All  
Retrato de Leonardo da Vinci y bocetos anatómicos. Fuente: klss777 / Adobe Stock

Secretum: Leonardo Da Vinci y la Anatomía del Alma

Leonardo da Vinci (1452-1519) nació en medio del movimiento del humanismo, una búsqueda de la sabiduría perdida de la era clásica que rompió con los esquemas rígidos de la Edad Media. Proporcionó una apertura y una nueva visión del mundo: el hombre ya no estaba sometido y degradado por la vida y por el peso del pecado, sino que, por el contrario, sentía que podía tomar las riendas y guiar su destino. El humanismo lo llevó al centro del universo, reevaluando por completo su posición y su potencial.

Leonardo estaba entre el humanismo y el renacimiento

Esta investigación apasionada, que comenzó principalmente gracias a los estudios de Francesco Petrarca (1304-1374), también trajo la recuperación del mensaje hermético y con él el descubrimiento de textos vinculados a la figura Hermes Trismegisto, el egipcio Thoth, el ibis. Dios de la sabiduría, la magia, la medición del tiempo, las matemáticas y la geometría, y el inventor de la escritura. La traducción al latín de Marsilio Ficino (1433-1499) del Corpus Hermeticum, presentada a la corte de los Medici en Florencia en 1463, difundió el hermetismo y sus enseñanzas religiosas y ocultas entre los eruditos; quien lo vio como una revelación divina reservada para iniciados.

Leonardo da Vinci estaba en parte fascinado por el conocimiento secreto y la investigación, pero su campo no era antiguos pergaminos y códices, era un "omo sanza lettere" (hombre sin cultura literaria), no sabía griego ni latín, pero era un lector asiduo de los libros de naturaleza y textos en italiano vernáculo. Al igual que los humanistas, Leonardo quería elevarse al nivel de los ángeles a través del estudio de la creación de Dios.

Posible autorretrato de Leonardo da Vinci. (Dominio público)

Posible autorretrato de Leonardo da Vinci. (Dominio público)

La filosofía de Leonardo se presenta en su estilo muy personal de notas en libros o, a veces, en forma de "pensieri" (pensamientos), es decir. historias que incluyen y concluyen con una moraleja clara y definida que a menudo se refiere a Platón y Aristóteles. Sin embargo, Da Vinci evita y no se somete a la moda de las auctoritas (la concepción de que las declaraciones hechas por las Escrituras o por un autor erudito de fama clara no pueden ser cuestionadas sino aceptadas por el solo hecho de ser una revelación de un conocimiento superior de una fuente segura y acreditada).

Por el contrario, argumenta con vehemencia frente al concepto de sophisma auctoritatis "Ipse dixit" (él mismo lo dijo). Para Da Vinci, una tesis no puede aceptarse solo en virtud de la autoridad de la persona que la presenta, sino que afirma y apoya la superioridad de la experiencia directa, "la sapienza é figliuola dell'esperienza" (la sabiduría es la hija de la experiencia), subrayando la influencia de Aristóteles que enseñó la experiencia como metodología de investigación.

Leonardo estudió y trabajó en la era inmediatamente anterior a la de Galileo, cuando la ciencia se alejaría de los principios supremos de Aristóteles para establecer un método de investigación empírica y científica que alcanzara la formulación de leyes físicas. Leonardo todavía no formaba parte de él, pero emprendió este camino a través del estudio meticuloso de la naturaleza: no puede ser definido como científico precisamente porque su objetivo no es volver a la ley física a través de la observación y la experiencia, pero de todos modos deseaba comprender las razones y los motivos inherentes a la naturaleza a través del razonamiento aplicado a la observación, lo que él llamó "cogitatione mentale" (razonamiento mental).

La posición única de Da Vinci, con un pie en el humanismo y otro en el Renacimiento, le ofreció oportunidades inesperadas: desde el lecho del río humanista se originó el Renacimiento de las artes, la filosofía, la literatura, después del establecimiento de los Seignorios y el consiguiente fenómeno del mecenazgo. Los Medici en Florencia, los Sforza en Milán, los Estensi en Ferrara, los Montefeltro en Romagna y otros, ofrecieron las tierras que gobernaban la paz y la tranquilidad necesarias para crear tribunales de intelectuales, escritores, artistas y arquitectos, cuyos pensamientos y atmósfera refinada ayudaron al renacimiento del arte en general. En Roma, una Iglesia opulenta, ansiosa por imponer su propio sello en la ciudad, convocó a Miguel Ángel, Bramante y Raffaello Sanzio, quienes dejarían una marca eterna en la ciudad.

