Portada - Mosaico de la bóveda de la capilla de San Zenón (siglo IX), Basílica de Santa Práxedes, Roma (Italia). Fuente: Livioandronico2013, CC BY-SA 4.0

Un misterio por resolver: ¿cómo vestía realmente Jesús de Nazaret?

(Leer articulo en una sola página)

En las últimas décadas, la cuestión del posible aspecto de Jesús ha surgido una y otra vez. Mucho se ha hablado de la reconstrucción digital de un hombre de Judea creada para el documental de la BBC, ‘Son of God’  (“Hijo de Dios”) en el año 2001. Este estudio se basaba en un antiguo cráneo y, utilizando la última tecnología del momento, reconstruía el rostro de un tipo robusto con una expresión un tanto preocupada.

Acertadamente, el tono de piel es aceitunado, y los cabellos y la barba negros y más bien cortos, pero la nariz, labios, cuello, ojos, párpados, cejas, cobertura de grasa y la expresión son totalmente conjeturales. Ponerle carne a cráneos antiguos no es una ciencia exacta, ya que el tejido blando y el cartílago nos son desconocidos.

Sin embargo, para mí como historiador tratar de visualizar a Jesús con precisión es también una forma de entender a Jesús con mayor precisión.

El Jesús que hemos heredado de siglos de arte cristiano no es exacto, pero sin duda constituye una imagen poderosa. Un hombre con largos cabellos con la raya en medio y una barba larga – a menudo con piel clara, cabellos castaño claro y ojos azules – se ha convertido en una imagen ampliamente aceptada. Nos imaginamos a Jesús con largas túnicas de mangas anchas, ya que así ha sido representado a menudo en las obras de arte a lo largo de los siglos. En películas contemporáneas, como el Jesus de Nazaret de Zefirelli (1977), este estilo prevalece, incluso cuando las ropas de Jesús han sido consideradas como más bien pobres.

Había muchas razones por las que Jesús era retratado en lo que se ha convertido en un estándar en todo el mundo, y ninguna de ellas era la de preservar la exactitud histórica. En mi nuevo libro What did Jesus look like? (“¿Qué aspecto tenía Jesús?”), exploro estas razones, aunque en última instancia examino las pistas aportadas por antiguos textos y hallazgos arqueológicos en busca del Jesús real.

Algunas representaciones de Jesús en el arte a lo largo de los siglos. (Dominio público)

Algunas representaciones de Jesús en el arte a lo largo de los siglos. ( Dominio público )

Para mí, la apariencia de Jesús no es cosa de carne y huesos. Después de todo, nuestros cuerpos no son sólo cuerpos. Como sostiene el sociólogo Chris Shilling, son “tanto recursos personales como símbolos sociales que ‘emiten’ mensajes sobre [nuestra] identidad”. Podemos ser viejos, jóvenes, altos, bajos, gordos, delgados, de piel oscura o clara, de cabellos rizados o lisos, y así sucesivamente, pero nuestro aspecto no empieza y termina en nuestro cuerpo físico. En medio de una multitud, podemos buscar la bufanda de un amigo en lugar de su pelo o su nariz. Lo que hacemos con nuestro cuerpo crea una apariencia.

Y de este modo, la apariencia de Jesús habría tenido mucho que ver con las ropas que vestía. Una vez tenemos la paleta para aplicar los colores correctos, dado que era un hombre judío del Próximo Oriente, ¿cómo lo vestimos? ¿Cómo lo veía la gente de su tiempo?

Las ropas de la época

No hay una descripción física detallada de Jesús en los Evangelios ni en la antigua literatura cristiana. Pero sí disponemos de información indirecta. De la Biblia (por ejemplo, Marcos 6,56) podemos deducir que Jesús vestía un manto – (una especie de gran chal llamado “himation” en griego) – que tenía una “orla” en su borde; se trata de un talit típicamente judío tal y como era esta prenda en la antigüedad. Generalmente hecho de lana, un manto podía ser grande o pequeño, grueso o fino, teñido o natural, aunque los hombres solían mostrar preferencia por las prendas sin teñir.

Calzaba sandalias, como se pone de manifiesto implícitamente en varios pasajes bíblicos (ver Mateo 3,11; Marcos 1,7 y 6,9; Juan 1,27), y ahora sabemos cómo eran las antiguas sandalias de Judea , ya que algunas de ellas se han conservado hasta nuestros días en cuevas de clima muy seco cercanas al mar Muerto.

Las ropas que vestía Jesús probablemente eran muy diferentes de las que podemos ver en la ‘Última Cena’ de Leonardo da Vinci. (Dominio público)

Las ropas que vestía Jesús probablemente eran muy diferentes de las que podemos ver en la ‘Última Cena’ de Leonardo da Vinci. ( Dominio público )

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article