Portada - Castillo de Glamis. (CC BY-SA 3.0)

Una leyenda aterradora: el oscuro secreto del castillo de Glamis

(Leer articulo en una sola página)

Si pudieras llegar a adivinar la naturaleza del secreto de este castillo, decía Claude Bowes-Lyon, 13er Conde de Strathmore, te pondrías de rodillas y darías gracias a Dios porque no es tuyo.

El castillo de Glamis, uno de los más famosos castillos encantados de Gran Bretaña, estuvo en boca de toda Europa durante la segunda mitad del siglo XIX. El castillo se vinculaba a relatos en los que aparecían pasadizos secretos, prisioneros ocultos, ritos de iniciación y figuras sombrías vistas en sus almenas a altas horas de la noche. El secreto era aparentemente tan extraordinario que solo tres personas podían conocerlo al mismo tiempo: el Conde, el heredero del Conde (después de cumplir 21 años), y el administrador del castillo. Abundaban las historias acerca de cuál podría ser el secreto de los condes. Según la leyenda, el heredero del 13er Conde de Strathmore se negó en redondo a participar en el rito de iniciación que le habría permitido conocer el oscuro secreto del castillo. Muchos sospechan que el misterio murió con el 14º conde; sin embargo, los visitantes no pueden negar la escalofriante atmósfera que se siente en el castillo, en especial en las horas solitarias después de la medianoche.

“Debo reconocer”, escribía Sir Walter Scott sobre su visita nocturna al castillo en el año 1790, “que oí cerrarse puerta tras puerta. Una vez se hubo retirado mi guía, empecé a considerar que me encontraba demasiado lejos de los vivos y de algún modo demasiado cercano a los muertos.”

El castillo de Glamis no era una mansión cualquiera. Era la sede del Conde de Strathmore, un título que aún conserva la familia de Bowes-Lyon, emparentada por vía materna con la reina Isabel II de Inglaterra. La Reina Madre, Lady Elizabeth Bowes-Lyon, era hija del 14º Conde de Strathmore.

La tragedia siempre ha merodeado en torno a Glamis, incluso antes de que surgiera la leyenda victoriana del secreto del castillo. Es bien conocido que Malcolm II fue asesinado en el castillo (entonces un Pabellón Real de Caza) en el año 1034. En la obra de Shakespeare Macbeth, escrita en 1606, su desgraciado protagonista vive en el castillo de Glamis, aunque el Macbeth histórico no tenía relación alguna con este lugar.

El Castillo fue propiedad de la familia Lyon (más tarde los Bowes-Lyon) desde 1376. El primer fantasma del que se dijo que se aparecía en los pasillos del castillo fue el de Lady Janet Douglas. Atrapada en las intrigas políticas de su época, Lady Janet fue acusada de envenenar a su marido (6º Conde de Glamis) y fue finalmente condenada por brujería en 1537. Fue quemada en la hoguera en Edimburgo. Cuenta la leyenda que el espíritu de Lady Janet tiene preferencia por la torre del reloj del castillo a la hora de aparecerse.

Lady Janet Douglas. (ghostinuk.blogspot.com)

Lady Janet Douglas. ( ghostinuk.blogspot.com)

Un oscuro secreto oculto en el castillo

Aun así, la leyenda más famosa del castillo de Glamis es la de un prisionero desconocido encerrado en una estancia secreta oculta. Según escribía un corresponsal de la revista Notes & Queries en 1908, “El misterio fue revelado a quien esto escribe hace unos 60 años cuando era niño, causándole una gran impresión. La leyenda era, y sigue siendo, que en el castillo de Glamis hay una estancia secreta. En esta cámara se encuentra confinado un monstruo que es el heredero legítimo del título y de la mansión, pero que es tan espantoso que es necesario mantenerle oculto y desposeído” (Dash, 2012). El Monstruo de Glamis ha sido descrito como deforme, peludo, ‘un sapo humano’, y siempre terrorífico a la vista. “Un monstruo que nació en el seno de la familia. Era el heredero —una criatura que inspiraba terror al contemplarla. Era impensable permitir que esta deforme caricatura de la humanidad fuera vista, ni siquiera por los amigos de la familia. Su pecho es un enorme barril, peludo como una alfombra, su cabeza se encontraba hundida entre sus hombros, y sus brazos y piernas parecían de juguete.” (Dash, 2012)

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article