Portada - Ulises (Odiseo) y las sirenas, óleo pintado en torno al 1909 por Herbert James Draper. (Dominio público)

Las seductoras sirenas de la mitología griega: cómo los héroes resistían a la tentación de su canto arrebatador

(Leer articulo en una sola página)

Las sirenas son un tipo de criatura que encontramos en la antigua mitología griega. Habitualmente se describe a las sirenas como criaturas bellas pero peligrosas. En la mitología griega, las sirenas eran conocidas por seducir a los marineros con sus dulces voces, y al actuar así, los arrastraban hacia la muerte. Las sirenas han sido mencionadas por números autores de la antigua Grecia. Probablemente una de las referencias más famosas relacionadas con las sirenas es la que nos llega de la Odisea de Homero, en la cual el héroe, Odiseo o Ulises, tiene un encuentro con estas criaturas en su travesía de vuelta a casa desde Troya.

Kylix, copa griega de terracota con dos asas decorada con pinturas de sirenas en color negro (CC BY-SA 3.0)

Kylix, copa griega de terracota con dos asas decorada con pinturas de sirenas en color negro ( CC BY-SA 3.0 )

Las sirenas en la antigua literatura

El número de las sirenas varía dependiendo del autor de la antigüedad que nos habla de ellas. Homero, por ejemplo, no menciona el número ni el nombre de las sirenas con las que se encontraron Odiseo y sus compañeros. Otros autores, sin embargo, son más descriptivos. Por ejemplo, uno de ellos sostiene que fueron dos las sirenas (Aglaofema y Telxiepia), mientras que otros afirman que fueron tres (Pisínoe, Agláope y Telxiepia, o Parténope, Ligia y Leucosia)

‘Ulises y las sirenas’, 1868, óleo de Firmin-Girard (Dominio público)

‘Ulises y las sirenas’, 1868, óleo de Firmin-Girard (Dominio público )

Los autores de la antigüedad tampoco parecían ponerse de acuerdo con respecto a la filiación de las sirenas. Uno de ellos, por ejemplo, afirma que las sirenas eran hijas de Forcis (un dios marino primordial), mientras que otro sostiene que eran hijas de Terpsícore (una de las nueve musas). Según una de las tradiciones, las sirenas eran compañeras o sirvientas de Perséfone, hija de Zeus y Deméter. Tras ser raptada Perséfone por Hades, se dieron alas a las sirenas. Según algunos autores esto fue a petición de las propias sirenas, para que así pudieran buscar a su señora Perséfone de forma más efectiva. Otros atribuyen este don a un castigo de Deméter, ya que las sirenas habían fracasado en su intento de impedir el rapto de Perséfone.

Frasco griego arcaico de perfume con forma de sirena, circa 540 a. C. (Dominio público)

Frasco griego arcaico de perfume con forma de sirena, circa 540 a. C. (Dominio público )

En cualquier caso, esta asociación con el mito del rapto de Perséfone ha contribuido a la imagen de las sirenas creada por los antiguos griegos. En líneas generales, se representaba a estas criaturas como aves con cabeza de mujer. En algunos casos las sirenas tienen también brazos. Según algunos investigadores, las sirenas (o al menos la forma que adoptan) son de origen oriental (el ba del antiguo Egipto , por ejemplo, a menudo es representado como un ave con cabeza humana) y habrían llegado a Grecia durante el período orientalizante del arte griego.

Resistiendo al seductor canto de las sirenas

Las sirenas aparecen en numerosos mitos de la antigua Grecia. Una de las historias más famosas sobre sirenas la encontramos en la Odisea de Homero. En esta obra de la literatura antigua podemos leer que las sirenas viven en una isla cercana a Escila y Caridbis, y de hecho Circe ya había advertido al héroe Odiseo sobre ellas. A fin de impedir que sus hombres fueran seducidos por el canto de las sirenas, Odiseo hizo que se taparan los oídos con cera. Al desear el héroe escuchar el canto de las sirenas, ordenó a sus hombres que le ataran fuertemente al mástil de su embarcación. Mientras navegaba el barco de Odiseo y sus hombres junto a la isla que habitaban las sirenas, la tripulación no fue afectada por su canto al no poder oírlo. En cuanto a Odiseo, él si escuchó el canto de las sirenas, pero pudo vivir para contarlo al encontrarse amarrado al mástil.

‘Ulises y las sirenas’, óleo pintado en 1891 por John William Waterhouse. Ulises (Odiseo) se encuentra atado al mástil, mientras su tripulación se ha tapado los oídos con cera para protegerse del seductor canto de las sirenas (Dominio público)

‘Ulises y las sirenas’, óleo pintado en 1891 por John William Waterhouse. Ulises (Odiseo) se encuentra atado al mástil, mientras su tripulación se ha tapado los oídos con cera para protegerse del seductor canto de las sirenas (Dominio público )

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article