Portada-Esqueleto de una mujer de hace 7.000 años que pudo ser víctima de la leucemia, lo que la convertiría en el caso más antiguo conocido de esta enfermedad. Foto: Universidad de Tubinga

Detectado el caso más antiguo conocido de leucemia en el esqueleto de una mujer que vivió hace 7.000 años

(Leer articulo en una sola página)

Un equipo de investigadores alemanes ha descubierto indicios de lo que podría ser el caso de leucemia más antiguo conocido en un esqueleto de hace 7.000 años. La posible víctima de la enfermedad era un individuo de sexo femenino cuya edad en el momento de su muerte se calcula en unos 30 años. Su esqueleto fue desenterrado inicialmente en 1982, en un yacimiento datado a principios del Neolítico cercano a Sttutgart-Mühlhausen, al sudoeste de Alemania. Otros 71 enterramientos fueron también descubiertos cerca del suyo en la misma localización.

El esqueleto yacía junto a una vasija redondeada típica de la Cultura de la Cerámica de Bandas, presente en Europa central entre el 5500 a. C. y el 4800 a. C. Fue ésta una de las primeras culturas agrícolas de Europa, y se caracterizaba entre otras cosas por fabricar piezas cerámicas decoradas con marcas lineales.

Vasija de la Cultura de la Cerámica de Bandas (CC BY-SA 3.0)

Vasija de la Cultura de la Cerámica de Bandas ( CC BY-SA 3.0 )

El Caso Más Antiguo Conocido

Los científicos anunciaron el descubrimiento en la primera conferencia Europea sobre medicina evolutiva que tuvo lugar recientemente en la Universidad de Zürich, en Suiza.

“Hasta ahora solo se le había diagnosticado a este individuo un caso agudo de caries dental con inflamación alveolar”, afirmó Heike Scherf, del Centro Senckenberg para la Evolución Humana y el Paleoentorno de la Universidad de Tubinga, en Alemania, en declaraciones a Discovery News . “Con anterioridad ya se había detectado un virus asociado a cierto tipo especial de leucemia (Leucemia de células T)  en momias andinas. Pero este caso probablemente constituya la primera confirmación arqueológica conocida de un caso de leucemia.”

Scherf y su equipo de investigación descubrieron una gran pérdida de hueso esponjoso en el tejido óseo del húmero y el esternón del individuo. Esto habría afectado a las células madre hematopoyéticas de la médula ósea y es un claro indicador de una leucemia en su fase inicial, descartándose otros posibles trastornos como osteoporosis, hiperparatiroidismo y tumor óseo. Los investigadores no son capaces de ir más allá en sus conclusiones una vez llegados a este punto, pero Frank Rühli, director del Instituto de Medicina Evolutiva de la Universidad de Zürich, en el que tuvo lugar la conferencia, declaró que haber detectado el registro paleopatológico más antiguo conocido de una enfermedad moderna y frecuente como es la leucemia, con tanto impacto aún a día de hoy, es muy importante desde la perspectiva de la evolución de la enfermedad.

Otros Casos

El descubrimiento es comparable al de otras investigaciones similares, como el caso de cáncer de pecho más antiguo conocido  detectado en un esqueleto del antiguo Egipto en Marzo de este año. En Diciembre del 2014, otro equipo de investigadores descubrió el caso más antiguo conocido de cáncer de próstata o de pulmón en un esqueleto de hace 4.500 años hallado en Siberia, datado a principios de la Edad del Bronce.

Esqueleto de un hombre Siberiano de la Edad del Bronce datado en 4.500 años, en el que se detectó a finales del 2014 uno de los casos de cáncer más antiguos conocidos. Foto: Angela Lieverse/Universidad de Saskatchewan

Esqueleto de un hombre Siberiano de la Edad del Bronce datado en 4.500 años, en el que se detectó a finales del 2014 uno de los casos de cáncer más antiguos conocidos. Foto: Angela Lieverse/Universidad de  Saskatchewan

Los antiguos Griegos fueron los primeros en identificar positivamente el cáncer entre los siglos VI a. C. y IV a. C. En 1932, Louis Leakey descubrió una mandíbula perteneciente a un espécimen de un antiguo homínido, el Homo Erectus, en la que más tarde se encontraron señales de que el individuo había padecido linfoma de Burkitt, un cáncer de mandíbula común en el África Oriental. Otro antiguo indicio de cáncer fue detectado en el esqueleto de un dinosaurio datado en unos 150 millones de años. Sin embargo, la forma específica de cáncer que llamamos leucemia no fue diagnosticada oficialmente hasta 1845, cuando John Hughes Bennett la identificó en Edimburgo. En 1913, la enfermedad se clasificaba según cuatro tipos específicos: leucemia linfocítica crónica, leucemia mieloide crónica, leucemia linfocítica aguda y eritroleucemia.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article