All  
Observatorio El Caracol en Chichén Itzá (Wright Reading / CC BY-NC 2.0) e imagen compuesta de escaneo láser 3D de El Caracol desde arriba

Ingeniería avanzada descubierta en el Observatorio Maya de Chichén Itzá

En 1526, el conquistador español Francisco de Montejo llegó a la península de Yucatán en México y encontró la mayoría de las grandes ciudades mayas profundamente erosionadas y desocupadas. A muchas generaciones de los maestros constructores, ingenieros y científicos que concibieron y construyeron las ciudades, los mayas restantes que encontraron se habían degenerado en grupos guerreros que practicaban rituales de sangre y sacrificios humanos.

La gran ciudad de Chichén Itzá quedó reducida a pilas de piedras, con los vestigios de edificios, pirámides y otras estructuras en ruinas. Los ancianos mayas con los que he hablado informan que Chichén Itzá era una universidad de enseñanza y que diferentes culturas en las Américas tuvieron acceso a una variedad de ciencias, estudios agrícolas y artes curativas durante cientos o miles de años. Todavía no conocemos la verdadera edad de los mayas, pero las excavaciones recientes del Dr. Richard Hansen, en la cuenca El Mirador en Guatemala, muestran que la agricultura en esa región floreció alrededor del 2600 a.C., hace más de 5000 años.

 

 

Ciencias altamente avanzadas

Ahora sabemos que los mayas desarrollaron una serie de ciencias muy avanzadas, destacadas por su espectacular conocimiento de la astronomía; eran ingenieros hábiles y tenían una matemática que podía calcular fechas de miles de millones de años en el pasado y en el futuro lejano. Se estima que cuando Fray Diego de Landa descubrió textos en edificios y en uso por los supervivientes, los quemó y destruyó bibliotecas, manuales técnicos y la historia de una de las culturas más avanzadas de nuestro planeta, dejándonos maravillados con la historia de los mayas.

El Caracol en Chichen Itza (Laurent de Walick / CC BY 2.0)

El Caracol en Chichen Itza (Laurent de Walick / CC BY 2.0)

En 1913, Sylvanas Morley, una arqueóloga estadounidense que trabajaba con el Instituto Carnegie, recibió permiso del gobierno mexicano para excavar la principal Acrópolis de Chichén Itzá. Uno de estos edificios fue El Caracol, que descubrió que era un observatorio astronómico para cartografiar los cielos.

[Arriba] El Caracol como apareció justo antes de que comenzara la excavación mayor (MALER, 1892), y [Abajo] El Caracol como es hoy (Kelly Lenfest, 2016 / CC BY-NC-SA 2.0)

[Arriba] El Caracol como apareció justo antes de que comenzara la excavación mayor (MALER, 1892), y [Abajo] El Caracol como es hoy (Kelly Lenfest, 2016 / CC BY-NC-SA 2.0)

Cuando el equipo de excavación comenzó a reensamblar el edificio, se encontraron con una serie de características de diseño avanzadas que solo podrían haberse incorporado después de una investigación y desarrollo significativos y una comprensión para alinear correctamente el observatorio central con el cosmos.

A través de una cuidadosa reconstrucción y observación, hemos logrado grandes avances en el aprendizaje de cómo los mayas usaban el observatorio para trazar el movimiento de planetas específicos, el comienzo y el final de las estaciones y otros eventos astronómicos.

Observando el espacio y el tiempo

El observatorio El Caracol se encuentra en una enorme plataforma de 75 por 57 metros (246 por 246 pies), diseñada para sostener la torre y contrarrestar cualquier movimiento en la Tierra. Hasta la fecha, no se ha utilizado ningún radar de penetración de superficie para detectar lo que se encuentra dentro de la plataforma, pero parece que se incorporó un sistema de drenaje para evitar que el agua se acumule en la superficie. La terraza, que conecta el observatorio con la plataforma, mide 26 por 30 metros (85 por 98 pies) y contiene elementos de ingeniería que funcionan de una manera sorprendentemente eficiente como mecanismo de visualización. Dos tramos de escaleras conducen a la estructura cilíndrica de alta complejidad que se asienta sobre una base redonda de 18 metros de diámetro y que está cubierta por frisos estilo Puuc con cornisas salientes.

Frisos en El Caracol (Wolfgang Sauber / CC BY-SA 3.0)

Frisos en El Caracol (Wolfgang Sauber / CC BY-SA 3.0)

La torre, el área de observación principal, se encuentra a 28 metros (92 pies) sobre el nivel del suelo y está rodeada por dos enormes ranuras curvas. La ranura que mira al oeste cae más de ocho metros (26 pies) en la base del edificio, mientras que la ranura que mira al este tiene solo unos pocos pies de profundidad. Regresaremos a estas ranuras en breve, pero debe tenerse en cuenta que cada una fue diseñada para soportar un aparato de visualización móvil que se anclaba en la base.

