All  
¿Podrían los orígenes del Año Nuevo judío estar realmente en la coronación de Akhenaton?

Vínculos sorprendentes entre el faraón Akhenaton y el año nuevo judío

El origen de las celebraciones del Año Nuevo judío ha estado envuelto en misterio durante mucho tiempo. Las familias de todo el mundo lo celebran durante el otoño con dulces manjares, oraciones alegres y el toque del cuerno de carnero del shofar. Llamado Rosh Hashaná ("Cabeza del año"), también es Yom Hazikaron ("Día del Recuerdo"). Sin embargo, ¿qué se recuerda exactamente? La Biblia no ofrece ninguna pista. Es un día de antiguos acertijos y preguntas, y simplemente nadie conoce su razón de ser.

Buscando los orígenes del año nuevo judío

Los estudiosos coinciden en su gran antigüedad, que se remonta a la época de Moisés. Primero leemos sobre la festividad en Levítico 23:24, donde se llama zikhron teru'ah, “un memorial de gritos [o sonar de cuernos]”, una santa convocación, que se celebrará el primer día del séptimo mes. Mientras tanto, los números 29:1 lo llaman Yom Teru’ah, o "Día de gritos [o sonido de cuernos]". Las tres oraciones especiales del día son para el reinado de Dios, para recordar y para tocar el shofar.

Tocando el shofar en el Muro Occidental de Jerusalén durante la víspera de Rosh Hashaná. (Oficina de Prensa del Gobierno (Israel / CC BY-SA 3.0)

Tocando el shofar en el Muro Occidental de Jerusalén durante la víspera de Rosh Hashaná. (Oficina de Prensa del Gobierno (Israel / CC BY-SA 3.0)

Algo de gran importancia debe haber sido memorizado durante esta celebración, ahora perdido en la antigüedad. Sabemos que requirió tanto el grito como el toque de los cuernos del shofar, que marcó la coronación de los monarcas en Israel. Se han presentado al menos una docena de ideas sobre el motivo de la celebración, incluido recordar la unión de Isaac por Abraham, conmemorar la futura llegada del Mesías y el juicio final de Dios.

Durante la época del Talmud (siglos III-VI a.C.), Rosh Hashaná se asoció con la coronación de Dios: "Di ante mí en Rosh Hashaná el servicio de" soberanía "... para que puedas hacerme rey sobre ti" (Rosh Hashaná 16a). Esto se deriva de la muy antigua Canción del mar en Éxodo 15:18, que dice: "¡Yahweh reinará por los siglos de los siglos!"

También evoca los Salmos de la Coronación que describen a Dios como Rey, como los Salmos 45, 47, 93, 95 y 97. En el Salmo 98: 6 leemos: “Con trompetas y sonido de cuerno de carnero, griten de alegría ante el ¡Señor, el Rey! " Sin embargo, me pregunto por qué no se menciona en la Torá, si esta fue realmente la razón. Si Moisés tenía la intención de celebrar la coronación de Dios, ¿por qué no lo dijo explícitamente? Todavía presiento un secreto.

¿Qué celebran las familias judías cada año durante Rosh Hashaná? ¿Qué evento secreto están conmemorando con tanta alegría? Tengo una propuesta radical: están recordando la coronación de Akhenaton, el monoteísta rey sol de la Era de Amarna y, creo, el secreto "Rey Moisés" en el corazón del judaísmo. Creo que podemos darle más sentido a este acertijo si conectamos al faraón Akhenaton con el profeta hebreo Moisés.

La tradición más conocida de Rosh Hashaná es el toque del shofar. (rudall30 / Adobe Stock)

La tradición más conocida de Rosh Hashaná es el toque del shofar. (rudall30 / Adobe Stock)

Coronación del Rey Sol: Vinculando Akhenaton con el Año Nuevo judío

La coronación de Akhenaton, entonces llamado Amenhotep IV, ha sido ampliamente estudiada y debatida por académicos. Esto se debe a que no existe ningún texto explícito que describa el evento. Sabemos que sucedió a su rico padre Amenhotep III en algún momento de 1354 a.C. También conocemos al sacerdote Manetón, que vivió durante el siglo III a.C., registró que Amenhotep III pasó siete meses de su último año en el trono y, por lo tanto, su hijo llegó al poder después de siete meses del gobierno anual de su padre.

