Portada-El Jahaz Mahal de la antigua ciudad de Mandu, en la India (Axel DrainvilleFlickr).jpg

La Antigua Ciudad India de Mandu: Fortaleza y Palacio del Placer

(Leer articulo en una sola página)

La ciudad de Mandu se localiza a día de hoy en el distrito de Dhar, situado en la región de Malwa del estado de Madhya Pradesh, en la India Central. Posada sobre una meseta de 633 metros de altitud y 20 kilómetros cuadrados de extensión, esta ciudad en ruinas no solo goza de una privilegiada situación en un bello paraje natural, sino que también ocupa una importante localización estratégica dentro de su entorno. Mandu fue una fortaleza clave en el pasado, hace al menos 1.500 años y en la actualidad sigue siendo conocida por albergar el famoso palacio Jahaz Mahal.

Los Muchos Nombres de una Antigua Fortaleza

La referencia más antigua conocida a esta ciudad la podemos encontrar en una inscripción en sánscrito presente en el pedestal de una imagen Jain. Esta inscripción, datada en el 555 d. C., se refiere a la ciudad como Mandapa-Durga. Se ha afirmado que el Prakrit, es decir, la versión vernácula de este nombre, era Mandava, topónimo aún en uso a día de hoy. El nombre original se corrompió con el paso del tiempo convirtiéndose en el actual y más utilizado Mandu.

Por otro lado, Firishta, un historiador persa del siglo XVI, menciona que se construyó una fortaleza en Mandu en algún momento hacia el final del siglo VI d. C. Confrontando estas dos informaciones, podemos deducir que ya había una fortaleza en el lugar en el año 555 d. C. o incluso antes.

Mandu Cambia de Manos y se Convierte en la Ciudad de la Alegría

La siguiente referencia a Mandu nos llega de una inscripción datada en el año 946 d. C. Esta inscripción, hallada en el Rajastán, describe la fortaleza de Mandu como un puesto fronterizo del Imperio Guhara-Pratihara. En la inscripción se denomina a la ciudad Mandapika. Hacia el final de ese mismo siglo, Mandu estaba bajo el control de la dinastía Paramara. Una inscripción presente en un sarpa-bandha (diagrama en forma de serpiente) hallado en Mandu se refiere a un individuo de nombre Sri-Bhattaraka-Devendra-deva, quien pudo haber sido vasallo del rey Paramara Udayaditya. Esta inscripción ha sido datada en el 1068 d. C. Se cree que las Cuevas y templos dedicados a Shiva de Lohani, que forman parte del  ‘Grupo de Monumentos de Mandu en Madhya Pradesh‘ presente en la Lista Tentativa de la UNESCO para pasar a ser Patrimonio de la Humanidad, fueron construidos durante el reinado de los Paramaras.

Las Cuevas de Lohani en Mandu, (Varun Shiv Kapur/Flickr)

Las Cuevas de Lohani en Mandu, ( Varun Shiv Kapur/Flickr )

A principios del siglo XIII, una fuerza militar Musulmana invadió con éxito la región de Malwa, saqueando las ciudades de Bhilsa y Ujjain. Se firmó un tratado entre los invasores musulmanes y el rey Paramara, que sin embargo, salvó a Mandu de seguir el mismo destino que las dos ciudades saqueadas. Aunque los reyes Paramara seguían siendo los soberanos de Mandu, su poder estaba en declive. En 1305, el sultán de Delhi, Alauddin Khilji, invadió Mandu, anexionando la ciudad a sus territorios. Esta vez, Mandu fue rebautizada como Shadiabad, que significa “Ciudad de la Alegría”.

Cuando el sultanato de Delhi se sumió en el caos, el gobernador de Malwa, Dilawar Khan Gori, aprovechó la oportunidad y declaró su independencia en 1401. Dilawar trasladó la capital de Malwa de Daur a Mandu. Con este ascenso en el status de la ciudad, varios proyectos arquitectónicos se emprendieron en Mandu durante el reinado de Dilawar. Uno de los más notables es la Mezquita del Khan Dilawar, que es el edificio Indo-Islámico más antiguo construido en Mandu. Por otro lado, el Khan Dilawar continuó reforzando las fortificaciones de la ciudad. El programa de construcciones para Mandu continuó bajo las órdenes del sucesor de Dilawar, el Shah Hoshang. Entre las obras más notables realizadas durante el mandato del Shah Hoshang se encuentran la Mezquita Principal y su propio Mausoleo.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article