Cabeza de estatua de Yamacutah con nítido pigmento azul. Imagen cedida por: Jordan Blyden

Redescubriendo Yamacutah, un Monumental y Sagrado Lugar Perdido en las Páginas de la Historia

(Leer articulo en una sola página)

Durante la tarde del 22 de abril de 1784, Jordan Clark y Jacob Bankston, dos hombres que viajaban desde Virginia, se aventuraron en lo que era considerado por muchos como tierras sagradas. En la actualidad dichas tierras se localizan a lo largo del norte del río Oconee, en el Condado de Jackson, Georgia. Los nativos de la zona se referían al lugar como "Yamacutah".

La primera referencia escrita sobre Yamacutah aparece en el libro "The Early History of Jackson County Georgia" ("Historia Antigua del Condado de Jackson, Georgia") , original de W.E. White y publicado en Marzo del año 1.914. La mayor parte del libro está dedicada a los escritos más antiguos de  G.J.N. Wilson, oriundo del Condado de Jackson. Varios notables tesoros de estos antiguos escritos  son los nombres de las tribus, o familias de nativos americanos que vivían por toda la región, con los nombres originales que utilizaban para calas y ríos en el momento de la llegada de los primeros colonos blancos. La mayor parte de esos nombres se han perdido con el tiempo debido a cambios realizados para, posiblemente, simplificar su pronunciación original. Los nombres originales eran mucho más largos que los introducidos posteriormente como "Creek" o "Cherokee".

Sin embargo, Yamacutah es un nombre que ha continuado sonando con fuerza. A día de hoy muchos creen que con él se indica alguna efigie específica antropomorfa, ubicada en el condado, pero otros dicen que comprenden lo que quiere decir y que fue localizado allí.

En los tardíos escritos del Sr. Wilson, se deja ver claramente que Yamacutah no era una efigie concreta que adoraran los nativos, sino que se trataba de un lugar sagrado donde muchos creían que vivía un espíritu. Existe una persona que todavía mantiene vivos recuerdos de aquel lugar, conocido en inglés como “Tumbling Shoals” o “Tumbling Waters”. Esa persona se llama Louise Maddox, una señora de 87 años residente en el Condado de Jackson, Georgia. La Señora Maddox recuerda ver varios círculos concéntricos con monumentos permanentes centrados dentro de ellos cuando su abuela la llevó a visitar el lugar sagrado de Yamacutah, allá por el año 1939. La Sra. Maddox se acuerda de estar sobre un viejo puente de madera y ver desde allí, en la distancia, no sólo los monumentos permanentes, sino observar también otros diversos objetos, más pequeños, tallados y colocados alrededor de los círculos. La Señora Maddox asegura que su abuela no le permitía adentrarse en la zona de los círculos debido a que la consideraban tierra sagrada, aún en aquellos tiempos.

Izquierda: Louise Maddox 1939. Derecha: Louise Maddox 2015. Imagen cedida por: Indigenous Peoples Research Foundation.

Izquierda: Louise Maddox 1939. Derecha: Louise Maddox 2015. Imagen cedida por: Indigenous Peoples Research Foundation.

En su libro, el Señor. Wilson declara en el momento de escribir sobre Yamacutah que eran pocas las personas que en aquellos tiempos sabían de un lugar llamado "Tumbling Shoals ".

"Por más de una generación ningún camino, público o privado, ha conducido hasta allí; y como la mayor parte de todo aquello que pertenece a los primeros asentamientos anglosajones, su historia nunca ha sido escrita, " añade.

En sus textos, el Señor. Wilson da al nombre de Cherokee un significado, pero no necesariamente tiene que ser éste el original. Los objetos descubiertos en Yamacutah son descritos como elaborados y artísticos:

Aproximadamente a setenta y cinco yardas del final del lado oeste del dique natural de roca, descubrieron una curiosa estatua erguida, de un poco más de cuatro pies de alto. Estaba hecha de piedra blanda, siendo un cuadrado de 13 pulgadas de lado su base; pero la parte superior desde los hombros hacia arriba era una bella representación de la figura humana. Los hombros eran rudimentarios, pero la cabeza estaba bien formada. El cuello era excepcionalmente largo y delgado. La barbilla y la frente se retiraban. Los ojos estaban finamente ejecutados, y miraban, con inquietud, hacia el este. Dicha estatua se hallaba en el centro de un montón de tierra de diecisiete pies de circunferencia y seis pies de alto. Alrededor de todo ello había otros muchos misterios que nunca fueron totalmente explicados. Sólo algunos de ellos pueden ser mencionados ahora.

El escritor continúa mencionando que grabadas al agua fuerte sobre la piedra había talladas medias lunas de tres y cinco puntas cuyos cuernos giraban en diferentes direcciones, junto con otros símbolos inexplicables también tallados en varias rocas.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article