Esto me tomó por sorpresa, porque existe la misma relación entre el inicio del año religioso, Rosh Hashaná, que cae siete meses después del primero del año cívico judío en primavera. ¿Podría haberse fijado Rosh Hashaná para el primero del séptimo mes porque fue entonces cuando Akhenaton subió al trono, exactamente siete meses después del comienzo del gobierno de su padre?

Varios académicos han investigado indirectamente la fecha de adhesión de Akhenaton calculando la de su padre. Por ejemplo, Charles Cornell Van Siclen III analizó cuidadosamente todas las inscripciones asociadas con la adhesión de Amenhotep III y dedujo que probablemente ocurrió el primer día del segundo mes del Shemu, o temporada de cosecha (el "décimo" mes egipcio).

¿Podría ser que Rosh Hashaná se originó como una celebración de la coronación de Akhenaton? (HoremWeb / CC BY-SA 4.0)

¿Podría ser que Rosh Hashaná se originó como una celebración de la coronación de Akhenaton? (HoremWeb / CC BY-SA 4.0)

Si su hijo tomara el trono siete meses después de que comenzara el año de su padre, habría ascendido durante el primer día del primer mes de la temporada de crecimiento, Peret (o el "quinto" mes egipcio). En otras palabras, su día de ascenso fue muy probablemente el primer día del séptimo mes después de que comenzara el año (es decir, su padre tomó el trono), ¡o exactamente cuando tiene lugar Rosh Hashaná!

Sorprendentemente, esto es confirmado independientemente por el experto en Amarna, William J. Murnane, quien ha argumentado por separado que Akhenaton muy probablemente llegó al trono en algún momento durante los primeros ocho días del primer mes de Peret. Durante este tiempo, ~ 1354 a.C., esta fecha específica habría caído en algún momento a principios de noviembre, con su padre asumiendo el trono durante abril.

En un dintel de la tumba del mayordomo real Kheruef (TT192), vemos lo que puede ser una escena de coronación del joven Amenhotep IV, antes de que cambiara su nombre a Akhenaton. El joven monarca, representado en poses y proporciones tradicionales egipcias, ofrece vino e incienso a las deidades masculinas y femeninas tradicionales Atum, Hathor, Ra-Horakhty y Ma'at. En el centro, sobre su nuevo nombre real, vemos los cuernos de carnero que luego llegarán a tipificar los cuernos del shofar judío.

Un cuerno de carnero para el ritual shofar. (Zachi Evenor / CC BY 3.0)

Un cuerno de carnero para el ritual shofar. (Zachi Evenor / CC BY 3.0)

Shofar, ovejas y gritos: siguiendo la evidencia arqueológica

La tradición más conocida de Rosh Hashaná es el toque del shofar. Durante este día santo, el cuerno de carnero antiguo se toca cien veces para celebrar a Dios y conmemorar el comienzo del Año Nuevo. Sin embargo, no se da ninguna razón en la Torá. Sabemos que, en otras situaciones, el toque de los cuernos del shofar marcó la coronación de los monarcas en Israel.

Los shofars se pueden hacer con los cuernos de muchas especies de bóvidos, incluyendo ganado, ovejas, cabras montesas, berrendos e incluso el majestuoso antílope kudu. Sorprendentemente, los excavadores que trabajaban en la ciudad de Amarna de Akhenaton durante la década de 1920 descubrieron dos cuernos de antílope, tan similares a los cuernos del shofar de hoy en día que posiblemente podrían ser los primeros ejemplos de la historia. También vemos una gran escena de la tumba en Amarna que representa un contingente nubio que ofrece tributo a Akhenaton: oro, marfil, guepardos y, lo más relevante para nuestro estudio, antílope con largos cuernos. La música era una parte integral de la vida en Amarna bajo Akhenaton, y estos cuernos de antílope ciertamente habrían contribuido al medio musical.

