All  
1 post / 0 nuevo
EL MIÉRCOLES DE PASCUA

El Miércoles de Pascua… No es, recreando la plausible argumentación, de lo que pudo suceder en lo verosímil de la realidad de esa verdad que aconteció ya más de 2000 años, de EL RABÍ, pero el grado, en sus limitaciones, esta pequeña comunidad que es el origen de todos nuestros credos, divinificados o racionalizados, destacó el avance de convivencia entre mujer y hombre, aunque hubiera rescoldos de irracionalidad machista… La Cena de Pascua Hebrea, una cena que fue acelerada, que no permitió fermentar el pan, una idea de la noche posible entre el caos de la revuelta de la casta sacerdotal atacando a los seguidores del Dios único que muchos y muchas fueron acobijados por los esclavos hebreos que mientras cenaban acereladamente porque en la madrugada estaba instandos a la huida en pequeños grupos para reunirse en un punto a las afueras de la capital ya que el asentamiento hebreo era el lugar más seguro, paradojamente, en la capital, los descendientes de aquellos primeros, mitificado el rito, en ese año de Yehosuá 40, iban al encuentro de un rito, que reviviría, renovado, esa verdadera cena en tiempo de Akenatón… Mientras en casa de José de Arimatea se preparaba la cena, como liturgo de las personas custodias, él si en secreto celebraba, por este motivo, Yehosuá es invitado en secreto a su hogar, con los suyos, Yehosuá se reune, en secreto, también con su amigo Lázaro, al que con pesar le confiesa su no error sino situación en la que le había expuesto por recuperarlo de su aparente muerte. Lázaro, cambiado, ante la experiencia que no llegaba en consciencia asimilar, le expresa su gratitud y su decisión con sus hermanas de abandonar Israel porque le avisaron que le quería asesinar por impuro por el rito de la casta sacerdotal radical hebrea, era un no muerto, un retornado, el pesar de Yehosuá se consuela con el abrazo de su amigo y el de sus hermanas, en una entrevista, en secreto de la que la hermana mayor de Lázaro, el amor no correspondido por Yehosuá por su amor mortal a Magdala, una injuriada mujer de Magdala por impura, no comprendiendo la no correspondencia de Yehosuá acepta el desamor por el cariño que esta Miriam, hermano mayor de Lázaro, alcanza sobre todo desde que el martes pasado le escuchó, entre la multitud, las impactantes revelaciones en el monte de las calaveras, sin temer la reacción de los romanos y la casta sacerdotal, que no hizo acto de presencia, en ese impuro monte de se cruxificaba tanto a inocentes como culpables, sin clemencia… Después al principio del atardecer antes de la cena, del rito, Yehosuá se reune con su hermanastro mediano, hijo de su padre adoptivo mortal José, para consolar a Judas por lo que tenía que hacer antes de la cena y después. Ningún otro podía hacerlo. No podía pedir a otra persona de su comunidad que lo traicionará entregándolo a la casta sacerdotal. No podía permitir que la comunidad pequeña fuese diezmada hasta el genocidio, por este motivo principal EL RABÍ debía ser entregado a su suerte fatal. Judas era un seguidor del descendiente del último legítimo sacerdote del último rey legítimo hebreo que fue apresado y ajusticiado por Roma, con la tortura y la decapitación… Judas creía que su hermanastro Yehosuá era EL MESÍAS, el verdadero el que alzaría la espada de la justicia divina de YAHVÉ, expulsando a los impuros de Israel… Pero se encontró con EL MESÍAS DEL AMOR, como le acabó definiendo… Judás tenía que hacer el protagnista de esta falsa, para con el ajusticiamiento, del crimen a Yehosuá sus seguidores, aunque fuese en secreto, seguir la misión, la obsesión mortal de EL RABÍ, de prevalecer la cultura hebrea tras la destrucción de Jerusalén y que por la huida de este éxodo de la diáspora de quienes le habían escuchado perdurar la cultura hebrea y de cuántos gentiles se les uniera, fuera cual fuera su credo… Su visión de una Jerusalén defendida al estilo de una Masada diezmada en la primera revuelta Judia… Tenía la creencia, EL RABÍ, que su misión por bendición de LA HUMANIDAD, era lograr el mayor de supervivientes de la destrucción final de la cultura hebrea y gentiles… Judas noble de corazón equivocado de convicción por su apasionado nacionalismo radical, pero que siguió a su hermanastro aún no sabía por qué, al comprobar, descepcionado que no era “EL MESÍAS” de los profetas… o sí, era su gran tribulación interior, por su noble corazón, puro instinto sabe que es su papel en esta profecía… El abrazo fraternal y el beso de Yehosuá al hermanastro sella la decisión final, en secreto, esperando que con este gesto llegado el momento de la falsa traición sea correspondido por la dura misión que le había rogado Yehosuá… Llega el acto del rito ancestral de la cena, pero no comienza por el rito de entre todos y todas de poner la mesa, con los condimentados alimentos sin ser terminados, acompañados de gentiles recordando a los egipcios que fueron acobijados y muchos huyeron con los liberados israelitas, porque Yehosuá reune a los trece personas elegidas y les hace sentarse frente a él para ir él con unguentos, alibiadores, trapo de lino delicado, labarles y limpiarles los piés con agua y unguentos… incluso Magdala, a la vez que les recordaba a los hombres sus malestares por una difamada lider de Magdala traicionada por su labor a la semejanza de cómo Magdala percibía la identidad verdadera de Yahvé, no sometiéndose al patriarcado de la cultura hebrea de la época y comportarse con el valor de una valiente con un grado de consciencia superior a su tiempo, como ejemplo para que comprendieran lo que es ser un lider, elegido por LA HUMANIDAD DE YAHVÉ, que es como de modo reciente, desde el martes pasado, definía como nombraba a Yahvé, para que tuvieran presente que desde esta noche en esta cena de LA PASCUA HEBREA, ya no era seguidores eligidos de este RABINO, sino líderes de sus tribus y que ya no había más tiempo para su instrucción porque todo se precipitaba… Ese es el malestar que angustió a todas y a todos… Todos, no sólo las trece personas que presidián la mesa de José, sino a los lados, familia, amigos y gentiles perseguidos por la opresión de los sacerdotes, el rey, impuesto, de Israel y Roma, a los que José protegía como sacaba de Jerusalén, fueron las personas comensales de esta última cena mortal de EL RABÍ… La ceremonia comenzó como el rito ancestral de la cena memorada llevara a todas y a todos como iguales comer y beber compartiendo los alimentos no condimentados hasta el final… Y el RABÍ se levanta ante todos y como otro momentos de esos: EL SILENCIO, coge un pan ácimo lo levanta solemne mente y todas las personas enmudecen, dejan de comer…

