Portada - Detalle del cuadro “Terror Antiquus” (1908), óleo del pintor ruso León Baskt (1866 –1924). Museo Estatal Ruso. (Public Domain)

Entre el mito de Platón y la realidad histórica: la Tercera Vía de la Atlántida

(Leer articulo en una sola página)

El tiempo y el lugar en que existiera la Atlántida mencionada por el sabio Platón, hace unos veinticuatro siglos, en fragmentos de sus Diálogos −las fuentes escritas más antiguas disponibles−, vuelven a ser debatidos una vez más. En esta ocasión a través del más reciente estudio sobre tan grandiosa civilización, el “gran y maravilloso imperio” mencionado en la antigüedad, que habría sucumbido debido a sus excesos sin, al parecer, dejar huellas claras y contundentes de su presencia.

Descubriendo “La Atlántida Histórica”

Desde los textos de Platón , donde quedó registrada por vez primera, y tras los numerosos escritos posteriores −históricos y científicos−, un nuevo estudio examina y argumenta la existencia de la Atlántida bajo una amplia perspectiva a la que se denomina como “ tercera vía ” −que no se posiciona “ ni entre las argumentaciones más atrevidas (sobrenaturales) ni entre las más conservadoras ”−, sobre todo lo escrito al respecto.

¿Existió la Atlántida en realidad? Y si existió ¿dónde y cuándo cobró vida? Éstas son algunas de las preguntas que se hacen los interesados por esta remota y fascinante civilización. Mientras  Rainer Kühne  y otros investigadores propusieron en el 2004 que sus ruinas se encontraban en las Marismas de Hinojos, cerca de Cádiz , con este nuevo estudio el autor ha buscado contextualizar y localizar a la que llama Atlántida histórica, sugiriendo una ubicación diferente.

Busto de Platón. Copia romana (siglo IV) de un original griego. Museo Pío-Clementino del Vaticano. (Public Domain)

Busto de Platón. Copia romana (siglo IV) de un original griego. Museo Pío-Clementino del Vaticano. ( Public Domain )

El principal y más preciado metal de la Atlántida, el llamado oricalco o cobre de montaña , utilizado para registrar las leyes y normas de esta civilización en la columna del Templo de Poseidón , ¿podría estar relacionado con los prolíficos yacimientos de pirita del Mediterráneo Occidental y Tartessos? Una Edad del Bronce en el occidente mediterráneo, alrededor del año 9000 a. C., “ es un disparate ”, apunta Mario Mas Fenollar , autor del estudio recientemente publicado: El descubrimiento de la Atlántida histórica. Aclaraciones al bronce antiguo en el suroeste de la península ibérica .

Aunque los restos arqueológicos de Tartessos coinciden con las descripciones atlánticas, como otros estudios también han indicado, estarían desfasados miles de años con respecto a los relatos griegos, mientras que el desarrollo metalúrgico de este otro foco occidental, asociado al yacimiento de Los Millares , habría estado influenciado por los contactos con el Mediterráneo Oriental, según las evidencias con que se cuenta y que han ofrecido otras fuentes de investigación.

Afrontando el dilema temporal, el estudio ubica a La Atlántida en la desembocadura del río español Guadalquivir (descartando el  Parque Nacional de Doñana  que otros estudios sugieren), en una marisma alrededor del Golfo Tartésico , extinto por el aluvión del río. Habría existido entonces en torno al año 3000 a. C., a principios del período Calcolítico , para desaparecer hacia el 2250 a. C. a causa de un evento erosivo rápido y de elevada intensidad , con un incremento y retroceso recurrente del nivel del mar −unos 2 metros según estudios geológicos−, y no debido a un cataclismo sísmico, aunque sin descartar que éste tuviera lugar cierto tiempo después.

Vista aérea de la desembocadura del río Guadalquivir, en la península ibérica, lugar donde el nuevo estudio sitúa la antigua localización de la Atlántida. (Carlos Delgado/CC BY-SA 3.0)

Vista aérea de la desembocadura del río Guadalquivir, en la península ibérica, lugar donde el nuevo estudio sitúa la antigua localización de la Atlántida. (Carlos Delgado/ CC BY-SA 3.0 )

Estas fechas serían congruentes para explicar  el desarrollo de la navegación en el Mediterráneo  debido a la expansión comercial de los atlantes hacia el este en el milenio III a. C., y a la intención de alcanzar Egipto y Grecia para tratar de dominarlos. La cultura atlante se habría extendido, por tanto, por todo el valle del Guadalquivir , mientras que las culturas del Bronce serían posteriores y habrían surgido al este, en el área de El Argar , y al oeste en Portugal.

Dónde buscar sus vestigios

En el mar de suposiciones y escritos relativos a la existencia y posible ubicación de la Atlántida, la idea de que estuviera localizada en las actuales costas de España queda reforzada por este estudio. Pero su autor también advierte: “encontrar vestigios físicos de la Atlántida histórica en tal lugar se dificultaría por la alteración geológica del paisaje producida por la desembocadura del río Guadalquivir y la intensa presencia humana a lo largo de los últimos cinco mil años”.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article