Portada - Los fósiles eran vistos de forma muy diferente en el pasado; habitualmente a través de interpretaciones más salvajes… y fantasiosas. (Legendz Collective)

Los fósiles en la antigua medicina (1ª parte): bálsamo de ogro y lenguas de dragón

(Leer articulo en una sola página)

Cuando pensamos en fósiles en la actualidad, vívidas imágenes de dinosaurios y otras bestias primordiales surgen en nuestra mente. De hecho, muchas personas de hoy en día asociarían fósiles con museos, excavaciones o laboratorios de investigación. Sin embargo, en el pasado la gente veía los fósiles de forma muy diferente; habitualmente a través de interpretaciones más salvajes… y fantasiosas.

El poder de bestias míticas, santos, dioses y demonios

Largo tiempo antes de que el hombre comprendiera realmente los detalles sobre los dinosaurios u otras especies extinguidas –que la ciencia moderna ha conseguido identificar de forma precisa– las gentes de la antigüedad imaginaban que los fósiles eran los huesos de criaturas legendarias, santos, demonios o incluso de los propios dioses. Muchos pueblos de civilizaciones del pasado vivían bajo influencias predominantes de tipo tradicional o místico, y de este modo veían aquellos restos prehistóricos a través de los ojos de la fantasía. Pero a pesar de las perspectivas drásticamente diferentes entre las mentalidades antigua y moderna, ambos grupos de individuos han contemplado los fósiles con la misma sobrecogedora admiración.

De forma similar a cómo la gente de nuestros días imagina mundos perdidos exóticos con abundantes formas de vida primordiales tras ver unos fósiles, quienes vivían en la antigüedad evocaban visiones de una era mítica en la que dragones, gigantes y dioses convivían con los mortales. Y la cosa no quedaba ahí, ya que los pueblos de la antigüedad se sentían tan increíblemente inspirados por los fósiles de supuestos dragones o dioses que llegaron incluso a ir tan lejos como para creer que sus huesos encerraban poderes especiales. Entre estos poderes estaban, por ejemplo, las capacidades de rejuvenecer, mejorar el rendimiento sexual, garantizar la longevidad, curar enfermedades y otros innumerables y fantásticos logros. En poco tiempo, los fósiles de aquellas criaturas supuestamente mágicas serían utilizados como antiguos medicamentos. 

Los huesos de dinosaurio eran utilizados antiguamente como medicamentos ‘mágicos’. (Legendz Collective)

Los huesos de dinosaurio eran utilizados antiguamente como medicamentos ‘mágicos’. (Legendz Collective)

Huesos de ogro que sirven como tratamiento músculo-esquelético

Diferentes culturas del mundo han identificado con frecuencia por error los fósiles como partes petrificadas de bestias o criaturas mágicas, por lo que el ser humano ha utilizado históricamente estos huesos fosilizados para tratar dolencias de forma acorde con sus creencias correspondientes. Los fósiles a menudo eran machacados hasta convertirlos en un fino polvo, o en algunos casos eran cocidos junto con potentes hierbas medicinales durante largas horas para la preparación de tónicos y decocciones. Por ejemplo, tribus nativas americanas como los comanches tenían la tradición de triturar o hervir huesos fosilizados que creían que pertenecían a tenebrosos ogros depredadores llamados Mu Pitz .

Los comanches de las Grandes Llanuras creían que los Mu Pitz eran demonios similares a ogros que merodeaban por las tierras vírgenes de Norteamérica, apareciendo habitualmente bajo la forma de siniestros espíritus como el peludo Sasquatch o búhos humanoides devoradores de hombres. Tanto niños como adultos veían al Mu Pitz con puro terror y además con reverencia, ya que lo consideraban una personificación de los peligrosos aspectos de la Naturaleza que mantienen el entorno en equilibrio. Sin embargo, cuando moría un Mu Pitz, dejando sus huesos esparcidos sobre la tierra durante muchos años, los curanderos de las tribus recogían los restos fosilizados del suelo y convertían aquellos huesos en compuestos terapéuticos como polvos, bálsamos o emplastos para ayudar a los pacientes de su tribu. Los curanderos usarían entonces aquellas medicinas hechas con los supuestos restos de los Mu-Pitz para el tratamiento de esguinces, fracturas y trastornos similares del sistema músculo-esquelético. En ocasiones, individuos sanos ingerirían compuestos hervidos del Mu Pitz como suplementos dietéticos para fortalecer de este modo sus huesos y articulaciones.

Muestra de bálsamo. Los nativos americanos creían que el bálsamo de Mu Pitz ayudaba al sistema músculo-esquelético. (Legendz Collective)

Muestra de bálsamo. Los nativos americanos creían que el bálsamo de Mu Pitz ayudaba al sistema músculo-esquelético. (Legendz Collective)

Todo este tiempo, sin embargo, los huesos del Mu Pitz devorador de hombres no eran más que fragmentos fósiles de mamuts herbívoros y otros ejemplares de megafauna de la Edad del Hielo, animales que en el pasado remoto recorrían Norteamérica agrupados en manadas. Muchos de los huesos de ogro terapéuticos que los comanches empleaban eran simplemente dientes de mamut erróneamente identificados.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article