La fachada de la Basílica de San Pedro con columnas e inscripción corintias. Crédito: Ioannis Syrigos.

La fachada de la Basílica de San Pedro con columnas e inscripción corintias. Crédito: Ioannis Syrigos.

Los mejores arquitectos, pintores y escultores, desde Donatello hasta Brunelleschi, trabajaron en Florencia en la época de los Medicis. Fue un período en que los grandes eruditos tenían libertad y salarios dignos. En este entorno estimulante, se generó el Renacimiento, un movimiento de pensamiento y cultura que dio origen a una nueva visión del mundo, un lugar al que pertenecía Leonardo. El descubrimiento de la perspectiva, como consecuencia de esta nueva forma de observar el mundo, ayudó a renovar la pintura y a dar nuevas posibilidades.

Leonardo da Vinci y la anatomía artística

La búsqueda humanista de la verdad y la ansiedad por el conocimiento también impregnaron el entorno artístico del siglo XV: en particular, la llamada "Anatomía Artística", la investigación de las partes del cuerpo humano por disección para adquirir una mejor imagen. La técnica de las extremidades, se había extendido a los estudios de los pintores más famosos. La Anatomía Artística vino principalmente de la Grecia clásica, que la necesitaba por sus esculturas hiperrealistas y su búsqueda de la perfección en proporciones: la ola humanista reanudó directamente este vínculo con el pasado y asimiló el estudio de las proporciones a la búsqueda del máximo resultado estético.

Leonardo, con solo 14 años, comenzó a asistir al taller de Andrea del Verrocchio en Florencia; sirviendo primero como niño y luego como aprendiz. La escuela de Verrocchio era una verdadera "universidad de arte" y expuso al joven Leonardo a un número infinito de técnicas: probablemente encontró los primeros rudimentos de la anatomía artística aquí. Pero solo más tarde, alrededor de 1480, Da Vinci profundizó personalmente el estudio de la anatomía como un medio para aumentar su habilidad como artista. En 1490 escribió una carta quejándose de que no podía tener material humano para sus estudios.

'Anatomía de un desnudo masculino' de Leonardo da Vinci. (Dominio público)

'Anatomía de un desnudo masculino' de Leonardo da Vinci. (Dominio público)

Su conocimiento aumentó en los últimos años y orientó su interés a un nivel mucho más profundo, de modo que desde la anatomía artística llegó a la anatomía real, particularmente desde 1507, cuando tuvo la oportunidad de realizar disecciones de cadáveres en el Ospedale di Santa Maria Nuova, en Florencia. Tres años después, su colaboración con el anatomista Marcantonio Della Torre condujo a observaciones de autopsias en su Escuela de Anatomía de la Universidad de Pavía entre 1508 y 1512, realizada en vista del trabajo anatómico De Figura Humana, que sin embargo nunca vio la luz debido a La muerte prematura de Della Torre.

A pesar de la precaución y discreción de Leonardo, se notó este tipo de trabajo y el consiguiente uso de personal adecuado para proporcionar los cuerpos para las disecciones. La conversación maliciosa comenzó a extenderse sobre la misteriosa ocupación oculta del maestro Da Vinci porque su trabajo generalmente se realizaba por la noche para esconderse de miradas indiscretas, estaba en condiciones difíciles y se completaba rápidamente porque incluso los cadáveres frescos se descomponían rápidamente.

Los rumores se hicieron insistentes y en 1515 Leonardo fue acusado de nigromancia por sus estudios anatómicos sobre cadáveres en el Hospital del Espíritu Santo en Roma. El Papa lo obligó a abandonar su investigación.

Anatomía y fisonomía

La investigación de Da Vinci también se extendió a la Fisonomía, la teoría de que los caracteres somáticos son indicaciones de las características morales y psíquicas de una persona. Esta no era una idea nueva, ya que estaba presente en la escuela pitagórica, en la enseñanza de Aristóteles y otros filósofos, y en el Renacimiento, cuando también fue adoptada por Miguel Ángel.

