Portada - Fotografía de petroglifos pertenecientes al Parque estatal Valle del Fuego de Nevada, Estados Unidos. (Fotografía: Ekaterina Pokrovsky/Shutterstock/La Gran Época)

Experto en petroglifos apoya la teoría de que los antiguos chinos llegaron a América

(Leer articulo en una sola página)

Determinados petroglifos encontrados en América del Norte indican que antiguos exploradores chinos contactaron con nativos americanos. YaoLiang Song, profesor de la Universidad Normal del Este de China en Shanghai, que estudió los petroglifos como profesor invitado de la Universidad de Harvard, ha anunciado recientemente que apoya la interpretación de que éstos son de origen chino antiguo.

El Dr. John A. Ruskamp Jr. , ha dirigido la investigación de estos petroglifos en los últimos años, contando con la ayuda de expertos como el Dr. David N. Keightley,  considerado por muchos como el principal especialista americano en los primeros escritos chinos sobre huesos oraculares. De este modo, Keightley ha observado que los signos de un petroglifo que se encuentra en un rancho privado de Arizona coinciden con símbolos de huesos oraculares chinos de la dinastía Shang (1600-1050 a. C). Keightley tradujo así el mensaje escrito sobre la roca de Arizona:

Separado (durante) un total de 10 años; declara (la) expedición devolver (a la) Casa del Sol, (la) investigación completa que hicieron juntos.

Éste sería tan sólo uno de las docenas de petroglifos identificados por Ruskamp que contendrían antiguos caracteres chinos. A principios de este mes, Song apoyó firmemente la investigación de Ruskamp a través de una carta, (de la cual Ruskamp envió una copia a La Gran Época ) e instó a otros académicos a tomar nota.

Parte de la escritura presente en los petroglifos encontrados en un rancho privado de Arizona, Estados Unidos, “declarando (el) retorno, (del) viaje terminado, (a la) Casa del Sol” (Fotografía: Cortesía de John Ruskamp/La Gran Época)

Parte de la escritura presente en los petroglifos encontrados en un rancho privado de Arizona, Estados Unidos, “declarando (el) retorno, (del) viaje terminado, (a la) Casa del Sol” ( Fotografía: Cortesía de John Ruskamp/La Gran Época )

Song es experto en petroglifos chinos y, desde hace mucho tiempo, con su trabajo también apoya la controvertida teoría que defiende el contacto entre Asia y América del Norte. Una teoría muy alejada de lo que habitualmente exponen arqueólogos y antropólogos, cuya opinión común es que los nativos americanos atravesaron el puente natural de Bering hace unos 12.000 años , no existiendo otro contacto entre el Viejo y el Nuevo Mundo hasta que los vikingos llegaron a la costa este norteamericana hacia el año 1000, aunque muchos eruditos hayan presentado indicios en los últimos decenios que sugieren que pudieron existir otros contactos con anterioridad.

El mismo Song propuso tal teoría en el pasado. En los años 90 del pasado siglo fue invitado por el profesor K. C. Chang para llevar a cabo una serie de investigaciones en la Universidad de Harvard sobre petroglifos prehistóricos del noreste asiático y del noroeste americano. En el curso de su investigación, quedaron claras a sus ojos las notorias similitudes entre los petroglifos de ambas regiones, que sugieren un antiguo contacto. Aquella investigación, denominada “ Petroglifos prehistóricos con caras humanas en el Pacífico Norte ” fue publicada por la  Smithsonian Institution  en 1998. Song escribió en dicho documento:

Muchos de estos petroglifos con caras humanas del este asiático, tienen equivalentes cercanos en figuras del arte rupestre del noroeste de América del Norte, desde la isla Kodiak de Alaska hasta el Río Columbia [en el sur de la Columbia Británica y el norte de los Estados Unidos].[…] El grupo de petroglifos de la costa del noroeste está considerado un grupo diferente por todos los expertos.

El emplazamiento del glifo de Arizona está situado en un rancho de propiedad privada que se encuentra a varias millas de cualquier acceso público o por carretera. (Fotografía: Cortesía de John Ruskamp/La Gran Época)

El emplazamiento del glifo de Arizona está situado en un rancho de propiedad privada que se encuentra a varias millas de cualquier acceso público o por carretera. ( Fotografía: Cortesía de John Ruskamp/La Gran Época )

Los petroglifos que Song estuvo observando, se estima que fueron creados hace entre 5.000 y 7.000 años. Por tanto, la antigua presencia asiática en América del Norte tuvo que haberse producido mucho antes de la estimación de 3.000 años correspondiente a la dinastía Shang elaborada por Ruskamp, y mucho después de haber desaparecido el puente terrestre de Bering . Song escribía lo siguiente acerca del trabajo de Ruskamp:

“Ruskamp presenta claramente […] antiguos mensajes chinos identificables que fueron transcritos hace mucho tiempo como arte rupestre, y que hasta ahora habían permanecido inalterados y no reconocidos”. (…) “La catalogación suele ser errónea y hasta desconocida para los antropólogos y arqueólogos modernos (en gran parte debido al hecho de que generalmente no son bien conocidos los estilos antiguos de escritura china, y además se localizan en lugares difíciles y remotos) en estos escritos chinos, inconfundiblemente concluyentes y que establecen casos históricos de presencia temprana de exploradores chinos, a través del Pacífico, en el continente de América del Norte”.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article