Portada-Principal: Catedral de la Transfiguración del Salvador de Pereslavl-Zaleski (Public Domain). Detalle: Inscripción hallada en la columna izquierda de esta catedral rusa en la que aparecen los nombres de los asesinos del Gran Príncipe Andrei Bogolyubski. Imagen: Discovery News.

Hallada inscripción en una catedral con la lista de los asesinos del príncipe Andrei Bogolyubski

(Leer articulo en una sola página)

Un grupo de restauradores que está trabajando en el interior de la Catedral de la Transfiguración del Salvador de Pereslavl-Zaleski, en Rusia, ha descubierto una antigua inscripción en uno de sus muros en la que aparecen los nombres de veinte asesinos y conspiradores medievales involucrados en la muerte del Gran Príncipe Andrei de Vladimir-Suzdal, asesinato que tuvo lugar en el año 1174. El hallazgo ayuda a arrojar luz sobre uno de los grandes misterios de la Rusia del siglo XII.

Discovery News informa de que la inscripción fue hallada en el muro este de la catedral durante unas obras de restauración. El texto se refiere a un suceso histórico bien conocido en el que Andrei Bogolyubski, Gran Príncipe de Vladimir-Suzdal y uno de los más poderosos príncipes de su tiempo, fue asesinado.

La inscripción aparece escrita sobre dos columnas. En la de la derecha se lee: “En el día 29 del mes de junio el Príncipe Andrei fue asesinado por sus siervos. Memoria eterna para él y tortura eterna para ellos [texto perdido].” La columna izquierda contiene una lista de veinte individuos involucrados en el asesinato de Bogolyubski. Ya sabíamos por las crónicas de la época que tres de los hombres que figuran en la lista habían estado involucrados. Sin embargo, el resto de los nombres nos eran desconocidos, por lo que aportan nueva información que permite aclarar en parte el misterio de este asesinato medieval.

La inscripción describe brevemente los sucesos que condujeron al asesinato de Bogolyubski y concluye con la frase: “Estos son los asesinos del Gran Príncipe Andrei. Malditos sean.”

Catedral de la Transfiguración del Salvador de Pereslavl-Zaleski, Rusia, en la que se halló la antigua inscripción relacionada con un asesinato histórico bien conocido (Public Domain).

Catedral de la Transfiguración del Salvador de Pereslavl-Zaleski, Rusia, en la que se halló la antigua inscripción relacionada con un asesinato histórico bien conocido ( Public Domain ).

Andrei Bogolyubski, el poderoso Príncipe de Vladimir

Andrei Bogolyubski (“Andrés el que ama a Dios”) fue Gran Príncipe de Vladimir-Suzdal, importante principado que sucedió al Rus de Kiev, desde 1157 hasta su muerte en 1174. Bogolyubski fue responsable en gran medida del auge de Vladimir como nueva capital del Rus y del declive del poder de Kiev sobre las tierras del nordeste de Rusia.

“Viendo su poder reducirse sensiblemente, los boyardos, o alta nobleza, conspiraron contra este príncipe autocrático,” leemos en Discovery News.

El Gran Príncipe Andrei Bogolyubski, en un retrato de Viktor Vasnetsov (Public Domain)

El Gran Príncipe Andrei Bogolyubski, en un retrato de Viktor Vasnetsov ( Public Domain )

El Príncipe es asesinado

En la noche del 28 de junio del 1174, veinte de los descontentos cortesanos de Bogolyubski irrumpieron en sus aposentos y apuñalaron al príncipe hasta su muerte.

Según la Russiapedia , uno de los asesinos era el hermano de su esposa, Yakim Kichka, que ansiaba venganza por la ejecución de su hermano. De hecho, el nombre de Yakim aparece en la lista de la inscripción recientemente descubierta. Los otros dos asesinos conocidos eran Petr Fralovich y Ambal, también en la lista. No obstante, el resto de conspiradores no eran conocidos hasta ahora.

“Los conspiradores le arrebataron a Andrei Bogolyubski sus posesiones y llevaron su cuerpo sin vida hasta la iglesia, pero temiendo la furia de los asesinos, el sacerdote no ofició una misa de duelo por el Príncipe,” leemos en Russiapedia. “Solo al tercer día su cuerpo fue depositado en un ataúd. Hubo disturbios en la ciudad de Vladimir, y el sacerdote Mikulitsa, que había ayudado a Andrei a trasladar el icono  de la Virgen de Vladimir, empezó a recorrer la ciudad con el icono. Y ocurrió el milagro: los disturbios cesaron. Seis días tras la muerte de Andrei, su cuerpo y el de su hijo Gleb, que solo tenía veinte años cuando le mataron, fueron trasladados de Vladimir a Bogolyubovo. La gente observó que los cuerpos de Andrei y su hijo se mantenían incorruptos. Pasado algún tiempo, el Príncipe y su hijo fueron consagrados como santos, y aún se dice que sus reliquias incorruptibles siguen curando a mucha gente.”

El asesinato de Andrei Bogolyubski, obra de Sergei Kirillov (russiapedia.rt.com)

El asesinato de Andrei Bogolyubski, obra de Sergei Kirillov ( russiapedia.rt.com)

La inscripción recién descubierta arroja nueva luz sobre este asesinato

“El asesinato del príncipe es uno de los más terribles y misteriosos sucesos de la segunda mitad del siglo XII,” afirma Nikolai Makarov, director del Instituto de Arqueología de la Academia Rusa de Ciencias en declaraciones a Discovery News.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article