Portada - Pie izquierdo de la monumental estatua egipcia de un alto funcionario del Imperio Medio de Egipto, hallada recientemente en el antiguo palacio administrativo de Hazor, al norte del Mar de Galilea, Israel. (Fotografía: Shlomit Bechar)

Descubierto pie de estatua egipcia destrozada por los antiguos israelitas al conquistar Hazor

(Leer articulo en una sola página)

El pie izquierdo de esta monumental estatua forma parte de toda una serie de recientes descubrimientos que demuestra que Hazor era una de las ciudades más importantes de la región en el pasado, y que encabezaba en su época una alianza de ciudades-estado cananeas.

Un equipo de arqueólogos que está realizando excavaciones en Tell el-Qudah (la Hazor bíblica), al norte del mar de Galilea, ha llevado a cabo este histórico hallazgo durante la presente temporada de excavaciones. Hazor es descrita en la Biblia como una poderosa ciudad que encabezaba una federación de ciudades-estado cananeas (Josué 11,10), y el reciente descubrimiento podría probar que el Antiguo Testamento está en lo cierto.

Los arqueólogos han desenterrado un gran fragmento de una estatua egipcia de piedra caliza que mide 45 x 40 centímetros. Solo ha llegado hasta nosotros la parte inferior de la estatua, que representa el pie izquierdo de una figura masculina, apoyado sobre una base cuadrada sobre la cual aparecen grabadas unas pocas líneas en escritura jeroglífica.

Los arqueólogos estiman que la estatua entera alcanzaría el tamaño de un hombre de buena estatura. De momento únicamente se ha llevado a cabo una lectura provisional de las inscripciones, por lo que el cargo y el nombre del funcionario egipcio a quien se dedicó la estatua aún no se conocen con certeza.  

Pie izquierdo estatua alto funcionario egipcio Hazor

La estatua fue emplazada originalmente en la tumba del funcionario o en un templo –con toda probabilidad un templo consagrado al dios egipcio Ptah– y la mayoría de los textos inscritos en la base de la estatua incluyen palabras de alabanza para este alto funcionario, que podría habría servido y muy probablemente cumplido su deber en la región de Menfis, el centro de culto principal del dios Ptah. En el texto también se incluye la fórmula funeraria egipcia acostumbrada, que asegura al difunto un flujo eterno de ofrendas.

Esta estatua, descubierta este año, y el fragmento de una esfinge del faraón egipcio Micerinos (que reinó en el siglo XXV a. C.) descubierto por el equipo de investigadores en este mismo yacimiento hace tres años, son las únicas estatuas egipcias monumentales halladas hasta ahora en contextos del segundo milenio a. C. en todo el Próximo Oriente.

El descubrimiento de estas dos estatuas en el mismo edificio, que está siendo excavado en la actualidad por el equipo de investigación, revela la crucial importancia de esta estructura (probablemente palacio y centro administrativo del rey del la ciudad), así como de la ciudad de Hazor en su conjunto.

Según el profesor Amnon Ben-Tor del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén, que lleva más de 27 años dirigiendo las excavaciones de Tel-Hazor, Hazor es el yacimiento arqueológico más importante de la época bíblica. Shlomit Bechar, estudiante de doctorado del Instituto de Arqueología que lleva ya una década colaborando en Hazor, es co-director de estas excavaciones y dirige los trabajos en el área principal de las mismas.

Los tres voluntarios que descubrieron la estatua, de izquierda a derecha: Valentín Sama-Rojo (España), Bryan Kovach (Estados Unidos) y Elanji Swart (Sudáfrica). (Fotografía: Shlomit Bechar)

Los tres voluntarios que descubrieron la estatua, de izquierda a derecha: Valentín Sama-Rojo (España), Bryan Kovach (Estados Unidos) y Elanji Swart (Sudáfrica). (Fotografía: Shlomit Bechar)

Capital de todos los reinos

En el transcurso de cerca de 30 años de excavaciones, se han descubierto en Hazor fragmentos de 18 estatuas egipcias diferentes, tanto reales como privadas, dedicadas a reyes y altos cargos egipcios, incluidas las de dos esfinges. La mayoría de estas estatuas se encontraron en capas datadas a finales de la Edad del Bronce (siglos XV a. C. – XIII a. C.), correspondientes al Imperio Nuevo en Egipto. Se trata de la mayor cantidad de estatuas egipcias descubiertas hasta ahora en un yacimiento israelí, aunque no tenemos constancia de que Hazor fuese uno de los bastiones egipcios del sur de Canaán ni de la presencia de un funcionario egipcio en Hazor a finales de la Edad del Bronce.

Resulta curioso el hecho de que la mayoría de las estatuas egipcias halladas en Hazor hasta la fecha datan del “Imperio Medio” (siglos XIX a. C. – XVIII a. C.), una época en la que Hazor aún no existía. Parece por tanto que estas estatuas fueron enviadas allí por algún faraón egipcio del Imperio Nuevo como obsequios oficiales al rey de Hazor, o como ofrendas para la consagración de algún templo de la ciudad (independientemente de que ya fueran “antigüedades”). Este hecho no resulta sorprendente, considerando el poder que ostentaba el rey de Hazor, el más importante del sur de Canaán por aquel entonces. La extraordinaria importancia de Hazor a lo largo de los siglos XV a. C. – XIII a. C. queda de manifiesto también en la referencia bíblica a Hazor como “la capital de todos aquellos reinos” (Josué 11,10).

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article