Es un concepto sin base científica que desafortunadamente alcanzó el siglo XX y fue utilizado por los médicos nazis de las SS para justificar las teorías raciales, vinculando las características somáticas de los judíos con características peligrosas como la avaricia, el egoísmo y las graves deficiencias morales. En su tiempo, Leonardo profundizó algunos aspectos, manteniendo sin embargo un desapego científico que lo llevaría a una visión más objetiva que los pintores de la época: estaba convencido de que el ojo es el espejo del alma y que algunas características del El cuerpo puede ser indicativo de deformidades internas. Sin embargo, la investigación científica siempre actuó como un factor discriminatorio para él.

‘Estudio de cinco cabezas grotescas’ de Leonardo Da Vinci. (Dominio público)

‘Estudio de cinco cabezas grotescas’ de Leonardo Da Vinci. (Dominio público)

Con este fin, también, profundizó sus estudios de cabezas grotescas, animales fantásticos e incluso caricaturas; con el objetivo de capturar la naturaleza interna de un ser vivo. Aunque reconoció que el alma humana puede expresarse en expresiones faciales o en ciertas características, en el "Tratado sobre pintura" llegó a la conclusión de que: "Della fallace fisonomia e chiromanzia non mi estenderò, perché in esse non è verità; e questo si manifesta perché tali quimere non hanno fondamenti scientifici "(no utilizaré la fisonomía falaz y la adivinación porque en ellas no hay verdad; y esto se manifiesta porque tales quimeras no tienen una base científica).

También en este campo, Da Vinci fue un innovador, ya que fue el primer artista en estudiar científicamente los "movimientos del alma" y en expresar la psicología del sujeto y su personalidad a través de la pintura.

Una investigación más profunda: de la anatomía artística a la anatomía - Fisiología

La intensidad y constancia con que Da Vinci llevó a cabo su investigación anatómica es una clara indicación de una profundización gradual de su interés: ya no se trataba de comprender las formas ocultas por la superficie epidérmica para aplicarlas a la pintura o la escultura: ahora tenía para comprender los motivos, comprender los mecanismos que movieron las articulaciones, el papel de los músculos, los tendones y aún más el funcionamiento del sistema cardiovascular, la digestión, los intestinos, los órganos internos...

Al margen de sus dibujos anatómicos, Da Vinci insertó breves notas, precursoras del lenguaje científico moderno, en el típico estilo seco, claro y riguroso que luego se definiría como "la prosa de Leonardo". A veces surgen los sentimientos del Genio: el asombro por la complejidad del cuerpo humano, al que llamó "maravigliosa macchina" (máquina maravillosa). Esta admiración por tal trabajo de ingeniería lo llevaría a cambiar los objetivos de su investigación anatómica, dirigiéndolos hacia un horizonte mucho más amplio de lo que podría haber imaginado al principio.

Un corazon Leonardo da Vinci quería saber cómo funciona el cuerpo. (Dominio público)

Un corazon Leonardo da Vinci quería saber cómo funciona el cuerpo. (Dominio público)

Sus dibujos anatómicos son en realidad preguntas, preguntas que Leonardo se preguntó: ¿cómo se aplica la fuerza muscular a los huesos? ¿Cómo puede el esqueleto soportar el peso de todo el cuerpo? ¿Cómo funciona el corazón? ¿Cómo se propaga la sangre en el cuerpo? Estas son las preguntas de un investigador, de un hombre curioso que está ansioso por el conocimiento y no lo encuentra en los libros. Por lo tanto tuvo que hacer el trabajo él mismo.

En sus técnicas de pintura, las primeras investigaciones de la Anatomía Artística de Leonardo se pueden ver en San Girolamo, una pintura inacabada en la que demostró su pleno conocimiento de los músculos de los hombros y el cuello, gracias a disecciones y dibujos anatómicos.

Leonardo Da Vinci, San Girolamo (1480 aprox.) (Public Domain) y en estudios comparativos de los músculos de la articulación del hombro y el cuello. (Dominio público)

Leonardo Da Vinci, San Girolamo (1480 aprox.) (Public Domain) y en estudios comparativos de los músculos de la articulación del hombro y el cuello. (Dominio público)

En busca del mayor secreto

La técnica de Da Vinci, además de los dibujos, a veces incluye notas y glosas en hojas individuales que deberían haberse organizado, recopilado y catalogado en un orden preciso para una consulta adecuada. Sin embargo, como muchos otros proyectos, no pudo completar esta tarea, cargado con los compromisos y viajes necesarios para cumplir con sus deberes. Esta es la razón por la cual su enciclopedia anatómica no se publicó siglos antes de los futuros estudios universitarios.

