Portada - Vista aérea del túmulo funerario Tunnug 1 (Arzhan 0). Se puede observar claramente la figura de un círculo sobre el mismo plano. Fuente: Fundación Nacional Suiza para la Ciencia (FNSC)

La mayor y más antigua tumba de un príncipe escita hallada en Siberia podría albergar un impresionante tesoro

(Leer articulo en una sola página)

En lo más profundo de un pantano de la república rusa de Tuvá, el arqueólogo Gino Caspari, financiado por la FNSC (Fundación Nacional Suiza para la Ciencia), ha descubierto un túmulo funerario escita intacto. Todas las evidencias apuntan a que ésta no es sólo la mayor tumba principesca escita del sur de Siberia, sino también la más antigua, y podría albergar algunos tesoros increíblemente bien conservados.

Gino Caspari realizaba el hallazgo más importante de su carrera hasta la fecha no con una pala, sino delante de un ordenador. Beneficiario de fondos de la Fundación Nacional Suiza para la Ciencia (FNSC), el arqueólogo Caspari descubrió una estructura circular mientras observaba imágenes de satélite de alta resolución del valle del río Uyuk (Siberia) en la pantalla de su ordenador. Una excavación de prueba inicial llevada a cabo este verano por el científico de la Universidad de Berna junto con la Academia Rusa de Ciencias y el Museo del Hermitage confirmaba sus sospechas: la estructura es un kurgán, una tumba principesca escita.

Detalle. Pintura de 1856 en la que se observa un kurgán, concretamente el conocido como “Tumba de Mitrídates.” (Dominio público)

Detalle. Pintura de 1856 en la que se observa un kurgán, concretamente el conocido como “Tumba de Mitrídates.” ( Dominio público )

Estudiando los inicios de la civilización escita

Trabajando con un equipo suizo-ruso, Caspari fue capaz de demostrar que el túmulo funerario, bautizado como Tunnug 1 (o Arzhan 0), era similar en su construcción al kurgán Arzhan 1, ubicado a sólo diez kilómetros de distancia en dirección noreste. Arzhan 1 ha sido considerado durante mucho tiempo la tumba principesca escita más antigua de la región, conocida también como el “Valle de los Reyes siberiano” debido a los numerosos kurganes hallados en la zona. Las tumbas principescas escitas más antiguas consisten en muros exteriores de piedra con una disposición circular de cámaras. Las paredes de las cámaras están hechas con troncos de alerce. Los típicos ajuares funerarios escitas incluyen armas, arneses de caballo y objetos decorados en el conocido como estilo animal.

Pectoral o colgante de oro escita hallado en un kurgán real de Tolstaya Mogila, Ordzhonikidze, Ucrania, y datado en la segunda mitad del siglo IV a. C. El nivel inferior central muestra tres caballos, siendo despedazados cada uno de ellos por dos grifos. Imagen meramente representativa. (Copyleft)

Pectoral o colgante de oro escita hallado en un kurgán real de Tolstaya Mogila, Ordzhonikidze, Ucrania, y datado en la segunda mitad del siglo IV a. C. El nivel inferior central muestra tres caballos, siendo despedazados cada uno de ellos por dos grifos. Imagen meramente representativa. ( Copyleft)

Las vigas de madera descubiertas por Caspari durante las excavaciones de prueba se remontan al siglo IX a. C., siendo anteriores a Arzhan 1, que fue construido a su vez entre los siglos IX a. C. y VIII a. C. y excavado en la década de 1970. “Tenemos una gran oportunidad aquí,” señalaba un encantado Caspari al comentar los resultados de las excavaciones de ensayo publicados en el último número de la revista Archaeological Research in Asia (“Investigación Arqueológica en Asia”).

“Los métodos arqueológicos se han vuelto considerablemente más avanzados desde la década de 1970. Hoy tenemos maneras totalmente diferentes de examinar los materiales para descubrir más sobre la transición de la Edad del Bronce tardía a la Edad del Hierro,” comentaba el investigador financiado por la FNSC. Caspari recalcaba además que la forma en la que observamos los tiempos prehistóricos está cambiando radicalmente gracias a la genética, el análisis de isótopos y los métodos geofísicos, así como el desarrollo en los sistemas de información geográfica y teledetección.

Una armadura protectora de hielo

El túmulo de Arzhan 0 está en un lugar inaccesible en medio de un terreno pantanoso, lo que también dificulta el acceso de los ladrones de tumbas. “El kurgán está a cinco arduas horas en vehículo todoterreno del asentamiento más cercano”, apuntaba Caspari al respecto. Al encontrarse intacto, podría albergar tesoros similares a los de Arzhan 2. Entre los años 2001 y 2004, un equipo de arqueólogos alemanes descubrió en Arzhan 2 una cámara funeraria intacta que contenía el más valioso conjunto de objetos funerarios hallado en la estepa euroasiática. Más de mil objetos de oro habían sido depositados con los dos cadáveres en la cámara principal de la tumba, además de armas magníficamente ornamentadas, piezas cerámicas y caballos con exquisitos arneses. De oro macizo, solo el collar del príncipe escita de Arzhan 2 ya pesa 2 kilos. Pero la datación del entierro lo sitúa en el siglo VII a. C., es decir, bien entrada la Edad del Hierro.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article