Portada - ‘Champing’ en la Iglesia de Todos los Santos de Aldwincle, condado de Northamptonshire. (Fotografía: Churches Conservation Trust)

La moda del ‘champing’: dormir en antiguas iglesias habilitadas como hoteles

(Leer articulo en una sola página)

Imagine que le entregan la llave de una antigua iglesia llena de historia y que puede disponer del edificio durante un fin de semana entero: se trata de una experiencia conocida como ‘champing’. Una nueva tendencia en el ‘turismo espiritual’ que se está popularizando en el Reino Unido y en la que los turistas pueden dormir en estos antiguos templos.

Se trata de una iniciativa del Churches Conservation Trust de Inglaterra (CCT - “Fondo para la Conservación de Iglesias”), una organización benéfica que se ocupa de 300 iglesias abandonadas de todo el país y cuyo objetivo es ofrecer al visitante una experiencia completamente nueva, consiguiendo al tiempo recaudar dinero para costear la conservación de estos antiguos lugares de culto. Desde catedrales medievales hasta iglesias victorianas, iglesias con misteriosas trampillas y piedras megalíticas enterradas, iglesias de la campiña de la época de los sajones y refugios con terroríficas criptas y gárgolas esculpidas: puede elegir el tipo de experiencia que busca, quizás en función de lo valiente que sea.

“Nuestras iglesias para el ‘champing’ son cápsulas del tiempo vivas, con leyendas que se remontan en ocasiones a la época sajona, y siglos de historia por explorar. Presentan el entorno perfecto para explorar la cultura, el patrimonio histórico y el arte de Inglaterra a lo largo de los épocas,” leemos en la web del CCT.

Una de las iglesias habilitadas para el ‘champing’ por el CCT, Fondo para la Conservación de Iglesias de Inglaterra. (Fotografía: Neil Randall/Churches Conservation Trust)

Una de las iglesias habilitadas para el ‘champing’ por el CCT, Fondo para la Conservación de Iglesias de Inglaterra. (Fotografía: Neil Randall/Churches Conservation Trust)

Iglesia de St. John en Duxford, Cambridgeshire. Fotografía: Neil Randall / Churches Conservation Trust.

Iglesia de St. John en Duxford, Cambridgeshire. Fotografía: Neil Randall / Churches Conservation Trust.

Se extienden alfombras sobre los suelos de piedra y los visitantes duermen en colchones en el centro de la iglesia o entre los bancos. A las instalaciones disponibles se añaden sillas, mesas, inodoros portátiles y  lavabos. Los huéspedes comen platos caseros en una granja cercana, y por la noche se encienden velas por toda la iglesia. Es entonces cuando un historiador de la zona cuenta historias sobre las leyendas y eventos históricos del lugar. Existen otras actividades opcionales, como localizar murciélagos en cementerios, contemplar las estrellas y paseos por el camposanto en busca de antiguas piedras con inscripciones desgastadas a lo largo de los siglos.

Rachel Dixon, reportera de The Guardian que participó en esta iniciativa hospedándose en la iglesia de Santa María la Virgen de Fordwich, condado de Kent, comenta su experiencia:

Resultó un poco intimidatorio, en especial cuando nos entregaron la llave –como era de esperar un buen trozo de hierro grande, pesado y de aspecto antiguo– y nos dejaron solos a mi amigo y a mí. No pudimos asaltar el mini-bar, poner música ni llamar al servicio de habitaciones. Y, a diferencia de los hoteles convencionales, nuestro dormitorio era propiedad del Estado: nos olvidamos de cerrar con llave y un hombre entró con su perro a echar un vistazo. (...) Con la puerta ya cerrada con llave, exploramos los rincones y recovecos de la iglesia. Examinamos la singular alacena para el pan, en la que se dejaban hogazas para los pobres en el pasado. Subimos hasta el campanario del siglo XIV (desaconsejable: está bastante desvencijado). Estuvimos en el púlpito improvisando un sermón, contemplamos el magnífico escudo de armas sobre el arco del coro y tocamos (mal) el órgano.

La periodista añade que aunque las iglesias abandonadas son aún espacios consagrados, los huéspedes son libres de hacer “todo aquello que les permita su conciencia”.

Una de las 12 iglesias disponibles en Inglaterra en la actualidad para practicar el ‘champing’. Fotografía: Neil Randall / Churches Conservation Trust

Una de las 12 iglesias disponibles en Inglaterra en la actualidad para practicar el ‘champing’. Fotografía: Neil Randall / Churches Conservation Trust

Aunque muchos pueden considerar un poco inquietante la idea de acampar en una iglesia oscura y abandonada, no cabe duda de que ofrece una experiencia con verdadero sabor a historia. Hasta ahora, el CCT ha abierto ya doce iglesias en Inglaterra para aquellos entusiastas de “pasar noches históricas en un lugar sagrado”.

Desde el CCT se ha comunicado que aunque siempre existe el riesgo de un uso indebido o incluso de vandalismo, la gran mayoría de los visitantes han sido muy respetuosos, siendo éstos habitualmente familias de vacaciones, peregrinos recorriendo un camino sagrado, seguidores religiosos que organizan reuniones espirituales para la oración y la contemplación, turistas extranjeros ansiosos de una experiencia nueva y única, o aquellos que simplemente desean sentirse inmersos en un pequeño pedazo de historia.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article