All  
Tapiz medieval en el castillo de Ecouen, Ecouen, Francia. Fuente: photogolfer / Adobe Stock.

Los artistas antiguos dejaron señales para que las decodifiquemos. ¿Fueron testigos de ovnis?

¿Los artistas antiguos nos dejaron signos claros de interferencia de otro mundo en nuestras vidas y en nuestra cultura?

El arte puede considerarse un registro de la historia, la cultura y la ciencia, ya que revela al hombre en sus múltiples aspectos, ofreciendo una visión más completa y un punto de vista único. Desde los inicios del hombre, el ser humano siempre ha sentido la necesidad de reproducir eventos celestiales, primero en las paredes de las cuevas y luego en un lienzo. No se trata de que la historia, el arte, la arqueología y la antropología se reescribieran en el arte, pero estas interpretaciones deben verse a la luz de nuevos elementos cuya existencia no se había sospechado previamente.

 

 

Se ha escrito mucho sobre la representación de objetos extraños colocados en el cielo en obras de arte del período del Renacimiento, pero poco se ha escrito sobre algunos tapices antiguos del período medieval, y lo que se ha discutido es controvertido porque desafía la perspectiva ortodoxa.

Tapices medievales misteriosos

En el este de Francia, en el departamento de Cote d'Or, en la pequeña ciudad de Beaune (la capital del vino de Borgoña), se encuentra la Basílica de Notre Dame. El edificio original fue construido alrededor de 1120-1149. En el interior, además de los frescos del siglo XV, hay una biblioteca que alberga un conjunto de tapices de los siglos XV al XVIII.

Entre ellos, los ojos de un observador atento quedan impresionados por "La vida de la Virgen María" y "Magnificat", dos tapices medievales que forman parte de un grupo de cinco momentos importantes en la vida de la Virgen María.

Vida de la Virgen María, tapiz medieval de Tournai, Bélgica. (Basílica de Notre Dame Beaune / Dominio público)

Vida de la Virgen María, tapiz medieval de Tournai, Bélgica. (Basílica de Notre Dame Beaune / Dominio público)

En ambos tapices hay un objeto volador no identificado "revoloteando" por el cielo en el fondo. Incluso en el "Magnificat", realizado en 1330, este objeto negro está representado en la forma típica de muchos avistamientos de ovnis.

Magnificat, tapiz medieval del XV de Tournai, Bélgica, objeto rodeado con un círculo en la esquina superior derecha. (Basílica de Notre Dame Beaune / Dominio público)

Magnificat, tapiz medieval del XV de Tournai, Bélgica, objeto rodeado con un círculo en la esquina superior derecha. (Basílica de Notre Dame Beaune / Dominio público)

Pero hay muchos que afirman que son sombreros de sacerdote. Pero la lógica pregunta ¿por qué incluir sombreros eclesiásticos flotantes y solitarios en el cielo?

Por lo tanto, es razonable preguntarse, considerando el período histórico, si experiencias personales o historias populares pudieron haber influido en un artista para incluir un hecho extraño en las profundidades de una imagen sagrada, esperando así aumentar un halo de mística.

Hay discos u ovnis que no pueden confundirse con "sombreros de sacerdote", dado que no vuelan en "cielos religiosos". Un buen ejemplo es el tapiz "Summer Triumph", que representa imágenes alegóricas y simbólicas de la temporada.

Este tapiz ciertamente fue parte de una serie que originalmente representaba las cuatro estaciones. No se sabe si alguno de los otros tapices ha sobrevivido. Este tapiz, (quizás creado en Brujas), se encuentra en el Museo Nacional Bayerisches en Munich, Alemania, que lamentablemente tiene poca información al respecto. Saben que fue traído al museo en 1971 por un marchante de arte. No hubo información sobre el taller, el diseñador, el mecenas o las circunstancias de su producción.

La fecha de 1538 está entretejida en el borde de los lados derecho e izquierdo del tapiz. En el borde superior, hay una inscripción en antiguo proverbio latino: "REX GOSCI SIVE GUTSCMIN". Esto se traduce como "Rey Gosci de Gutscmin". Si esto es una pista para el patrón que ordenó que se hiciera el tapiz, nadie lo sabe con certeza.

Como es habitual, casi escondidos en el fondo, hay unos discos negros u ovnis en el cielo azul.

Summers Triumph en exhibición en el Museo Nacional Bayerisches en Munich, Alemania. (Hurley / dominio público)

Summers Triumph en exhibición en el Museo Nacional Bayerisches en Munich, Alemania. (Hurley / dominio público)

La Dra. Birgitt Borkopp del Bayerisches Museum, en una carta enviada al autor, afirma que "como el estilo del tapiz es bastante inusual, incluso para su época, dudo que este sea el objeto adecuado para ilustrar la historia del arte, pero por supuesto, esta es tu decisión por completo".