La interpretación del artista de la fachada móvil proporciona una idea de cómo se colocaron dentro de las enormes ranuras. (Gráfico de Mark Lamirande, de Lamirande Design

La interpretación del artista de la fachada móvil proporciona una idea de cómo se colocaron dentro de las enormes ranuras. (Gráfico de Mark Lamirande, de Lamirande Design

La construcción de la torre Caracol contiene una serie de interesantes innovaciones tecnológicas y arquitectónicas que culminan en tres cilindros concéntricos separados por bóvedas de anillos. El cilindro exterior tiene cuatro puertas colocadas en el punto cardinal de la brújula. Un "pasillo" circular lo separa del cilindro central que mide 8 metros (26 pies) de diámetro. El segundo círculo tiene cuatro puertas en quincuncio (cinco puntos dispuestos en cruz) en relación con las del exterior. Como el primero, tiene techo abovedado y contiene un núcleo central sólido de mampostería en el que un estrecho pasaje en espiral conduce a la cámara alta, con mirillas en los muros. El edificio sufrió graves daños cuando fue descubierto y solo tres mirillas supervivientes nos brindan suficiente información para comprender la función del observatorio.

Mirilla en El Caracol. (Vía autor)

Mirilla en El Caracol. (Vía autor)

El sistema astronómico maya revelado

Las observaciones astronómicas se realizaron examinando los ángulos trazados por la luz que viaja a lo largo del túnel formado por una mirilla larga y estrecha. Las mediciones del ángulo entre el borde derecho de la abertura exterior y el borde izquierdo de la abertura interior permiten observaciones extremadamente precisas. Lo que ahora entendemos es que la primera abertura de observación mira directamente al sur; el segundo se alinea con la puesta de la luna el 21 de marzo; el tercero mira directamente hacia el oeste y hacia el punto donde el sol se pone en los equinoccios del 21 de marzo y 21 de septiembre.

Las mirillas estaban situadas exactamente donde estaba posicionado el sol para las observaciones del equinoccio y el solsticio. (Vía autor)

Las mirillas estaban situadas exactamente donde estaba posicionado el sol para las observaciones del equinoccio y el solsticio. (Vía autor)

Finalmente, el segundo mirador a través de la misma mirilla corresponde a la puesta del sol en el solsticio de verano del 21 de junio. Estos detalles son los cimientos del sistema astronómico maya; la X y la Y en las que se basan las observaciones más detalladas.

Piezas faltantes del rompecabezas

¿Cómo, podría preguntarse, pudieron los mayas calcular los movimientos de Venus y otros planetas, incluidos el sol y la luna? Los arqueólogos querrían hacernos creer que el ojo desnudo era suficiente para estas observaciones y cálculos, pero creo que falta una pieza en este rompecabezas. Una gran parte de la sección superior del observatorio está dañada y debe haber tenido mirillas adicionales y otras herramientas para ver los cielos.

Los científicos han determinado que el sol, la luna y Venus eran factores clave en la observación astronómica maya y han determinado que las mirillas se utilizaron para rastrear el movimiento de los planetas. (Fuente: YucatanToday.com)

Los científicos han determinado que el sol, la luna y Venus eran factores clave en la observación astronómica maya y han determinado que las mirillas se utilizaron para rastrear el movimiento de los planetas. (Fuente: YucatanToday.com)

El diseño original del observatorio parece haber sido multifuncional y puede haber incluido una serie de características de ingeniería que permitieron una mejor visualización. Debido a que la torre estaba muy erosionada, nunca sabremos cómo se veía el observatorio completo cuando estaba en funcionamiento, pero hay una serie de pistas que hasta ahora nunca se habían entendido bien. Quería obtener la opinión de un ingeniero para determinar si lo que sospechaba en el diseño de la terraza era posible. Llamé a Jim O'Kon, un ingeniero forense y experto en técnicas de construcción mayas, para revisar mi hipótesis y comentar sobre la función de las extrañas ranuras.

Mecánica y óptica para una visualización mejorada

Diseñado en la terraza exterior hay dos ranuras (fosos) que siguen la curvatura de la torre y sostienen un mecanismo de visualización. La ranura que mira al oeste tiene aproximadamente ocho metros (26 pies) de profundidad y podría haber albergado una fachada articulada que se movía con el movimiento de los planetas. La ranura oriental más pequeña tiene unos 2.5 metros (ocho pies) de profundidad y tenía un alcance y movimiento limitados. He razonado que los mayas construyeron estas ranuras para soportar un aparato de visualización o una fachada móvil y ópticas fijas. Esta estructura exterior se podía mover hacia arriba o hacia abajo según el operador y se colocó manualmente en la parte inferior de cada ranura.

Esta foto aérea del observatorio muestra las ranuras curvas que sostenían una fachada articulada orientada al Este / Oeste. (Captura de pantalla de Fly Riviera Maya, Youtube.com)

Esta foto aérea del observatorio muestra las ranuras curvas que sostenían una fachada articulada orientada al Este / Oeste. (Captura de pantalla de Fly Riviera Maya, Youtube.com)

Representación de ingeniería proporcionada por Jim O'Kon. Este sistema de rieles se sentó en la base de cada ranura (foso) y sostuvo una fachada articulada. (Imagen: Jim O'Kon)

Representación de ingeniería proporcionada por Jim O'Kon. Este sistema de rieles se sentó en la base de cada ranura (foso) y sostuvo una fachada articulada. (Imagen: Jim O'Kon)

O'Kon está convencido de que los mayas desarrollaron la rueda, (evidenciado por los numerosos juguetes descubiertos con ruedas), y creo que, en el pasado lejano, la adición de mecanismos o engranajes permitió que el aparato se moviera vertical y horizontalmente, como un ascensor para observar. los cielos. Estas nuevas funciones del observatorio permitirían la observación diurna o nocturna.