- Ved y compartir este es el pan ázimo mujer y hombre de la mortalidad nuestro alimento más sencillo, el alimento de la materia. Qué nunca lo toméis sin que le haga falta a tu semejante sabiéndolo en conciencia. Porque este trozo de pan amargo por la irracionalidad de LA IN HUMANIDAD es tan sustento como el que nos ofrece el bienestar. Cuando lo comáis desde ahora hacerlo en memoria de vuestra consciencia de que nunca le pueda faltar en su condimento final a todas y cada unas de las personas mortales sobre esta tierra. Pues de la tierra brota como el fruto más simbólico de la ley única: EL AMOR.

Toma el pan y lo reparte en trozos entre todas y todos y cuando no ha quedado ninguna sin un trozo lo come y todas y todos lo comen, sin acompañarlo con otro alimento. En sus inconsciencias están de modo impulsivo entendiendo la trascendencia del momento… José de Arimatea se levanta y vuelve con el grial en cáliz… Es el momento clave, cumbre del final del principio de EL RABÍ como humano… Lo coge y acepta le intenta servir vino, lo declina con una fraterna sonrisa… Lo alza…

-Ved y comprender sin entender este es el cáliz de la alianza primera, parte de EL ARCA DE LA ALIANZA, a su vez del ARCA DE NOÉ, tallado, de su interior bebe el mortal para saciar su consciencia y alcanzar la conciencia de su humanidad. Ved y comprender, amigos y amigas, mujer y hombre, en esta noche, en esta cena fraterna de EL AMOR, como este mortal, querido por vosotras por vosotros, aunque no comprenda su significado en el principio, lo perdurará hasta las generaciones benideras en la que resurgirá la generación que vuelva a esta Jersualén que será arrasada. Ved y comprender sin entender aún, como bebo de su interior como lo bebo yo ahora… 

Cuando Yehosuá. EL RABÍ, bebe de su contenido inexistente, loS más cercano lo saben, ven tras dejar de beber como gotas de agua se deslizan por sus labios… Y sin salir de su asombro, EL RABÍ coge el resto de pan que sobra y la copa…

