All  
Cráneo de la Edad de Bronce in situ en el valle de Tollense

Antiguos guerreros muestran que los europeos adoptaron tardíamente los productos lácteos

La investigación realizada sobre guerreros de la Edad de Bronce que murieron en una batalla en Alemania ha revelado algo notable sobre la evolución de la digestión humana. Estableció que solo en los últimos miles de años las personas han podido tolerar la lactosa, es decir, consumir productos lácteos. Estos hallazgos muestran que algo que damos por sentado es un fenómeno relativamente nuevo.

Los paleogenetistas de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz en Alemania estudiaron los huesos de los guerreros asesinados en quizás la batalla más antigua conocida en la historia europea y sin duda la más antigua al norte de los Alpes. En algún momento alrededor del 1200 a. C., varios miles de hombres, algunos a caballo, lucharon entre sí, a lo largo del río Tollense. Desde que se descubrió el campo de batalla en la década de 1990, se han encontrado más de 100 restos humanos con signos de trauma violento. La Universidad de Mainz informa que "muchos todavía contienen puntas de flecha, mientras que algunos cráneos parecen haber sido aplastados por objetos contundentes".

Hasta ahora, se han descubierto huesos de más de 100 individuos en el campo de batalla. (©: Stefan Sauer / Proyecto Valle de Tollense)

Hasta ahora, se han descubierto huesos de más de 100 individuos en el campo de batalla. (©: Stefan Sauer / Proyecto Valle de Tollense)

Genética del guerrero de la Edad de Bronce

Las víctimas del combate prehistórico ofrecieron a los genetistas una oportunidad única. Buscaban el gen que permite la persistencia de la lactasa (LP) que permite a los humanos tolerar y digerir la lactosa que está presente en la leche (y por lo tanto en todos los productos lácteos). Cuando somos bebés está presente el gen que nos permite digerir la leche materna, pero este a menudo se pierde en la edad adulta. Tener un LP alto significa que una persona puede seguir digiriendo la leche y sus subproductos.

Los paleogenetistas examinaron el ADN de los guerreros Tollense asesinados en busca del gen que permite a los adultos consumir leche y sus derivados. El análisis de ADN mostró que "los datos genéticos indican que estos individuos representan una sola población no estructurada de Europa Central / del Norte", escribió el investigador en Current Biology. Se utilizaron unas 27 muestras en el estudio para buscar la mutación genética que ayuda a los humanos en la edad adulta a consumir productos lácteos.

Según los datos de los fallecidos de la batalla de Tollense, se descubrió que solo "uno de cada ocho tenía un gen que descompone la lactosa, un tipo de azúcar en la leche", informaron los investigadores. Esto fue asombroso porque aproximadamente el 90% de las personas que viven en esta parte de Alemania, hoy, son tolerantes a la lactosa. Sin embargo, aparte de algunas variaciones genéticas, los que murieron en la Edad del Bronce tenían la misma genética que los habitantes modernos del valle.

Los arqueólogos han estado buscando sistemáticamente una sección a lo largo del río Tollense durante más de 10 años. (©: Stefan Sauer / Proyecto Valle de Tollense)

Los arqueólogos han estado buscando sistemáticamente una sección a lo largo del río Tollense durante más de 10 años. (©: Stefan Sauer / Proyecto Valle de Tollense)

Supervivencia del más apto

El profesor Joachim Burger, autor principal del estudio, dijo que "esta fue una gran diferencia cuando no puede haber más de 120 generaciones de humanos entre entonces y hoy", según el comunicado de prensa. Parece que las personas desarrollaron la capacidad de tolerar la lactosa en un período relativamente corto, desde una perspectiva genética. Esto fue una revelación para los expertos. Verificaron sus hallazgos con huesos de la Edad de Bronce encontrados en Europa del Este y estos resultados corroboraron sus hallazgos.

La razón de esto probablemente sea la selección natural. El profesor Daniel Wegmann, de la Universidad de Friburgo, afirmó que, 'Llegamos a la conclusión de que, durante los últimos 3.000 años, las personas con persistencia de la lactasa tuvieron más hijos o, alternativamente, esos niños tuvieron mejores posibilidades de supervivencia que aquellos sin este rasgo' según el Comunicado de prensa del sitio web de la Universidad de Mainz.

Se estima que quienes tenían el gen que podía descomponer la lactosa y, por lo tanto, consumir leche, tenían más posibilidades de vivir hasta la edad adulta y tener hijos. Tenían más posibilidades de sobrevivir a la escasez de alimentos, que era común, y al beber leche no consumían agua contaminada. Esto podría explicar el hecho de que hoy en día más personas son tolerantes a la lactosa cuando sus antepasados ​​eran intolerantes a la lactosa.

Descubrimiento de una mandíbula en el río Tollense. (©: Ronald Borgwardt / Proyecto Valle de Tollense)

Descubrimiento de una mandíbula en el río Tollense. (©: Ronald Borgwardt / Proyecto Valle de Tollense)

Inmigrantes y cambios genéticos

En 2007, los miembros del equipo establecieron que ninguno de los primeros granjeros en Europa podía tolerar la leche. Burger es citado por el sitio web de la Universidad de Mainz diciendo que "es asombroso que, en el momento de la batalla en el Tollense, más de 4.000 años después de la introducción de la agricultura en Europa, la persistencia de la lactasa en los adultos todavía era tan rara". Los investigadores escribieron en Current Biology que "durante las Edades del Bronce y del Hierro, mucho después de que los humanos comenzaran a consumir leche de animales domésticos", la mayoría de las personas en esta área todavía eran intolerantes a la lactosa.

Una teoría propuesta fue que los inmigrantes llevaron a un mayor número de europeos que podían digerir la leche hasta convertirse en predominantes en la población. En Current Biology "Este rápido aumento se ha atribuido a una afluencia de personas de la estepa póntico-caspio que comenzó hace unos 5.000 años". Esto resultó en que más personas tuvieran persistencia de la lactasa en la edad adulta con el tiempo.

Pero vale la pena señalar que, en un informe anterior de este año, Ancient Origins cubrió el hallazgo de que la producción lechera "realmente no despegó" en toda Europa, mientras que el 80% de las muestras de cerámica neolítica de Gran Bretaña e Irlanda contenían productos lácteos.

Imagen de Portada: Cráneo de la Edad de Bronce in situ en el valle de Tollense Fuente: ©: Stefan Sauer / Proyecto Valle de Tollense

Autor: Ed Whelan

Referencias

J. Burger et al., Low prevalence of lactase persistence in Bronze Age Europe indicates ongoing strong selection over the last 3,000 years, Current Biology, 3 September 2020,
DOI:10.1016/j.cub.2020.08.033

Siguiente Artículo