Se cree que el frente del naufragio encontrado en el lecho marino de una isla japonesa perteneció a una frustrada invasión mongola del año1281

Hallan restos del segundo naufragio de invasión mongola a Japón en el fondo del mar

(Leer articulo en una sola página)

En el fondo del mar fue encontrado un segundo barco y muchos objetos de la flota mongola que intentó conquistar a Japón en 1281, dicen los investigadores. Las invasiones mongolas de 1274 y 1281 d.C. terminaron en desastres puesto que hubo tifones que destruyeron las flotas a medida que éstas se acercaban a Japón.

Yoshifumi Ikeda, profesor de arqueología de la Universidad de Ryukyus, dijo que su equipo encontró otras tres ubicaciones potenciales del naufragio. En total, esto haría que cinco barcos de la invasión mongola fuesen potencialmente encontrados desde 2011. Ikeda y los arqueólogos de su institución están trabajando junto con arqueólogos del consejo de educación de Matsuura.

Por la manera en que fue construido, los arqueólogos creen que el barco hacía parte de la flota mongola, informó el diario Asahi Shimbun .

El último hallazgo fue hecho a 200 metros (656 pies) mar adentro desde la Isla de Takashima a 15 metros (49 pies) de profundidad. El barco mide 12 metros por 3 metros (39 pies por 9.84 pies).  El equipo de Ikeda lo encontró en el otoño del año 2014 a 1.7 kilómetros (1 milla) al oeste del sitio del descubrimiento del 2011.

Los japoneses del medioevo creían que los tifones habían sido enviados por los dioses para protegerlos de los enemigos y los llamaron Kamikaze ("viento divino").

Fūjin-raijin-zu por Tawaraya Sōtatsu. Los dioses que se creía que protegían a Japón con los tifones eran: Raijin, a la izquierda; y Fujin, a la derecha.

Fūjin-raijin-zu por Tawaraya Sōtatsu. Los dioses que se creía que protegían a Japón con los tifones eran: Raijin, a la izquierda; y Fujin, a la derecha. ( Wikipedia)

Luego de la conquista de China en 1230 y Corea en 1231, Kublai Khan se convirtió en el primer emperador de Mongolia. Japón temía una invasión y tenía razón para hacerlo ya que quedaba a solo 160 kilómetros de distancia. Entre 1267 y 1274, Kublai Khan envió varios mensajes al emperador de Japón exigiéndole que se sometiera a los mongoles o de lo contrario se enfrentaría a una invasión. Sin embargo, los mensajeros eran bloqueados por el shogun japonés, el verdadero poder tras el trono, y nunca pudieron llegar al emperador.

Kublai Khan se enfureció porque nunca recibió una respuesta por parte del emperador, a quien le llamaba "el gobernador de un país pequeño", y juró que invadiría a Japón. Los mongoles se pusieron a trabajar en la construcción de enormes buques de guerra y reclutaron miles de guerreros de China y Corea.

En el otoño de 1274, los mongoles lanzaron su primera invasión a Japón, lo que se conoció como la Batalla de Brun'ei. Entre 500 y 900 vasallos y 40 000 guerreros, la mayoría chinos y coreanos, llegaron a la costa de la bahía de Hakata, donde pelearon. Los mongoles derrotaron a las fuerzas japonesas quienes comenzaron a retroceder. Sin embargo, por temor a que los japoneses se estuvieran alistando para regresar con refuerzos, los mongoles también retrocedieron. Esa noche, el tifón golpeó los barcos mientras ellos arrojaban las anclas en la bahía Hakata. Al amanecer, solo quedaban unos pocos barcos. Los demás fueron destruidos, y con ellos, miles de mongoles murieron.

Imagen: La primera invasión mongola a Japón.

Imagen: La primera invasión mongola a Japón. ( Fuente de la imagen )

Si bien los japoneses tuvieron suerte al poder escapar en 1274, esto no había terminado. Los mongoles ahora estaban aún más determinados que nunca a conquistar a Japón y trabajaron duro para reconstruir sus flotas y reclutar más guerreros. Mientras tanto, Japón construía muros de 2 metros (6 pies) de alto para protegerse de futuros ataques. Siete años después, los mongoles regresaron con una flota enorme de 4400 barcos y entre 70 000 a 140 000 soldados.  

Un grupo de fuerzas salió de Corea y el otro embarcó desde el sur de China, convergiendo cerca de la bahía Hakata en agosto de 1281. Por causa de los muros, no pudieron encontrar playas donde poder desembarcar y se mantuvieron a flote durante meses y sus provisiones escasearon. En agosto 15, los mongoles se prepararon para ejecutar el asalto donde las fuerzas japonesas más pequeñas defendían la isla. Sin embargo, una vez más el tifón los azotó y quebró la flota mongola, frustrando de nuevo el intento de invasión.

Según la leyenda japonesa, el Kamikaze (viento divino) fue creado por Raijin, dios del rayo, del trueno y las tormentas para proteger a Japón de los mongoles. Raijin es una de las deidades japonesas más antiguas, es originalmente un dios Shinto y es también conocido como kaminari (kami significa "espíritu" o "deidad" y nari significa "trueno"). Normalmente es representado como un espíritu con apariencia de demonio que está tocando tambores para crear truenos. Otra variación de la leyenda dice que los tifones Kamikaze fueron creados por Fujin (el dios del viento).

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article