Como comenta Lyn Green: “De hecho, la música de una forma u otra parece haber rodeado a Akhenaton y su familia en casi todo momento cuando estaban en público. Debería verse como el elemento esencial de la revolución cultural que nos ha desconcertado e intrigado durante más de un siglo”. También sabemos por las Cartas de Amarna (correspondencia entre Akhenaton y otros reyes regionales) que el rey de Mitanni, Tushratta, envió muchos cuernos a Egipto para el rey: “Yo puse sus…. cuernos de carnero… ensartado en un alambre de oro” (EA 25; William L. Moran, Cartas de Amarna, 1992).

Había dos tipos principales de ovejas en el antiguo Egipto. Durante el Reino Antiguo, la especie principal fue la Ovis longipes palaeoagytiaca. Tenían cuernos largos, rectos y ondulados, y dominaron el arte durante muchos siglos. Por ejemplo, el antiguo dios con cabeza de carnero Khnum lucía estos cuernos ondulados originales. Sin embargo, esta especie se extinguió y otra especie de oveja, la Ovis aries platyra aegyptiaca, se hizo popular después del 2000 a. C. en Egipto. Se caracterizaban por un cuerno curvo y se asociaban más comúnmente con Amón, dios de Tebas.

Imagen de Akhenaton y Nefertiti haciendo una ofrenda a Atón, tomada de la tumba de Panehsy en Amarna. Akhenaton y Nefertiti usan coronas de plumas nuevas y elaboradas con discos solares, cobras protectoras y cuernos de carnero. Estas coronas de hemhem, o "Coronas de gritos", se asociaron con el alegre sol naciente y el renacimiento, y sus cuernos de carnero recuerdan a los cuernos del shofar judíos modernos. (Lepsius / Dominio público)

Imagen de Akhenaton y Nefertiti haciendo una ofrenda a Atón, tomada de la tumba de Panehsy en Amarna. Akhenaton y Nefertiti usan coronas de plumas nuevas y elaboradas con discos solares, cobras protectoras y cuernos de carnero. Estas coronas de hemhem, o "Coronas de gritos", se asociaron con el alegre sol naciente y el renacimiento, y sus cuernos de carnero recuerdan a los cuernos del shofar judíos modernos. (Lepsius / Dominio público)

Sabemos por inscripciones que Akhenaton favorecía el cuerno más antiguo, largo y ondulado de la especie paleoagytiaca de Ovis longipes, asociada desde el Reino Antiguo con el faraón, los dioses, la creación y, lo más importante, el sol. Los cuernos se asociaron con la corona de Atef, usada por primera vez por los faraones solares del Reino Antiguo Sahure y Nyuserre durante sus festivales, ceremonias de coronación de renovación y renacimiento del rey como una divinidad solar. Estos poderosos faraones inspiraron al joven rey, que volvió a imaginar su antiguo tocado como una nueva corona, el triple Atef o hemhem.

La nueva corona de hemhem incorporó plumas de avestruz, discos solares, cobras y cuernos de carnero retorcidos, y conmemoraba el sol naciente y el renacimiento, ambos temas comunes de Año Nuevo. Su nombre incluso se traduce como "gritar", casi idéntico al nombre bíblico de Rosh Hashaná, Yom Teru’ah o "Día de los gritos".

¿Por qué gritar en Rosh Hashaná? Bueno, "poderosos gritos de alegría" siempre acompañaban a la coronación de un rey en el antiguo Egipto e Israel. Por ejemplo: "tocaban el shofar y gritaban:" ¡Jehú es el rey! " (2 Reyes 9:13). Además, leemos de la Inscripción de la Coronación del Faraón Horemheb (traducida por Sir Alan Gardiner) que: “todo el pueblo estaba gozoso y clamaba al cielo. Grandes y pequeños se apoderaron de la alegría, toda la tierra se regocijó ". Tenga en cuenta que Horemheb ayudó a restaurar la religión egipcia después del régimen de Amarna.

