All  
Shiva, señor hindú de la creación y la destrucción (CC BY-SA 4.0)

Bailarín, amante, destructor: La vida y los amores de Shiva, deidad hindú

Según la creencia hindú, la destrucción y el renacimiento destruyen las ilusiones e imperfecciones de este mundo, allanando el camino para cambios benéficos. Shiva, el dios de la destrucción, es visto como la fuente del bien y del mal. Él encarna muchas cualidades contradictorias asociadas con la muerte y el renacimiento, así como sus impurezas. Es el destructor y el restaurador, el asceta y el símbolo de la sensualidad, el pastor de las almas y el vengador de las fechorías.

El Trimurti hindú: Vishnu, Brahma y Shiva sentados en sus respectivas monturas. (Dominio público)

El Trimurti hindú: Vishnu, Brahma y Shiva sentados en sus respectivas monturas. (Dominio público)

Shiva es el tercer dios en el Trimurti hindú. Los Trimurti son los tres dioses responsables de la creación, preservación y destrucción del mundo. Brahma es el creador del universo, mientras que Vishnu es el conservador. El papel de Shiva es destruir el universo para recrearlo.

De las tres deidades, se representa a Shiva con la apariencia más humilde, proporcionando un marcado contraste con los otros dos dioses. Brahma generalmente se representa como un erudito mayor y Vishnu generalmente se parece a un príncipe. Shiva es un extraño que a menudo se representa con cabello enmarañado, cenizas en su cuerpo y con pieles de animales como ropa.

 
Siguiente Artículo