Esta rara foto, tomada en Copán, una antigua ciudad maya en Honduras, revela los detalles de un sistema de engranajes, que las primeras generaciones pueden haber usado en edificios y en el Observatorio de Chichén Itzá. (Foto de Astronaut Gods of the Maya, por Erich von Däniken).

Esta rara foto, tomada en Copán, una antigua ciudad maya en Honduras, revela los detalles de un sistema de engranajes, que las primeras generaciones pueden haber usado en edificios y en el Observatorio de Chichén Itzá. (Foto de Astronaut Gods of the Maya, por Erich von Däniken).

Una característica de ingeniería única sugerida por O'Kon es un sistema de rieles que soporta el movimiento de la fachada y se adapta a las ranuras, el revestimiento interior y el piso. La pista y la base con ruedas alojaban el aparato en movimiento, y se operaba manualmente dentro del interior de la terraza y se accedía a través de una puerta diseñada en el muro occidental. Sabemos que los romanos usaban sistemas de elevación similares para subir y bajar plataformas en el enorme Coliseo de Roma. Estos ascensores fueron diseñados para trasladar paisajes, gladiadores e incluso animales salvajes al anfiteatro principal para ver el entretenimiento. Creo que se utilizó el mismo tipo de ascensor para operar las fachadas de observación masivas dentro del observatorio. La representación del artista muestra una posición aproximada de las fachadas y cómo pueden haber aparecido. Lo que no podemos saber es qué dispositivos o herramientas adicionales se incrustaron en cada sección para observar los cielos.

La ranura occidental. Note las paredes reforzadas. (Vía autor)

La ranura occidental. Note las paredes reforzadas. (Vía autor)

Lentes para movimientos celestes

Para ver los movimientos celestes, los mayas habrían necesitado el uso de ópticas (lente cortada y pulida y ajustada a un dispositivo). Las primeras lentes conocidas se encuentran en la antigua Asiria (Irak y Siria) y en Egipto, y datan de alrededor del año 750 a.C. Estas primeras lentes fueron formadas a partir de cristal y pulidas para una claridad óptima. No vemos lentes modernos hasta la Edad Media cuando se concibió la ciencia de la óptica y se desarrollaron los primeros telescopios.

Es extraño notar que, aunque nunca se han descubierto lentes en Centroamérica, se han descubierto algunas de las tallas de cristal más sofisticadas de cráneos humanos. Los más conocidos de estos cráneos son los cráneos Mitchel-Hedges, Aztec y Maya, cada uno cortado, lijado y pulido con un nivel de precisión exacto que se encuentra en la artesanía moderna. Hasta que encontremos una lente, solo podemos asumir que los mayas tenían una forma de magnificar los planetas que estudiaron.

La calavera de cristal del Museo Británico, de dimensiones similares a la calavera más detallada de Mitchell-Hedges. (Rafał Chałgasiewicz / CC BY 3.0)

La calavera de cristal del Museo Británico, de dimensiones similares a la calavera más detallada de Mitchell-Hedges. (Rafał Chałgasiewicz / CC BY 3.0)

El Caracol es único entre los observatorios mayas porque su diseño no se duplica en ningún otro lugar del mundo y, como se señaló anteriormente, parece haber sido una herramienta de enseñanza para el aprendizaje superior. Debido a su gran antigüedad, nos quedan muchas preguntas en cuanto a su operación, función y lo que los mayas pudieron haber descubierto mientras exploraban el cosmos. Solo podemos esperar con anticipación a que los próximos códices o libros sagrados de astronomía se revelen a medida que los arqueólogos continúan desenterrando la historia antigua de los mayas.

Cliff Dunning es el presentador / productor del popular podcast, Earth Ancients : sorprendentes nuevos descubrimientos de nuestros planetas del pasado lejano. Su libro más reciente, The Black Knight Satellite, se lanzará en otoño de 2017. 

-

Imagen de portada: Observatorio El Caracol en Chichén Itzá (Wright Reading / CC BY-NC 2.0) e imagen compuesta de escaneo láser 3D de El Caracol desde arriba (www.cyark.org/ CC BY-SA 3.0); Deriv

Autor: Cliff Dunning 

Referencias

Jim O’Kon, The Lost Secrets of Maya Technology, New Page Books

Kenneth Treister, Maya Architecture: Temples in the Sky, University Press of Florida (April 16, 2013)

Erich von Däniken, Astronaut Gods of the Maya: Extraterrestrial Technologies in the Temples and Sculptures, Bear & Company (August 15, 2017)

Fly Riviera Maya, Youtube.com, December 13, 2013.

Siguiente Artículo