La publicación de De Anatomia, (Fogli A y B), tuvo lugar solo en 1898 por Theodor Sabachnikov, quien reunió los dibujos de la colección Windsor en la obra: Manuscritos de Leonardo da Vinci de la Biblioteca Real de Windsor (Dell'anatomia , fogli A y B), Turín, Roux y Viarengo, 1898.

Este método de disección subvierte los métodos de la época, que presupone tratados sobre anatomía con pocas ilustraciones y mucho texto. El profesor leyó y comentó el texto en la sala de anatomía mientras el disector trabajaba materialmente en el cadáver y el médico le indicó las diversas partes con una varita larga. Leonardo reconoció la gran posibilidad de imágenes para ilustrar y enseñar, destacando detalles y aclarando conceptos.

Da Vinci también es innovador en este campo porque a menudo usaba la técnica del dibujo explotado. Una vez que se completó la disección (del latín disección, dis = separación, secare = corte), que es el corte de la extremidad o del órgano interno, lo recompuso a través del dibujo explotado: esta técnica resalta no solo las preguntas de Leonardo sobre anatomía, pero sobre todo las relacionadas con las razones por las cuales el cuerpo humano está hecho de esta manera y trabaja con estos órganos.

Leonardo y la anatomía del alma

Con el tiempo, las preguntas de Leonardo se hicieron más importantes y apremiantes; particularmente cuando comenzó a estudiar los aparatos reproductivos de hombres y mujeres y finalmente llegó a Anatomía patológica cuando abordó preguntas inquietantes sobre los cambios en el cuerpo humano debido a la edad, y realizó autopsias reales en busca de las causas de muerte. Y de estos llegó al SECRETO, las preguntas más importantes sobre la muerte, la vida, el origen de la misma, con dibujos del feto humano ya formado en las cercanías del parto.

Estudios del feto en el útero por Da Vinci. (Dominio público)

Estudios del feto en el útero por Da Vinci. (Dominio público)

¿Qué es la chispa de la vida? ¿Dónde tiene el alma su asiento? Estas son preguntas recurrentes en la investigación de Leonardo y siguen líneas no muy lejos del pensamiento del humanista Marsilio Ficino. El alma, la mente y la quintaesencia coinciden y se encuentran en el cerebro.

La filosofía renacentista no está segura acerca de la posición física del alma en el cuerpo humano, reconociendo una posible probabilidad para el corazón y / o el cerebro: Da Vinci profundizó el concepto de "moti dell'anima" (movimientos del alma), o emociones, siempre vinculado al corazón, pero en el curso de sus disecciones se dio cuenta de que si bien el corazón es una máquina extraordinaria, es simplemente una bomba.

Durante sus experimentos, aprendió que los nervios ópticos llevan las imágenes a una parte específica del cerebro, luego, siguiendo otros paquetes de nervios, llegó al sitio de impresiones y emociones, para finalmente llegar al "ventricolo centrale" (ventrículo central) que él visto como el sitio del alma humana "il senso comune" (sentido común), y donde también se encuentra la memoria y la personalidad del individuo.

En última instancia, podemos decir que Leonardo creía, como filósofo trascendente, en un creador de Dios, y pensó que el pintor o artista generalmente crea a imagen de Dios, siendo una emanación de él. Afirmó la idea de la existencia de un alma que anhela regresar al Padre y toda su investigación anatómica se puede definir como la Anatomía del Alma porque quería usarla para encontrar respuestas a las preguntas más inquietantes, como la búsqueda por el misterio de la chispa de la vida.

En este sentido, el tema de la búsqueda de la proporción de oro que el Renacimiento y Da Vinci estudiaron de Fidias y Fibonacci, debería incluir la llamada 'Firma de Dios'. Sin embargo, Leonardo abordó estos temas de acuerdo con su visión personal como ante científico de litteram, que combina la investigación metafísica con la investigación científica, anticipando la investigación de Cesare Lombroso cuatro siglos después.

