Pintura del "Flying Cloud" cerca de la Isla de Wight, en Inglaterra. Public Domain

Arqueólogos estudiarán el ADN de un perro para investigar el misterioso Naufragio de Cattewater

(Leer articulo en una sola página)

Los restos del Naufragio de Cattewater yacen sobre el fango del fondo marino de Cattewater, cerca de la entrada al puerto de Sutton Harbour, en la bahía de Plymouth Sound. El barco se hundió a principios del siglo XVI, y sus restos se convirtieron en los primeros restos de un naufragio oficialmente protegidos tras una investigación submarina que se llevó a cabo en el año 1973. Se han recuperado ya del fondo del mar varios objetos relacionados con este barco, incluidos algunos cañones, aunque ninguno de ellos ha aportado ninguna pista a los científicos sobre la posible identidad del barco o las circunstancias de su hundimiento.

No obstante, se cree que se trataba de un buque británico con base en Plymouth, basándonos en que su lastre era de origen local. El resto de posibles fuentes de información de las que se dispone consisten en un isótopo de espinas de pescado, que se ha descubierto que procede del Atlántico Norte, y los restos de un perro. Los científicos van a estudiar el ADN de este animal para intentar saber más sobre este barco.

Al parecer, este perro es la única baja conocida del naufragio, y la información que se obtenga a partir del análisis de su ADN puede aportar importantes pistas sobre la procedencia y origen de este misterioso barco, explicó Martin Read en declaraciones a The Plymouth Herald . Martin Read es profesor de arqueología marítima en la Escuela de Ciencias e Ingeniería Marina de la Universidad de Plymouth.

Los restos del naufragio fueron descubiertos después de que se extrajeran en un dragado tablones y piezas de cañón, tras lo cual el Museo Marítimo Nacional y el Departamento para el Medio Ambiente decidieran investigarlo. Estos restos yacen en el fondo del mar alineados en dirección Este-Oeste a lo largo de una distancia de unos 20 metros. Cerámica, piezas de madera labrada y utensilios de latón (un cubo y una aguja) son algunos de los objetos recuperados. También se han encontrado trozos de cuero, tejidos de cuerdas, huesos de animales y fragmentos de cañones de hierro forjado. Los cañones se conservan en el Museo y Galería de Arte de la Ciudad de Plymouth .

Se dice que el barco hundido en Cattewater podría parecerse a esta réplica de una nave mercante croata de los siglos XV y XVI. (CC BY-SA 3.0)

Se dice que el barco hundido en Cattewater podría parecerse a esta réplica de una nave mercante croata de los siglos XV y XVI. ( CC BY-SA 3.0 )

Se ha comprobado que las piezas de madera descubiertas presentaban una forma similar a la de los tablones utilizados en el período de los Tudor en los suelos de los barcos, y que su casco era liso, es decir que los tablones estaban unidos por sus bordes en lugar de solaparse. El empleo de clavijas de madera y clavos metálicos en las sujeciones es anterior a los primeros manuales de construcción de barcos, como también lo es el esquema de espina de pescado para las tablas del suelo de cubierta. Algunos de los cañones recuperados en el año 1977 tienen un calibre de 55 milímetros y fueron identificados como ‘falconetes’, cañones de pequeño calibre que se montaban sobre pivotes y que para el siglo XVI ya estaban obsoletos.

Artillería Naval: culebrina de bronce (delante) y pieza de hierro forjado de batería de costa (detrás), reproducciones modernas. Public Domain

Artillería Naval: culebrina de bronce (delante) y pieza de hierro forjado de batería de costa (detrás), reproducciones modernas. Public Domain

La cerámica fue datada entre los años 1520 y 1620, y la sobrequilla es similar a la del Mary Rose. Los trozos de cuero incluyen un monedero que se ajusta al diseño habitual de la época Tudor.  

Entre los años 1975 y 1978 se llevó a cabo una investigación del material descubierto en el lugar del naufragio y la información recopilada sobre él, conocida como Cattewater Wreck Archive Project (Proyecto para el Archivo de los restos del Naufragio de Cattewater). Este proyecto se financió con fondos aportados por el Programa de Comisiones para la Protección del Patrimonio Nacional de Inglaterra. El archivo del material perteneciente a este proyecto se conserva en el Museo de la Ciudad de Plymouth.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article