Por supuesto, ella no sabía que el vínculo entre los ovnis y la historia en el arte se discute en muchos libros y artículos. Es interesante notar que el arte extraño o inusual generalmente no es considerado con curiosidad por los "expertos" y parecen preferir ignorarlos.

El tapiz de los dos cruzados

Un ejemplo interesante que muestra un "conocimiento adelantado a su tiempo" es lo que se escribió sobre las imágenes de los dos cruzados en los "Annales Laurissenses" (libros sobre hechos históricos y religiosos), compuestos a principios del siglo VIII.

En 776, durante una de las innumerables incursiones de los sajones en territorio franco, ocurrió un hecho extraño. Mientras Carlomagno, en un raro momento, descansaba de la batalla y se dedicaba a la causa de la Santa Iglesia, los sajones abandonaron sus tierras con un gran ejército e invadieron a los francos.

Llegaron a la capilla de Frisdilar, fundada por San Bonifacio, predicador y mártir que había predicho que la capilla nunca se quemaría. Los sajones rodearon la capilla, entraron en ella y empezaron a prenderle fuego. Pero en el último momento, dos hombres vestidos de blanco aparecieron en el cielo. Fueron vistos por los cristianos que se habían refugiado en el castillo y por los paganos que estaban afuera.

Se dice que los dos hombres protegieron la capilla del fuego. Los paganos no pudieron prenderle fuego, ni adentro ni afuera, y esto los aterrorizó tanto que huyeron, aunque nadie los perseguía.

Pero un cruzado permaneció durante la fuga apresurada y fue encontrado muerto, en llamas, frente a la capilla. Su cadáver estaba postrado boca abajo sobre las rodillas y los codos, con la boca cubierta por las manos, mostrando lo que parecían ser claros signos de muerte por asfixia.

El fuego estaba allí y fue presenciado. No causó ningún daño a la capilla, pero mató al cruzado que se quedó mientras los demás escapaban. Este evento podría interpretarse de diversas formas y podría ser irrelevante si no hubiera sido seguido, después de poco tiempo, por otro evento extraño.

Era el año 776, y sucedió durante el asedio del castillo de Sigiburg. Los sajones sitiaron y rodearon a los francos, pero en esta circunstancia la guarnición francesa se escabulló y de repente atacó a los sajones por la retaguardia. Los sajones estaban desprotegidos en esa dirección, ya que tenían la intención de atacar el castillo. En medio de la batalla, algo apareció en el cielo.

Ruina del castillo de Hohensyburg, en el sitio de Sigiburg. (Erich Ferdinand / C BY 2.0 )

Ruina del castillo de Hohensyburg, en el sitio de Sigiburg. (Erich Ferdinand / C BY 2.0 )

Los testigos vieron en el aire dos escudos en llamas, uno tras otro. Estos parecían flotar sobre la parte superior de la iglesia como si los caballeros espectrales los estuvieran llevando a la batalla. Debido a este milagro, parecía que los francos estaban protegidos por el cielo, y debido al asalto que los franceses habían lanzado a su retaguardia, los sajones se asustaron tanto que todos dieron media vuelta y corrieron.

Para este último hecho, además de la crónica del texto, hay documentación pictórica que retrata a dos cruzados. En la miniatura muestra al cruzado con los brazos en alto y muestra claramente un objeto en el cielo, con forma de esfera, con pequeños círculos como ojos de buey a su alrededor. Es interesante notar que la representación de la luz o energía que emite el objeto parece transmitir movimiento.

Estos tapices de dos cruzados datan del siglo XII. (RayLovesRomania / YouTube)

Estos tapices de dos cruzados datan del siglo XII. (RayLovesRomania / YouTube)

Pero es solo al observar la imagen en la parte superior, a la izquierda que es posible comprender el intento del artista de retratar la imagen en perspectiva artística, pero en esos tiempos históricos, el concepto de perspectiva artística aún no existía. Las imágenes se representaron solo en una dimensión, de manera plana.

Observando la otra imagen en la parte superior, derecha, la del cruzado con la corona en la cabeza (tal vez un líder noble o incluso Carlomagno, aunque las crónicas nos dicen que no estuvo presente en este evento) montando a caballo y señalando el objeto en el cielo, es posible determinar que el objeto dentro del estallido de luz no puede ser otra cosa que un objeto volador no identificado, como podemos confirmar a partir de los relatos de testigos y de la documentación gráfica en circulación.