Proporciones divinas: la firma de Dios

En su investigación, Leonardo estudió la proporción divina, una geometría inherente a la creación que caracteriza la belleza y la armonía. El cuerpo humano es una de las representaciones más evidentes de esto y Leonardo lo destaca con el Hombre de Vitruvio y al ilustrar la De Divina Proportione (1509), un texto del matemático Luca Pacioli sobre la proporción áurea, un número necesariamente aproximado que corresponde a 1,618034.

Leonardo Da Vinci, L'Uomo Vitruviano (Hombre de Vitruvio), originalmente conocido como Le proporzioni del corpo umano secondo Vitruvio, (Las proporciones del cuerpo humano según Vitruvio), c. 1490. (Licencia de Pixabay)

Leonardo Da Vinci, L'Uomo Vitruviano (Hombre de Vitruvio), originalmente conocido como Le proporzioni del corpo umano secondo Vitruvio, (Las proporciones del cuerpo humano según Vitruvio), c. 1490. (Licencia de Pixabay)

Estrechamente relacionado con la secuencia de Fibonacci, también conocida como la constante de Phidia, es el número que expresa la relación dorada o divina que los arquitectos griegos usaban regularmente en sus construcciones: pudieron dividir cualquier línea en dos segmentos para que la línea completa se tratara 1.618034 veces más largo que el segmento más largo, y el segmento más largo fue aproximadamente 1.618034 más largo que el segmento más corto. Esta proporción también se respetó en las estatuas, donde el antebrazo estaba en todo el brazo en la medida de 1.618034, y así sucesivamente para todas las partes del cuerpo y la cara.

La Grecia clásica sabía que en la naturaleza el número de oro reaparece continuamente; por ejemplo en las espirales de crecimiento de las semillas de girasol, en las elegantes geometrías de la col romana, en forma de espiral o en otras figuras, como la sección inferior de las olas del mar que forman las espirales doradas. El Renacimiento redescubrió la armonía del número dorado y lo aplicó a la pintura, identificando la llamada "Firma de Dios", el secreto de la belleza y la armonía como un signo de la mano del Creador, según lo creía el matemático Leonardo Fibonacci que había estudiado en el siglo 13

Imagen de portada: Retrato de Leonardo da Vinci y bocetos anatómicos. Fuente: klss777 / Adobe Stock

Autor Pierluigi Tombetti

Referencias

Capra Fritjof L'anima di Leonardo: Un genio alla ricerca del segreto della vita (I sestanti), Rizzoli, 2012

Da Vinci Leonardo, I manoscritti di Leonardo da Vinci della reale biblioteca di Windsor (Dell'anatomia, fogli A e B) riuniti daTheodor Sabachnikov), Torino, Roux e Viarengo, 1898. Il testo B si può liberamente consultare online al link: https://archive.org/stream/imanoscrittidile00leon#page/3/mode/2up

O’Malley Charles Donald, de Cusance Morant Saunders John Bertrand, Leonardo da Vinci on the Human Body, New York: Henry Shuman, 1952.

Keele K.D. Leonardo da Vinci’s Anatomical Drawings at Windsor, New York, The Metropolitan Museum of Art, 1984

Hilary Gilson, Leonardo da Vinci’s Embryological Drawings of the Fetus, Embryo Project Encyclopedia (2008-08-19). ISSN: 1940-5030 http://embryo.asu.edu/handle/10776/1929

Jaspers Karl, Leonardo filosofo, Abscondita, 2001

Luporini Cesare - La mente di Leonardo, Le Lettere, 1997

Marinoni Augusto, The sublimations of Leonardo da Vinci, Smithsonian Institution Press, Washington 1970

Mingazzini Paolo., et al. I Segreti del Corpo - Disegni Anatomici di Leonardo da Vinci, Anthelios Ed. Milano 2008

Pedretti Carlo, Leonardo. Ed. Mondadori, Milano 2008 

Tombetti Pierluigi, SECRETUM – Il Codice L, Eremon Edizioni, 2019

Valery Paul, Introduction to the Method of Leonardo Da Vinci, J. Rodker, 1929

Vasari Giorgio, Vite dei più eccellenti pittori, scultori ed archi tettori, Firenze, 1568

Video Conference - Leonardo e L’anatomia dell’anima, Davide Monda, Pierluigi Tombetti, Cesenatico, Museo della Marineria, 2019 al link https://youtu.be/kUJ-qf_itPg

Siguiente Artículo