Portada - Sverd I Fjell, Hafrsfjord (Gu Jo / Flickr)

Las espadas de bronce de Hafrsfjord: la legendaria victoria del rey Harald

(Leer articulo en una sola página)

Hace siglos, los habitantes de Noruega vivían en tribus y aldeas que se hacían la guerra. No fue hasta el año 872, tras la batalla de Hafrsfjord, cuando los indisciplinados clanes de la Noruega habitada se unificaron bajo el poder de un solo hombre: el rey Harald I, “El de la Hermosa Cabellera”. Su impresionante victoria fue celebrada en el año 1983 mediante la construcción de un monumento conmemorativo en la barriada de Hafrsfjord de la población de Madla, cerca de la ciudad de Stavanger, en la provincia de Rogaland. Muchos creen que la antigua batalla de Hafrsfjord tuvo lugar en el fiordo del mismo nombre, cuya longitud es de 9 kilómetros. El monumento conmemorativo consta de tres espadas de bronce, cada una aproximadamente de unos diez metros de altura, clavadas sobre una colina de sólida roca cerca de los acantilados del fiordo. La espada de mayor tamaño representa al rey victorioso Harald I: las otras dos simbolizan a los dos reyes tribales que fueron derrotados en la batalla de Hafrsfjord. El rey de Noruega Olaf V, que encargó la escultura, ha afirmado que la obra es un símbolo de paz y nunca debería ser retirada del lecho de roca en el que fue erigida.

Sverd i Fjell al atardecer. (Ronel Reyes/Flickr)

Sverd i Fjell al atardecer. ( Ronel Reyes/Flickr )

Poemas cortesanos

En realidad, esta batalla no consiguió por sí sola implantar una paz duradera a lo largo y ancho de las regiones habitadas de Noruega, aunque la tradición popular reconoce ampliamente al rey Harald como primer Rey de los Vikingos. La mayor parte de lo que creemos saber sobre Harald el de la Hermosa Cabellera, de quien se cree que vivió aproximadamente entre los años 850 y 935, procede de retazos de poemas cortesanos escritos durante su reinado, desde el año 872 hasta su muerte en el 932, así como de las sagas escandinavas. Los poemas escáldicos de la misma época que le mencionan son el Haraldskvæði y el Glymdrápa; se supone que ambos fueron escritos por el poeta escandinavo de la corte Þorbjörn Hornklofi. Estos poemas dan testimonio de la victoria del rey Harald en Hafrsfjord, mencionando asimismo que tomó por esposa a una danesa, a la que hizo reina, y tuvo dos hijos, Eric Hacha Sangrienta y Haakon el Bueno, convirtiéndose ambos en reyes tras la muerte de Harald. Escribe Þorbjörn Hornklofi sobre la batalla de Hafrsfjord:

Escuchad cómo aquél de alta cuna luchó en el fiordo de Hafrs,
hijo del rey de aguda mirada, contra Kiotvi el opulento:
llegó su flota desde el este, ansiosa por entrar en combate,
con temibles mascarones e ídolos en sus proas…
Pondrían a prueba su fuerza, pero él les enseñó a huir,
el señor de los hombres del este que moraba en Útstein.
Los corceles de Nokkvi espoleó cuando dio comienzo la batalla.
Y entonces atronaron los escudos cuando en el choque fue derribado Haklang.

Harald el de los Hermosos Cabellos, ilustración del Flateyjarbók, manuscrito medieval del siglo XIV. (Public Domain)

Harald el de los Hermosos Cabellos, ilustración del Flateyjarbók, manuscrito medieval del siglo XIV. ( Public Domain )

La saga de Harald el de los Hermosos Cabellos

Además de los poemas de la corte, gran parte del material de las leyendas procede de sagas escritas varios siglos más tarde, en el siglo XII. La Saga de Harald el de los Hermosos Cabellos (Heimskringla) es mucho más elaborada que otras versiones de la misma época, aunque no necesariamente más fiable. Esta narración nos habla del joven y apuesto Harald, que se convirtió en rey de varios pequeños dominios en Vestfold tras la muerte de su padre, Halfdan el Negro Gudrödarson.

Los muy dispersos territorios de Halfdan, padre de Harald, le habían llegado por diversos medios, entre ellos la conquista y la herencia. Harald estaba enamorado de Gyda, hija del rey Eirik de Hordaland, y le ofreció su mano en matrimonio. Ella rechazó su petición, contestándole que nunca se casaría con él si no conseguía primero convertirse en rey de toda Noruega. Tan grande era el amor de Harald por Gyda que juró hacerlo así. Además, prometió no volver a cortar ni peinar sus cabellos hasta convertirse en rey de toda Noruega, de ahí su primer epíteto ‘el de Cabellos Enmarañados’.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article