Los objetos misteriosos representados en la Biblia Urbinate

Otro objeto volador inusual se encuentra en una hermosa miniatura del período del Renacimiento, en la Biblia Urbinate. Este manuscrito se conserva en el museo del Vaticano; es el documento más famoso relacionado con las Sagradas Escrituras.

La Biblia Urbinate (o Biblia Urbino) se divide en dos libros, el Antiguo y el Nuevo Testamento. Hugo de Cominellis (o Hugues de Cominellis de Mazieres) ha sido identificado como el escriba de estos volúmenes que fueron encargados por Frederico da Montefeltro, duque de Urbino. Fue escrito en el estudio de Vespasiano da Bisticci, el renombrado librero florentino, que fue el principal proveedor de manuscritos para la biblioteca de Urbino. El manuscrito es una transcripción del texto canónico de la Vulgata, un texto famoso traducido por San Girolamo del ebraico y arameo en el 390 d. C.

Varios artistas diferentes, pintores de paneles, pintores de frescos y pintores de miniaturas trabajaron juntos en la decoración de estos volúmenes. La Biblia Urbinate es un raro ejemplo de colaboración artística en Florencia a finales del siglo XV.

Entre las bellas imágenes de esta Biblia se encuentra el tema de este texto: la contemplación de santa Geremia. La imagen es un ejemplo perfecto de cómo se conjugan la representación mística, el factor anómalo y la realidad cotidiana.

Tapiz medieval - Contemplación de Santa Geremia. (Hurley / dominio público)

Tapiz medieval - Contemplación de Santa Geremia. (Hurley / dominio público)

Tenemos las montañas, el campo circundante, el pueblo, los hombres y los caballos como ejemplos de realidad objetiva. También tenemos el elemento místico divino cayendo en patrones clásicos de iconografía religiosa. Lo que nos interesa de esta pintura es el objeto inusual en la parte superior derecha.

Es un cuerpo redondo que emite rayos resplandecientes. Desde las llamas que rodean el objeto, somos testigos de un rayo de luz amarillo directo (¿láser?). No hay líneas perfectamente rectas en la naturaleza. En este ejemplo, el objeto está claramente fuera del contexto religioso. Los rayos rectos que se originan en objetos voladores no son ajenos a la ufología.

Tapiz medieval - Contemplación de Santa Geremia - cerca de la esquina superior derecha. (Hurley / dominio público)

Tapiz medieval - Contemplación de Santa Geremia - cerca de la esquina superior derecha. (Hurley / dominio público)

Para esta miniatura, ningún análisis puede afirmar con certeza si el artista había visto o escuchado algo en la realidad, pero una cosa es evidente, quería decirnos algo ...

No es probable que hoy alguien que vea un objeto volador a distancia para presenciar características avanzadas como la forma, el movimiento, la controlabilidad o la luminosidad, piense, como lo hicieron los sajones, que es una señal de que estamos protegidos por Dios o por los dioses. Gracias a nuestro conocimiento técnico, podríamos pensar de inmediato que se trata de una aeronave militar secreta o incluso extraterrestres. Además, los francos, aunque ignorantes de la tecnología aérea, no lo veían como un simple fenómeno celestial, sino como algo más particular: "como si los caballeros los llevaran a la batalla". Esto presupone la idea de que los dos discos fueron conducidos por "caballeros" que parecían querer participar en la batalla.

¿Hubo la intención deliberada de alterar el resultado de esa batalla? ¿O fue por casualidad que los dos discos llameantes aparecieron en ese momento? Después de todo, estos dos eventos citados en las crónicas influyeron en el resultado de dos asaltos / agresiones diferentes por parte de los sajones (llamados paganos en ese período). Por lo tanto, parece correcto preguntarse si las batallas durante las cuales ocurrieron estos avistamientos fueron tan críticas para el imperio todavía en formación de Carlomagno, promotor del cristianismo.

¿Qué importancia tuvo que expulsaran a los sajones? ¿Qué importancia tuvo que ganara Carlomagno? Y si los sajones hubieran ganado, ¿qué tipo de civilización tendríamos hoy?

¿Podría nuestra civilización, y, en consecuencia, la estructura sociopolítica actual haber sido "impulsada" en su desarrollo desde tiempos remotos? ¿Y por qué?

Imagen de portada: Tapiz medieval en el castillo de Ecouen, Ecouen, Francia. Fuente: photogolfer / Adobe Stock.

Autor Daniela Giordano

Imagen de ancient-origins

Ancient-Origins

En Ancient-Origins.es creemos que uno de los más importantes campos del conocimiento que podemos estudiar como seres humanos es el de nuestros propios orígenes. Y si bien algunos pueden parecer satisfechos con ellos, nuestra opinión es que existe un gran... Lee mas
Siguiente Artículo