All  
Ideas sobre la vida extraterrestre: ¿Cómo se verían los habitantes de otros planetas?

Ideas sobre la vida extraterrestre: ¿Cómo se verían los habitantes de otros planetas?

La Iglesia cristiana intentó censurar los hallazgos de Galileo en las primeras décadas del siglo XVII, pero era una época de expansión del conocimiento, por lo que la información no tardó mucho en salir. Cuando la observación de Galileo se hizo ampliamente conocida, la gente empezó a preguntarse si estos otros mundos eran como el nuestro. ¿Existía vida en ellos? ¿Vivía gente allí? Incluso la Iglesia finalmente decidió que tal especulación no era una blasfemia. Cuando se aceptó la verdad de la pluralidad de mundos, se asumió que Dios nunca crearía un mundo a sabiendas sin ninguna razón.

Se decidió que, si existían otros mundos en el espacio, su único propósito podría ser proporcionar un hogar a criaturas parecidas a los humanos. Como preguntó Thomas Burnet en su libro La Teoría Sagrada de la Tierra (1681):

 

 

Dios mismo formó la Tierra… lo formó para ser habitado. Esto es cierto, tanto de la Tierra como de todos los mundos habitables. ¿Para qué se hace habitable, si no para ser habitado? No construimos casas que deban estar vacías, sino que buscamos a los inquilinos lo más rápido posible.

No pasó mucho tiempo antes de que se publicaran varios libros especulando sobre qué tipo de vida podría existir en los planetas. Algunos autores asumieron que cualquier vida sensible que exista en los otros planetas necesariamente tendría que ser similar a la humana. Otros autores tomaron una definición más laxa de lo que constituía "humano", con la idea de que lo más importante era la calidad y naturaleza de la mente, no la forma del caparazón que la portaba.

Los primeros astrónomos comenzaron a preguntarse si otros mundos serían como el nuestro. Conversación de Copérnico con Dios (dominio público)

Los primeros astrónomos comenzaron a preguntarse si otros mundos serían como el nuestro. Conversación de Copérnico con Dios (dominio público)

Viaje a la especulación

El gran astrónomo alemán Johannes Kepler escribió lo que podría ser la primera novela de ciencia ficción, Somnium, que se publicó en 1634 (pocos años después de su muerte). Como científico serio, describió la Luna y el tipo de criaturas que podrían vivir en ella con tanta precisión como lo permitiera el conocimiento del tiempo. La Luna era un mundo increíblemente extraño, les dijo a sus lectores. Las noches eran de 15 días terrestres "y espantosas con sombra ininterrumpida". El frío de la noche fue más intenso que cualquier experiencia en la Tierra, mientras que el calor del día fue terrible. Los animales que vivían en la Luna se adaptaron a estas duras condiciones. Algunos entraron en hibernación, mientras que otros desarrollaron caparazones duros y otra protección.

A medida que avanzaba el siglo XVII, se dio por sentado el concepto de que los planetas no solo eran habitables, sino que estaban habitados. En 1656, el sacerdote y escritor jesuita Athanasius Kircher, envió al héroe de The Ecstatic Journey a recorrer los cielos con un ángel como guía. En el transcurso de estos viajes a través del mundo celeste, se descubrió que la Luna era bastante habitable, con un terreno variado que incluía montañas, océanos, lagos, islas y ríos. En Paradise Lost (1667), John Milton tiene al ángel Raphael y Adam discutiendo la posibilidad de vida en otros mundos, incluida la Luna. Pero el ángel advierte a Adán, diciendo que es peligroso pensar en tales asuntos ya que Dios no quiere que los seres humanos comprendan todo sobre su creación: "No sueñes con otros mundos, qué criaturas viven allí, en qué estado, condición o grado."

El grabado Flammarion, París 1888. (Dominio público)

El grabado Flammarion, París 1888. (Dominio público)

Un matemático francés llamado Bernard de Fontenelle no temía soñar con tales cosas y se preguntó qué tipo de criaturas podrían existir en los planetas en su libro Entretiens sur la Pluralité des Mondes (Conversaciones sobre la pluralidad de mundos; 1689). De hecho, no solo hizo la pregunta, sino que también intentó responderla. Y lo hizo de una manera completamente única. De Fontenelle explicó que, aunque los planetas eran mundos muy parecidos al nuestro, las condiciones probablemente serían muy diferentes. Por ejemplo, Mercurio estaría increíblemente caliente porque está muy cerca del Sol. Si existiera vida en los planetas, necesariamente tendría que reflejar una adaptación a estas condiciones tan específicas.

