Portada-Catedral de Chartres, Eure-et-Loir, Centro, Francia. Fachada norte. (Public Domain)

La catedral de Chartres: un lugar sagrado para cristianos y antiguos druidas paganos

(Leer articulo en una sola página)

La monumental catedral de Chartres oculta tras sus muros historias que conectan el mundo de los antiguos druidas, el culto a la Diosa y el cristianismo. Se encuentra en una línea imaginaria que une Glastonbury, Stonehenge y las pirámides de Egipto. Es desde hace siglos uno de los símbolos del cristianismo francés.

No obstante, antes de que llegara el cristianismo al emplazamiento en el que se encuentra la catedral, éste ya era un lugar muy importante dentro del sistema de creencias pagano. Sus raíces legendarias proceden de la época en la que los druidas, sacerdotes celtas de Gran Bretaña y la Galia, celebraban sus ritos sagrados aquí. La región de Chartres fue altamente influenciada por los Carnutes, un pueblo galo que contaba con una amplia asamblea de druidas. Fueron mencionados por Cayo Julio César y Livio, que recogen algunas de las legendarias tradiciones de los carnutes.

Cristianismo y antiguas tradiciones

En las leyendas, los druidas creían que éste era un lugar en el que las energías espirituales emanaban del subsuelo. En la actualidad recibe el nombre de Chakra, lugar de poder asociado con el color verde y las energías del 4º Chakra (centro del corazón, el amor y la devoción). En aquella época, los galos erigían estatuas a la diosa madre protectora en la que esta aparecía acompañada de niños. Los antiguos cristianos quizás descubrieron alguna de estas esculturas y fue este hallazgo lo que les inspiró a crear la leyenda medieval de que los druidas habían predicho la historia de que una virgen daría a luz a un niño por el bien de la humanidad.

Durante la época galo-romana, se creía que las aguas subterráneas que recorren este lugar habían sido veneradas por los druidas. Dice también la leyenda que los soldados romanos atacaron a los cristianos cuando estos se encontraban celebrando su fe en el santuario de la Virgen. Parece que los cristianos identificaron a la diosa madre de los druidas con la Virgen María. Esto podría haber sido también la base para la futura idea de construir una magnífica catedral en este emplazamiento. De hecho se empezó a construir sobre la colina de Chartres en el siglo IV d. C.

En los primeros siglos del cristianismo se vivió en esta región una lucha entre las antiguas tradiciones de Chartres y las nuevas. Sin embargo, cuando llegó al poder el emperador Constantino, el cristianismo ya parecía estar bien asentado. Hubo al menos cinco catedrales en el lugar, siempre vinculadas al culto a la Virgen María, que se convirtió también en la patrona de Chartres. El mayor tesoro de esta iglesia lo constituía un pedazo de tela que se creía que había formado parte de una prenda de ropa (conocida como la Sancta Camisa ) que llevaba María cuando dio a luz a Jesús.

“Adoración de los pastores”, óleo de Gerard van Honthorst, 1622. (Public Domain)

“Adoración de los pastores”, óleo de Gerard van Honthorst, 1622. ( Public Domain )

En el año 876, la catedral ya era conocida como importante destino de numerosas peregrinaciones. Los peregrinos creían que la tela de la Santa Camisa de la Virgen era muy milagrosa. Cuando los normandos atacaron la ciudad en el siglo X, el obispo de Chartres hizo ondear la reliquia en lo alto de la iglesia, haciendo huir a los invasores y llevando a las gentes de Chartres a creer que estaban bajo la protección de la Virgen María.

La catedral, sin embargo, sufrió daños en los incendios de los años 1134 y 1194, aunque en ambos casos el templo fue inmediatamente reparado y la Sancta Camisa se salvó sin sufrir perjuicio alguno. Las gentes de Chartres llegaron a a conclusión de que este hecho era una señal del cielo, y que el lugar en el que se encontraba la iglesia era especial y merecedor de la construcción de un edificio más impresionante aún. Por esta razón se erigió la catedral de Chartres, que aún sigue en pie a día de hoy.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article