-Ahora alzo por igual el pan y el cáliz, en verdad os revelo que jamás os faltarán en la conciencia de LA HUMANIDAD DE YAHVÉ. Tenedlo presente cuando el terror de la irracionalidad de LA IN HUMANIDAD os asolen hasta la muerte aparente… En verdad os afirmo, mi familia, propia y común, que desde esta noche el principio no es de un final para nuestra cultura hebrea seas o no seas, sino el principio venidero de cuando la consciencia y la conciencia universalice LA MORTALIDAD Y LA HUMANIDAD… Os ruego, en memoria, no mía sino del descubrimiento que haréis, muy pronto, los que tras mi partida os reunáis en mi nombre, que es el nombre de LA HUMANIDAD DE YAHVÉ y queráis rememorar esta cena…

La irradiación de EL RABÍ, solo es comparable al momento que se mostró como su ser orbe sobre su avatar mortal en la transfiguración, concluyendo el rito entrañable que EL RABÍ, realizó, retirándose el cáliz y desarrollándose la cena con la normalidad del rito hebreo… Por un rato la afable velada parecía lograr por lo menos posponer la tragedia, pero ya estaba iniciada… Judas a un gesto fraterno de Yehosuá entiende llegado el momento y sale, al asombro de todos y todas de la morada… Judas sube al TEMPLO, encuentra reunido a la casta sacerdotal que deliberaba, en secreto, su élite, sobre la amenaza que representaba este hebreo, cada vez más blasfemo, resucitar a los muertos, curar a los enfermos… Judas es amenazado por aparecer de modo imprevisto y nada sumiso, tras golpes de los guardias, les habla con convicción lo que se gana la atención de los líderes de la casta sacerdotal y les puede explicar que viene para entragar al Nazareno… Le reprochan su traición, no habían dispuesto recompensa alguna aún. Judas les replica, recibiendo más golpes que lo hacía no por recompensa alguna sino por convicción en que no era “EL MESÍAS”… Les deja boquiabiertos, tal como lo había planeado Yehosuá… Las deliberaciones acaba con el acuerdo de pagarle trece monedas de oro, símbolo de involucración de las trece tribus por entregar a los romanos para que lo ajusticiaran a este otro “mesías falso”, pero más falso que los anteriores… Judas, siguiendo el plan de su hermanastro, no querer aceptarlo pero se lo es impuesto, coge, entre golpes las trece monedas, tal como las doce tribus entregaron a los egipcios en símbolo de entrega a la primera tribu como esclavos en LA PRIMERA JERUSALÉN… No cabe recrear el dolor la impotencia y sobre todo la rabia de un hombre integro como Judas que está entregando a la muerte cierta al que si no creía como EL MESÍAS, además de ser su hermanastro era el hombre más integro que había conocido, más que el ya no admirado Barrabás, que había mitificado como lider de la revuelta hebrea, como resistencia a los romanos… La guardia mandada por un joven Saulo de Tarso, salen del TEMPLO, para hacer preso en secreto a Yehosuá, por todos los remedios tenía que evitar revuelta alguna. Roma lo había advertido, el sometimiento u la aniquilación total. Muerto el lider de la minoría que iba aumentando con este rabino, evitaría el mal mayor del genocidio de sus seguidores. La sentencia estaba dispuesta… Ya entrada la madrugada, despedida la madre Miriam, de modo entrañable, pero ambos evitando sincerarse porque ambos sabían que era la última vez mortal en que se daría un beso de buenas noches. No permitiendo que ninguno de sus personas seguidoras les acompañarán en su extraño nocturno de vigilia al monte de los olivos de la morada de José de Arimatea, que incluso no acepta la guardia de algunos custodios, explicándole su plan secreto y sobre todo que tenía que poner a salvo las reliquias porque había iniciado el plan final para salvaguardar a la comunidad como a las personas custodias, lo que hace que José de Arimatea disponga todo para guardar la reliquia en Belén de nuevo y ocultar las personas custodias, termina en el retiro que un Yehosuá de Nazaret realice su vigilia en absoluta soledad, aún de la protesta de los doce menos Magdala que sabe que el fin está en marcha. Esa confianza entre amados cuando sabe que el amado está iniciando su tránsito, aún del desgarrador dolor… Se besan en la intimidad por última vez, no hay palabras solo miradas confidentes y un abrazo enamorado que sella el silencio… Yehosuá entre los olivos intenta en la transformación de la consciencia de su conciencia, por no miedo mortal por el calvario que le esperaba sino aún por el fin de su taumaturgia, su liturgia, la suerte de su pueblo hebreo y de los gentiles cuando Jersualén fuese destruida, no estaría él para liderarles en ese éxodo… Esa era su angustia, su madre, su esposa, no desposada, eran sus seres queridos y como mortal duda por vez primera… tanta será la angustia que el sudor de sangre que experimenta es provocada por la reacción del agua de la corriente de la fuente de la energía de la fuente vital de la vida que está haciendo efecto en su biología mortal y el grado de empatía que este mortal destaca su serendipia de alcanzar la fraternidad mundial global mortal… Como hijo, aunque adoptivo, de intentar realizar la voluntad del padre, con sus propios criterios, le llevan a la tribulación más angustiosa… Qué cesa cuando su humanidad, por beber de el cáliz del grial hace su efecto final que su conciencia humana despierta en su consciencia mortal… Y ya está todo decidido, de propia convicción libre albedrío acepta la voluntad del padre que no le pide la muerte, el sacrificio, él se delantó no a la nunca decisión de un padre que nunca pediría el sacrificio de la muerte de un criatura querida, por un fin, que jamás puede ser excusable, sino que intentara comprender el fin del principio por el que el destino de este hijo tenía previsto EL COSMOS, LA NATURALEZA, forjar… pero el hijo estaba aún procesando la verdad de la realidad de el conocimiento de EL TODO, cuando LA HUMANIDAD, que se mostró al hijo en ser, le habló, que por la decisión, propia de Yehosuá de sacrificarse por la comunidad por un bien común sin la violencia, que no es justificable, y es en verdad en esa angustiosa madrugada de EL JUEVES SANTOS, que no es la angustia del hijo sino la angustia del padre, impotente, siendo LA HUMANIDAD, misma, la que no puede evitar ni posponer el destino de sacrificio que su hijo había adoptando en conciencia, no puede entender la identidad de la personalidad humana a la que le iba por otorgar su conciencia cuando llegara el momento de su trascendencia, en la que sí el padre adoptivo LA HUMANIDAD le podría por lo menos alibiar el tránsito criminal de su injusto destino perdiendo LA MORTALIDAD GLOBAL MUNDIAL de aquel año 40, la posibilidad de un lider con una fuerza fraternal capaz de lograr la alianza entre la consciencia mortal y la conciencia universal de LA HUMANIDAD, pero LA HUMANIDAD, sabía que tenía que posponerse porque el fin mayor estaba en su proceso de trasformación cósmica, no había otra manera de realizarlo… Toda esta angustia mutua es interrumpida cuando a la aparición de la guardia con Tarso y Judas es sorprendida por la presencia de Pedro armado… Yehosuá desciende interponiéndose entre Pedro y La Guardia sorprendida haciendo que Pedro guarde el arma que estaba sacado de su funda, le habla al oído...- Pedro amigo guarda tu arma y vete, vete en nombre de Yahvé, recuerda que no eres sólo Pedro, ahora eres lider de tu tribu, con las armas no podrás salvaguardarles, recuerda que te debes a ellas y a ellos como te debo yo a tí… huye, huye y finge aunque tengas que renegarme como lo harás esta madrugada tres veces...-