Conversaciones sobre la pluralidad de mundos, 1715. (Dominio público)

Conversaciones sobre la pluralidad de mundos, 1715. (Dominio público)

El problema al que se enfrentó De Fontenelle fue el simple hecho de que los científicos no sabían lo suficiente. Todo lo que tenía que trabajar eran los tamaños aproximados de los planetas y sus distancias aproximadas del Sol. Aparte de poder hacer estimaciones aproximadas de las temperaturas de la superficie de los planetas basándose en sus distancias relativas del Sol, no sabía nada en absoluto sobre la naturaleza de las condiciones en ellos. No tenía forma de saber cómo podría ser la atmósfera de un planeta, ni siquiera con certeza si la tenía. Aún así, De Fontenelle no dejó que un pequeño impedimento como ese inhibiera su imaginación y procedió a describir con gran detalle las criaturas que vivían en los otros planetas. Los habitantes de Mercurio, declaró, eran exuberantes, excitables y de mal genio. Se parecen a los moros de Granada, un pueblo pequeño, negro, quemado por el sol, lleno de ingenio y fuego, siempre enamorados, escribiendo versos, aficionado a la música, organizando fiestas, bailes y torneos todos los días".

Las primeras novelas de ciencia ficción reflexionaron sobre la idea de cómo serían los extraterrestres. "San Wolfgang y el diablo" (dominio público)

Las primeras novelas de ciencia ficción reflexionaron sobre la idea de cómo serían los extraterrestres. "San Wolfgang y el diablo" (dominio público)

La gente de Venus, en cambio, eran coquetas incorregibles, las de Júpiter eran grandes filósofos y los habitantes de Saturno, debido al clima gélido de su planeta, preferían sentarse en un solo lugar durante toda su vida. Sin embargo, de Fontenelle decidió que la Luna probablemente estaba deshabitada debido a su fina atmósfera.

En un viaje al mundo de Cartesius (1694), Gabriel Daniel describe a los habitantes de la Luna como seres completamente espirituales, sin cuerpos físicos en absoluto, que pueden viajar de un lugar a otro solo con la fuerza de su voluntad.

A Narrative of the Life and Astonishing Adventures of John Daniel (1751) de Ralph Morris habla de la invención de una máquina que transporta a un marinero naufragado en un viaje a la Luna. Una vez allí, descubre humanoides de piel cobriza que viven en cuevas y adoran al sol. En Le Philosophie sans Prètention (El filósofo sin pretensiones; 1775) de Louis-Guillaume de la Folie nos enteramos de que el héroe, Ormisais, ha volado a la Tierra desde el planeta Mercurio. Les informa a los terrícolas que conoce que un científico mercuriano llamado Scintilla ha inventado una máquina voladora eléctrica capaz de viajar entre mundos. El héroe de Un viaje a la luna (1793), Aratus, viaja a la Luna en globo ("facilitado por corrientes de aire"), donde encuentra una raza de serpientes de habla inglesa que caminan erguidas sobre piernas.

Libros como estos, tanto fantasiosos como realistas, ayudaron a convencer a sus lectores de que existían otros mundos y que era posible que hubiera vida en ellos. La gente incluso comenzó a preguntarse si las estrellas mismas podrían ser otros soles. Después de todo, preguntaron, si el universo tenía un tamaño infinito, como se suponía en ese momento, debería tener un número infinito de estrellas. ¿No era razonable suponer que al menos algunos de ellos podrían ser soles como el nuestro? Y si fueran soles como el nuestro, ¿no podrían tener también planetas rodeándolos?

Imagen de portada: La Anunciación, con San Emidio de Carlo Crivelli. Fuente: dominio público

Autor Ron Miller

 
Imagen de ancient-origins

Ancient-Origins

En Ancient-Origins.es creemos que uno de los más importantes campos del conocimiento que podemos estudiar como seres humanos es el de nuestros propios orígenes. Y si bien algunos pueden parecer satisfechos con ellos, nuestra opinión es que existe un gran... Lee mas
Siguiente Artículo