Sea escrito tu nombre: la importancia de un nombre

Durante la coronación, los nuevos nombres del faraón se escribieron en las hojas del Árbol de la Vida en Heliópolis. También estaban inscritos en el Libro de la Vida, un rollo conocido como el Libro de los Muertos, que fue escrito para ayudar mágicamente al monarca a alcanzar la vida eterna: "¡No moriré, sino que viviré!" (Salmos 118: 17). Los nombres en el antiguo Egipto eran de suma importancia mágica y, como señala Matthew Militza, "el conocimiento del nombre de un dios o de un hombre le dio al mago un poder completo sobre él". Desde una escena de la tumba de Amarna, vemos a Akhenaton y Nefertiti ofreciendo el nombre real de Atón, en cartuchos, al disco solar del mismo nombre, enfatizando la importancia del nombre real de Dios.

Ahora, miles de años después, estos temas de la realeza y el poder del nombre aún resuenan durante el Año Nuevo. Por ejemplo, la famosa oración de Rosh Hashaná, Avinu Malkeinu, llama a Dios "Padre nuestro, Rey nuestro". Además, el saludo más importante durante Rosh Hashaná es l’shana tova tikateyvu, o "sea escrito tu nombre para un buen año". ¿Dónde está escrito el nombre? Tanto en el Libro de la Vida de Dios (Sefer HaChaim) como en el Árbol de la Vida (Etz Chaim). Esto está inmortalizado en Salmos 72:17: “Que el nombre del rey sea para siempre; que continúe mientras brille el sol ".

El nombre del nuevo faraón está escrito en las hojas del árbol sagrado Ished de Heliópolis por los dioses Seshat y Thoth durante la coronación del Ramasseum, templo mortuorio de Ramsés II. (Dominio público)

El nombre del nuevo faraón está escrito en las hojas del árbol sagrado Ished de Heliópolis por los dioses Seshat y Thoth durante la coronación del Ramasseum, templo mortuorio de Ramsés II. (Dominio público)

El nombre de una persona es muy importante durante la festividad, con la esperanza de que, mediante la confesión y el arrepentimiento de los pecados, su nombre pueda ser rescatado y restaurado al ser escrito tanto en el Libro de la Vida como en el Árbol de la Vida. Este es un eco del árbol sagrado de la vida Ished en Heliópolis en el que se escribieron simbólicamente los nombres del faraón durante su coronación. Heliópolis era la antigua ciudad del sol, venerada por Akhenaton, e incluso aparece en la Torá como el hogar adoptivo de José, quien se casó con la hija de un Sumo Sacerdote de Ra.

Una celebración misteriosa Tres milenios después: ¿la fusión de dos iconos?

Stephen D. Ricks y John J. Sroka describen veintisiete elementos de los antiguos rituales de coronación en el antiguo Egipto. Sorprendentemente, la mayoría de ellos corresponden a las celebraciones de Rosh Hashaná. Primero, se creía que los lavados ceremoniales evitaban el mal, daban vida y simbolizaban el renacimiento del rey. Vemos este ritual en muchas escenas del templo que representan al Faraón siendo cubierto por los dioses en las "aguas de la vida".

Sabemos que los rituales de lavado similares eran muy comunes en Amarna. Se han excavado restos de lavabos revestidos de cal, y las inscripciones de las tumbas muestran piscinas de lavado rituales con dos tramos de escaleras. Estos son sorprendentemente similares tanto a las mikva'ot (baños rituales escalonados) judíos antiguos como a los modernos, que a menudo tienen diferentes rutas de entrada / salida para no mezclar personas lavadas de personas sin lavar. Mientras tanto, lavarse en la mikve sigue siendo una costumbre importante justo antes de Rosh Hashaná.

Los dioses Thoth y Horus vierten aguas vivificantes sobre la cabeza del faraón Ptolomeo VI para purificarlo antes de que tome el trono de Egipto; en una escena del templo de Kom Ombo, en el sur de Egipto. Esto es similar a las abluciones purificadoras que los judíos realizan antes de Rosh Hashaná. (CC BY-SA 3.0)

Los dioses Thoth y Horus vierten aguas vivificantes sobre la cabeza del faraón Ptolomeo VI para purificarlo antes de que tome el trono de Egipto; en una escena del templo de Kom Ombo, en el sur de Egipto. Esto es similar a las abluciones purificadoras que los judíos realizan antes de Rosh Hashaná. (CC BY-SA 3.0)

Otro elemento discutido por Ricks y Sroka es que el rey renace simbólicamente durante su coronación, mientras que Rosh Hashaná celebra el renacimiento de la naturaleza, el año y nuestras almas. Otras conexiones incluyen: fiestas, secreto, vestiduras de un blanco puro y la colocación de la corona, que hoy se llama keter torah y se coloca en la “cabeza” del rollo de la Torá.