Pedro llorando huye. No comprende pero la conciencia de EL RABÍ es tauma para su voluntad… Tarso le insta a Judas si es ése EL RABÍ… Judas asiente acercándose al hermano y al RABÍ, llorando le besa en la mejilla. Tarso sentencia qué con un beso entregas al RABI… Entre golpes apresan a Yehosuá de Nazaret…

La tragedia que había comenzado su último acto, no termina como planeó EL RABÍ… Ni él había pensado que fuese de un modo tan diferente a lo que había plenado con su hermanastro mediano Judas… Judas destrozado psíquicamente por su nobleza se revuelve en su misión final huir con toda la familia, primero es la familia, volviendo al TEMPLO y a viva voz a gritos se enfrenta a la guardia que intenta silenciarlo, pero no pueden, Judas es recriminado por uno de los oficiales que le reconocé y le reprocha que vendió al falso mesías por trece monedas de oro… Judas se las lanza a la cara y este le clava su arma matándolo… Y hacen desaparecer su cuerpo para que nadie se enterará de lo que estaba pasando… qaral. 

Bienvenido a los foros de ancient-origins.es. Con el fin de evitar el spam, requerimos que todos los usuarios del foro estén registrados.

Si aún no estás registrado haz clic en el enlace Registro del menú superior. Si ya estás registrado, haz LOGIN aquí.