriblemente solo tras la muerte de su querido amigo, y de hecho murió apenas unos pocos meses después de haber enterrado a Hefestión.

¿Amigos o amantes?

A lo largo de la historia, las amistades masculinas en la antigua Grecia podrían considerarse en cierto modo únicas. Los hombres griegos amaban a sus mejores amigos como a hermanos, y les consideraban miembros de su propia familia, por lo que la forma en que se trataban a menudo podía ser malinterpretada.

Del mismo modo, las fuerzas militares de la antigua Grecia (por ejemplo, los espartanos), creían que las prácticas homosexuales reforzaban los vínculos existentes entre los soldados. Esta interacción entre hombres fue un tema muy popular entre muchos autores de la antigüedad. El gran filósofo Platón escribe en su obra El Banquete cómo el interlocutor Fedro realiza un comentario sobre la importancia de las relaciones sexuales entre hombres, que estimulan la camaradería y el valor en el campo de batalla. Muchos investigadores han interpretado el interés de Platón en este tema como una confirmación de que mantuvo una relación de este tipo con Sócrates, aunque no existen pruebas que confirmen esta teoría.

Detalle de la Copa Warren, en cuya superficie se encuentra grabada esta explícita escena de una relación sexual entre un hombre maduro con barba y un joven. (Public Domain)

Detalle de la Copa Warren, en cuya superficie se encuentra grabada esta explícita escena de una relación sexual entre un hombre maduro con barba y un joven. ( Public Domain )

Según Paul Cartledge, profesor de Historia Griega de la Universidad de Cambridge que ha expuesto su teoría en su obra Alejandro Magno: la búsqueda de un nuevo pasado :

La cuestión de la sexualidad de Alejandro su orientación sexual predominante ha reanimado, o molestado, a muchos de los estudiosos de la vida de Alejandro. Quedan pocas dudas de que amó al menos a dos hombres. El primero fue el noble macedonio Hefestión, amigo de su infancia, a quien consideraba  −y a quien quizás también se refería como su alter ego. Se cuenta que la reina madre persa en una ocasión confundió a Hefestión, más alto, con Alejandro, quien disculpó el sonrojo de la reina susurrando que ‘Hefestión también era Alejandro’. Si la relación de Alejandro con Hefestión, un poco mayor que él, era del tipo que en el pasado no se osaba comentar, no es seguro, aunque es muy probable que lo fuera. En cualquier caso, las costumbres griegas y macedonias habrían estimulado un activo componente sexual en la relación entre ambos, más que inhibirlo o censurarlo. Al igual que la caza por ejemplo, se creía que la homosexualidad fomentaba el valor masculino, en especial desde un punto de vista marcial.

Si seguimos esta línea de pensamiento, habría al menos otro hombre que podría haberse contado entre los amantes masculinos de Alejandro. Su nombre era Bagoas y era un eunuco persa. Sin embargo, es imposible conocer con certeza la auténtica naturaleza de su relación ya que no disponemos de información directa acerca de las preferencias sexuales de Alejandro.

‘Bagoas suplica en nombre de Nabarzanes’ (Public Domain)

‘Bagoas suplica en nombre de Nabarzanes’ ( Public Domain )

En busca de la verdad

La homosexualidad era algo normal en la antigüedad, aunque en el caso de Alejandro y Hefestión es difícil llegar racionalmente a una conclusión que confirme la auténtica naturaleza de la relación que existía entre ambos. Incluso en el caso de que hubieran sido amantes, las creencias y la percepción de las relaciones homosexuales en aquella época eran definitivamente diferentes a las de hoy en día.

Las bodas de Susa: Alejandro con Estatira (derecha) y Hefestión con Dripetis (izquierda). Grabado de finales del siglo XIX. (Public Domain)

Las bodas de Susa: Alejandro con Estatira (derecha) y Hefestión con Dripetis (izquierda). Grabado de finales del siglo XIX. ( Public Domain )

Tras la muerte de Hefestión, Alejandro decidió construir en Macedonia un impresionante monumento en su memoria. En la actualidad se ha planteado la posibilidad de que la tumba de Anfípolis podría haber sido construida en honor a Hefestión. Es posible que las cenizas del gran amigo de Alejandro fueran llevadas hasta allá desde los desiertos de Persia. La respuesta al interrogante de cual era la relación entre Alejandro y Hefestión, de todos modos, quedó enterrada con ellos en sus tumbas.

Imagen de portada: Pintura de Charles Le Brun en la que Alejandro y Hefestión (con capa roja), se enfrentan a Porus en la batalla de Hydaspes. ( Public Domain )

Autor: Natalia Klimczak

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Fuentes:

Kenneth J. Dover, Greek Homosexuality, 1978.

Paul Cartledge, Alexander the Great: The Hunt for a New Past, 2004.

Greek Homosexuality, disponible en:
http://www.livius.org/articles/concept/greek-homosexuality/

An atypical affair? Alexander the Great, Hephaistion Amyntoros and the nature of their relationship by Jeanne Reames, disponible en:
https://www.academia.edu/2512447/An_atypical_affair_Alexander_the_Great_Hephaistion_Amyntoros_and_the_nature_of_their_relationship

Alexander the Great, disponible en:
http://www.gayheroes.com/alex.htm

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article