Ricks y Sroka finalmente llaman la atención sobre temas más amplios que subyacen a los rituales de coronación y que también se conectan con el judaísmo moderno. Por lo general, estaban relacionados con el sacerdocio, se llevaban a cabo en un espacio sagrado, como un templo, y el monarca generalmente también era un sacerdote, o "estaba dotado de poder sacerdotal". Todos estos se hacen eco de los temas modernos de Rosh Hashaná, donde los servicios ocurren en la sinagoga, el lugar más sagrado de oración judía y la institución sucesora del Templo judío, donde los sacerdotes administraban los sacrificios y otros ritos de acuerdo con la Torá de Moisés.

Una corona de plata de la Torá, o keter. Creo que el enfoque en la "corona de la Torá" y la "corona de Dios" durante Rosh Hashaná insinúa una coronación antigua secreta que ocurrió durante este día: la de Akhenaton. (Museo Metropolitano de Arte / CC0)

Una corona de plata de la Torá, o keter. Creo que el enfoque en la "corona de la Torá" y la "corona de Dios" durante Rosh Hashaná insinúa una coronación antigua secreta que ocurrió durante este día: la de Akhenaton. (Museo Metropolitano de Arte / CC0)

Durante el Reino Antiguo, los años de reinado de los reyes egipcios fueron determinados por la fundación de templos, y también censos en todo el país (es decir, el "Año de la Cuenta N"), mientras que, durante el Reino Medio, se incluyeron en el calendario cívico. Sin embargo, para el Reino Nuevo, los años de reinado de los reyes se contaban desde sus días de ascenso. En otras palabras, “cada año nuevo comenzaba en el aniversario de su adhesión sin tener en cuenta el inicio del calendario civil”.

Esto finalmente se convirtió en una parte establecida de la posterior monarquía israelita, y creo que todavía se conserva en Rosh Hashaná, o el "Año Nuevo que comenzó en el aniversario de la adhesión de Akhenaton". Dado que no hay una razón lógica por la que el primero del séptimo mes deba considerarse como un año nuevo sagrado, afirmo que es porque recuerda la adhesión de Akhenaton el primero del séptimo mes del reinado de su padre, que marca el comienzo de un nuevo reinado y año nuevo.

¿Podrían los judíos seguir celebrando en secreto la coronación de Moisés, el rey secreto en el corazón de su religión? Un pasaje antiguo de la Torá puede contener una pista. Llamada la Bendición de Moisés, se refiere al líder epónimo que bendice a cada tribu israelita por turno. Sin embargo, destaca un versículo: “Él (Moisés) era rey sobre Jesurún, cuando se reunieron los líderes del pueblo y las tribus de Israel” (Deuteronomio 33: 5). Si Moisés fue concebido una vez, hace mucho tiempo, como un rey, entonces tiene mucho más sentido que Rosh Hashaná esté celebrando secretamente su coronación.

Cada otoño durante la celebración del Año Nuevo, el shofar suena para recordar a los judíos que recuerden un evento olvidado y para conmemorarlo con gritos y alegría. Si esta celebración trascendental pero completamente misteriosa realmente esconde las semillas de una coronación faraónica de alguna manera perdida en el transcurso de tres mil años, entonces sugeriría fuertemente que Akhenaton sí vivió para convertirse en Moisés, preservando así su revolucionario monoteísmo para incontables generaciones futuras.

