Portada - Espada en la piedra (CC BY-SA 2.0), y bosque encantado (CC BY-NC-SA 2.0); composición.

La verdadera leyenda de la espada en la piedra y el rey Arturo

(Leer articulo en una sola página)

Esta semana se va a estrenar en la gran pantalla un nuevo largometraje: El Rey Arturo: La Leyenda de la Espada . Protagonizado por Charlie Hunnam en el papel del mítico guerrero, el título de la película da a entender que el tema central de su argumento es la legendaria espada de Arturo. Será interesante ver cómo nos presentan en el cine esta famosa espada, considerando que otras producciones épicas anteriores sobre la leyenda de Arturo han estado lejos de permanecer fieles al relato original.

La espada en la piedra

El tema del rey Arturo arrancando la espada de la piedra a fin de demostrarse a sí mismo que es digno de ser rey de Inglaterra quizás sea la más tergiversada de todas las leyendas artúricas.

‘Arturo saca la espada de la piedra’, ilustración del artista inglés del siglo XIX Walter Crane. (Public Domain)

‘Arturo saca la espada de la piedra’, ilustración del artista inglés del siglo XIX Walter Crane. ( Public Domain )

Para empezar, en la historia original la espada está incrustada en un yunque que descansa sobre una piedra, no en la propia piedra. Y la espada en cuestión no es Excálibur, como se cree habitualmente, sino un arma completamente diferente. El escenario habitual para este acontecimiento en las películas de Hollywood es algún lugar de la campiña o lo más profundo de un espeso bosque. Sin embargo, en los romances artúricos compuestos en la época medieval este episodio tiene lugar en el mismísimo corazón de Londres. La versión más antigua de la historia de la espada y la piedra fue escrita por el poeta borgoñón Robert de Boron hacia el año 1200. De Boron afirmaba haberse basado en un relato mucho más antiguo de la Edad Oscura medieval. Según este autor, el suceso habría tenido lugar en el camposanto de “la mayor iglesia de Londres.”

Merlín dicta sus profecías a su escriba Blaise; miniatura francesa del siglo XIII, ilustración del Merlín en prosa de Robert de Boron escrito en torno al año 1200. (Public Domain)

Merlín dicta sus profecías a su escriba Blaise; miniatura francesa del siglo XIII, ilustración del Merlín en prosa de Robert de Boron escrito en torno al año 1200. ( Public Domain )

Desde la época romana, la mayor y más importante iglesia de la capital británica ha sido la catedral de San Pablo. Aunque San Pablo ha pasado por numerosos períodos de reconstrucción que han culminado en el edificio que podemos ver a día de hoy, erigido a finales del siglo XVII. Su localización está documentada como sede del obispado de Londres desde la época en que los romanos aún dominaban Gran Bretaña, en el siglo IV d. C. Al ser las catedrales tradicionalmente sedes de los obispados, debe ser cierto que había una catedral en ese lugar, estuviera o no originalmente dedicada a San Pablo, en la época en la que supuestamente vivió Arturo: en torno al año 500.

Sorprendentemente, en la época medieval había realmente una antigua piedra asociada a una espada de poder en el camposanto de San Pablo. Los documentos supervivientes, datados en una época tan antigua como hace once siglos, se refieren a la espada como un elemento de gran importancia ceremonial que marcaba el lugar tradicional en el que se aprobaban las leyes y se anunciaban pregones. Después del año 1189, cuando Henry Fitz-Ailwin se convirtió en el primer alcalde de Londres, la ceremonia de inauguración requirió expresamente que el nuevo titular del cargo golpeara la piedra con su espada para validar su derecho a gobernar la ciudad. No sabemos hasta qué época se remonta la tradición que vinculaba la piedra a una espada de autoridad, pero ciertamente ya era conocida cuando Robert de Boron escribió su libro.  

La piedra de Londres

Contra viento y marea, esta antigua piedra aún sobrevive, y la tradición local la vincula de hecho al rey Arturo. Conocida como la Piedra de Londres, fue retirada del camposanto cuando se reconstruyó San Pablo tras el Gran Incendio de Londres de 1666. Más recientemente, y durante muchos años, la piedra pasó inadvertida y fue casi olvidada, colocada en el interior de un nicho abierto en el muro de la librería que hay enfrente de la estación de Cannon Street, donde quedaba prácticamente oculta por una rejilla de hierro.

La Piedra de Londres. (Fotografía: Debbie Cartwright)

La Piedra de Londres. (Fotografía: Debbie Cartwright)

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article