Imagen de Smikros / Dominio Público

Surgimiento y Evolución de la Música: En la Prehistoria a la Edad Media

En toda sociedad, en toda cultura, ha habido siempre algún tipo de expresión a través del fenómeno musical. Éste está inevitablemente influido por muchos factores, como la tradición y las creencias, pero también por desarrollo tecnológico o de la estructura social, lo que lo convierte en reflejo histórico de su tiempo.

Pero incluso antes de las primeras referencias escritas ya había música; algunos estudios sostienen incluso que ya se podía encontrar en los grupos migratorios que abandonaron África hace 50.000 años. A modo de introducción al tema, desde Ancient Origins os proponemos un viaje por los primeros compases de la música, desde su nacimiento hasta los inicios de la actual notación contemporánea.

Aunque inicialmente se asociaba el fenómeno musical en la Prehistoria a actividades relacionadas con lo sobrenatural, asumiendo así su origen intelectual, en la actualidad se tiende a asociar su aparición con el trabajo colectivo y las relaciones de apareamiento. Esto no excluye su presencia en rituales y celebraciones mortuorias, donde el baile y el canto simbolizaban la vida, en oposición al silencio y lo estático. Con las fiestas asociadas a los éxitos en la caza también aparecen las danzas extáticas y el uso de los primeros instrumentos de percusión, cuerda, viento y membrana, llamados a crear un ritmo y movimiento que recoge los tempos de la naturaleza y ayudan a separar el canto del habla.

Saltamos al Mundo Antiguo y nos centramos en Egipto y Mesopotamia. En el imperio del Nilo nos encontramos que la práctica y el estudio de la música, elevada a la categoría de arte místico, estaban reservados a los sacerdotes. Aparecen aquí las primeras referencias a escalas de siete notas y se perfecciona el proceso de construcción y fabricación de instrumentos, como pueden ser el oboe doble o ciertas arpas, que se pueden encontrar en numerosas escenas pictóricas. En el caso del Mesopotamia, el músico estaba dotado de un gran reconocimiento social y ya no se ciñe a espacios de culto, sino que también extiende su influencia a las fiestas palaciegas o los asentamientos bélicos. Muchas de las sonoridades habituales en la moderna música occidental proceden de esta civilización.

Imagen de Maler der Grabkammer des Nacht / Dominio Público

Imagen de Maler der Grabkammer des Nacht / Dominio Público

Grecia, al igual que en muchas otras artes, sirvió de crisol para numerosas tradiciones musicales. Su posición le sirvió para integrar en sus propias expresiones los ritmos y sonoridades de etruscos egipcios e indoeuropeos. Los griegos dotan a la música de un sentido educativo y cívico, y aparece imbricada al poema épico. En Atenas surgen los cantos ditirámbicos dedicados a Dionisos, protagonizados por el icónico aulós, similar a la flauta. Junto con este instrumento nos encontramos el uso de cítaras, liras, siringas, tympanones o crótalos.

Aunque Roma no introdujo grandes variaciones a nivel teórico, sí encontramos un cambio sustancial en cuanto a la relación de las masas con el fenómeno musical. Si en nuestros días Eurovisión es un evento transversal capaz de congregar la atención de medio mundo, una popularidad que se confirma con echar un vistazo a Oddschecker para comprobar cómo prácticamente todas las casas de apuestas incluyen este festival musical entre sus mercados, se debe en gran medida a la forma en la que el Imperio Romano concibe la música como un gran evento de masas, liberándola de la cárcel de las élites y los iniciados. El humor aparece también entre las temáticas de los cantos y surge el arquetipo del músico bohemio, entregado a una vida de deleite a cambio de distraer a los demás con su arte.

En los orígenes del Medievo no se aprecian grandes revoluciones, pero el desarrollo del canto relacionado con el culto a comienzos del siglo VII desembocó en los complejos pasajes armónicos del canto gregoriano. Sus obras se interpretan a capela, en latín culto y ritmo libre. Se clasifican según la hora o momento del día en el que se cantan, según su temática y según su forma de ser interpretados. En los márgenes y espacios entre estos textos destinados al canto se popularizan una serie de anotaciones , llamadas a facilitar la lectura y entonación de cada nota, que se consideran el origen de la actual notación de la música occidental.

Imagen de portada: Imagen de Smikros / Dominio Público

Aulos jugador Staatliche Antikensammlungen

Next article