Imagen de portada: ¿Podrían los orígenes del Año Nuevo judío estar realmente en la coronación de Akhenaton? Fuente: Jon Bodsworth a la izquierda. Imagen de fondo Arthur Szyk / CC BY-SA 4.0

Autor: Jonathon A. Perrin

Jonathon Perrin es el autor de Moses Restored: The Oldest Religious Secret Never Told, disponible en forma impresa o como un libro electrónico en Amazon.com.

Referencias

Cornell Van Siclen III, C. July 1973. “The Accession Date of Amenhotep III and the Jubilee,” In Journal of Near Eastern Studies, Vol. 32, No. 3, pp. 290-300.

Davies, N. de G. 1903, 1905, 1906. The Rock Tombs of El Amarna: Part I, The Tomb of Meryra, Part II, The Tombs of Panehesy and Meryra II, and Part IV, Tombs of Penthu, Mahu, and Others. London: Egypt Exploration Fund.

The Epigraphic Survey. 1980. OIP 102: The Tomb of Kheruef: Theban Tomb 192. The Oriental Institute of the University of Chicago.

Gardiner, Alan, December 1953. “The Coronation of King Haremhab,” In The Journal of Egyptian Archaeology, Vol. 39; pp. 13-31.

Green, Lyn, Spring 2010. “Music in the Amarna Period,” In The Akhenaten Sun, Vol. 16, No. 1, pp. 16-21.

Goodman, P. 1992. Rav Se’adiah Gaon’s 10 Remembrances. The Shavuot Anthology. Philadelphia, Jerusalem, Jewish Publication Society.

Hammer, Rabbi Reuven. 2005. “The History of Rosh Hashanah, from the Torah to the Temples,” In MyJewishLearning.com, an excerpt from Entering the High Holy Days. Jewish Publication Society. Disponible en: https://www.myjewishlearning.com/article/rosh-hashanah-from-the-torah-to-the-temples/

Kamrin, Janice. 2000. “Telling Time in Ancient Egypt,” In Heilbrunn Timeline of Art History. New York: The Metropolitan Museum of Art.

Knohl, Israel. “Rosh Hashanah: Why the Torah Supresses God’s Kingship,” In The Torah.com. Disponible en: https://www.thetorah.com/article/rosh-hashanah-why-the-torah-suppresses-gods-kingship

Militza, Matthew. May 1930. “A Note on the Coronation Rites in Ancient Egypt,” In Journal of Egyptian Archaeology, Vol. 16, Issue 1.

Murnane, William J. 1977. “On the Accession Date of Akhenaton” in Studies in Honor of George R. Hughes. January 12, 1977. eds. J. H. Johnson and E. F. Wente, pp. 163-167. SAOC 39. Chicago: University of Chicago Press.

Nicholson, Paul T., and Ian Shaw (eds). 2000. Ancient Egyptian Materials and Technology, United Kingdom: Cambridge University Press.

Nuzzolo, Massimiliano. 2015. “The Sed-Festival of Niuserra and the Fifth Dynasty Sun Temples,” in Harvard Egyptological Studies 1. Towards a New History of the Egyptian Old Kingdom. Perspectives on the Pyramid Age, P. Der Manuelian & T. Schneider (Eds.), pp. 364-388. Leiden: Brill.

Redford, Donald B. April 1966. “On the Chronology of the Egyptian Eighteenth Dynasty,” In Journal of Near Eastern Studies. Vol. 25, No. 2, pp. 113-124.

Ricks, Stephen D. and John J. Sroka. 1994. “King, Coronation, and Temple: Enthronement Ceremonies in History,” in Temples of the Ancient World, ed. by Donald W. Parry, pp. 236- 271. Utah: Deseret Book Company.

Sept 27 2016. “Riddle of Rosh Hashanah,” in Sar Shalom: Messianic Jewish Community. Disponible en: https://rabbiyeshua.com/articles-by-kehilat/item/52-rosh-hashanah

Uphill, Eric. April 1963. “The Sed-Festivals of Akhenaten,” in Journal of Near Eastern Studies, Vol. 22, No. 2, pp. 123-127.

Uphill, Eric, October 1965. “The Egyptian Sed-Festival Rites,” in Journal of Near Eastern Studies, Vol. 24, No. 4, pp. 365-383.

Siguiente Artículo