Portada - Estela perteneciente a Heracleion, antigua ciudad sumergida en la desembocadura del río Nilo, Egipto. (Fotografía: La Gran Época/Universidad de Oxford)

Míticas ciudades sumergidas por terremotos y tsunamis

(Leer articulo en una sola página)

Eventos catastróficos naturales como tsunamis, terremotos y choques de asteroides han destruido poblados y sumergido grandes ciudades bajo el mar. En algunos casos la elevación gradual pero implacable de las aguas permitió a sus habitantes partir hacia nuevas tierras. Los vestigios de dichas culturas están rodeados de misterios y leyendas que los arqueólogos no siempre han podido desentrañar.

Heracleion-Tonis

Esta ciudad milenaria, que prosperó entre los siglos VII a. C. y VIII d. C quedó sumergida hace más de 1.000 años en la desembocadura del  río Nilo, cerca del puerto Canopus, que sufrió su mismo destino, frente a las costas de Alejandría.

En Heracleion se encontró un santuario dedicado al mítico guerrero semi-divino griego Heracles –Hércules para los romanos– así como representaciones varias del dios egipcio Amón. Una estela intacta, referida al rey Ptolomeo, narra en egipcio y griego el nombre de la ciudad: Tonis y Heracleion respectivamente.

Cabeza monumental de la ciudad sumergida en la desembocadura del Nilo. (Fotografía: La Gran Época/IEASM)

Cabeza monumental de la ciudad sumergida en la desembocadura del Nilo. ( Fotografía: La Gran Época/IEASM )

“Heracleion desapareció sin dejar rastro, y ahora, más de mil años más tarde, monedas de oro y objetos sagrados emergieron de las profundidades, como mudos testimonios de los trágicos sucesos que golpearon a esas ciudades”, destacó Franck Goddio, miembro del Instituto Europeo de Arqueología Submarina durante la muestra itinerante de los hallazgos encontrados en la excavaciones iniciadas en el año 2000, dirigidas por él mismo.

Dwarka

En el texto sánscrito hindú Mahabharata, del siglo III a. C., se menciona la leyenda de la rica ciudad de Dwarka o Swarnadwarika, que albergaba palacios de oro, plata y piedras preciosas y que fue construida en una isla por Krishna. De hecho, después de que Krishna dejara su residencia en Mathura, en el interior de la India, cuando llegó a ser rey fundó la ciudad para su comunidad, los Yadava. Sin embargo el karma –el bien y el mal– que arrastraba la población provocó que el lugar se hundiera bajo el mar.

Según los relatos citados por  Indian Holiday, cuando Krishna estaba muriendo pidió a sus súbditos que se fueran de Swarnadwarika para no ser engullidos por las aguas.

Restos de la mítica Dwarka, sumergida en el golfo de Cambay, India. (Fotografía: La Gran Época/cdn.earthporm)

Restos de la mítica Dwarka, sumergida en el golfo de Cambay, India. ( Fotografía: La Gran Época/cdn.earthporm )

Hasta el día de hoy la amada ciudad del Señor Krishna está enterrada bajo el mar. Las excavaciones han expuesto el hecho de que el mar se tragó un total de cinco asentamientos. Sin embargo, el Dwarka actual, el sexto (asentamiento) en la línea de costa, se salvó”, se destaca en un informe sobre la antigua ciudad sumergida de la India.

Otros investigadores, sin embargo, creen que debieron ser siete asentamientos. Algunos proponen que los restos sumergidos en el mar, a millas de la costa, puedan pertenecer a la ciudad de Krishna. Las excavaciones revelan una cultura de entre 4.000 y 5.000 años de antigüedad, pero según se afirma desde  Ancient Explorer , el primer asentamiento podría remontarse hasta cerca de 30.000 años atrás.

La actual Dwarka se encuentra en la desembocadura del rio Gomti, en la costa de Saurashtra. En tiempos remotos se la llamó Dwaravati o Kushasthali, y en ella se encuentra el visitado templo Dwaralanath, construido por Vajranabh, considerado el sucesor de Krishna.

Krishna en Dwaraka. Lámina del Harivamska del año 1600. (La Gran Época)

Krishna en Dwaraka. Lámina del Harivamska del año 1600. (La Gran Época)

Akra

Las evidencias arqueológicas revelan que los habitantes de la ciudad colonial griega Akra, de las costas de Crimea, sufrieron una lenta y progresiva inundación marina. Un triste destino anunciado para muchas ciudades del mundo actual, por el cambio climático. Akra fue un floreciente núcleo comercial de origen helénico.

En principio los akrenos construyeron poderosas defensas de 120 metros de largo a unos 600 metros de distancia para evitar la llegada de las aguas, murallas que fueron descubiertas en las excavaciones submarinas realizadas entre 1983 y 1985 por la Academia de Ciencias de Rusia. También se encontraron ánforas del siglo IV a. C.

“Durante más de una docena de años y quizás durante unos cien años , sus residentes lucharon contra la elevación del mar”, leemos en un artículo sobre Akra publicado en  Earth Chronicles .

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article