Portada-Mapa de la isla de Pitcairn (public domain)

El Señor de las Moscas de la Vida Real: La Extraña y Violenta Historia de la Isla de Pitcairn

(Leer articulo en una sola página)

La Isla de Pitcairn es un lugar tan remoto, y con una historia tan extraña, que hasta hace poco era más vista como un mito que como una realidad. Pero los acontecimientos que tuvieron lugar en esta diminuta isla del Océano Pacífico fueron ciertamente reales. Colonizada por una decena de amotinados del HMS Bounty en 1790, junto con un pequeño grupo de Polinesios, la isla pronto se convirtió en algo parecido a la novela El Señor de las Moscas , en la que un grupo de muchachos que naufragan en una isla deshabitada caen en la barbarie y la inmoralidad. Enfrentados al aislamiento físico, social y psicológico, por no hablar de las luchas por el poder, la población de Pitcairn disminuyó rápidamente debido a los asesinatos, los suicidios y la locura, y los habitantes que quedaban cayeron en el incesto, la delincuencia y los abusos sexuales. A día de hoy, 47 habitantes miembros de solo cuatro familias permanecen en esta isla maldita que carga con una oscura y terrible historia contada en infinidad de libros y películas.

Una Tierra Remota

La Isla de Pitcairn es una de cuatro islas volcánicas del Pacífico Sur que forman el archipiélago de las Islas Pitcairn. Situada a más de 3.000 millas (4.830 Km) de cualquier tierra continental, aproximadamente a mitad de camino entre Nueva Zelanda y América, es una de las más remotas islas habitadas y de las menos pobladas jurisdicciones nacionales del mundo. Es también el último Territorio Británico de Ultramar que queda en el Pacífico.

Con unas dimensiones de solo 2,2 millas (3,6 kilómetros) de Este a Oeste, la isla no es mucho mayor que el Central Park de Nueva York. Pero a pesar de eso, este minúsculo punto en el océano cuenta con una larga y agitada historia, que culmina en los dramáticos acontecimientos que se iniciaron en el siglo XVIII.

Civilización Perdida

La historia de las Islas de Pitcairn se remonta por lo menos nueve siglos atrás, cuando las islas fueron colonizadas por pueblos Polinesios. Su cultura floreció en ellas durante cuatro siglos antes de desaparecer misteriosamente. Los hallazgos arqueológicos también sugieren que diferentes pueblos procedentes de diversos puntos de origen llegaron a Pitcairn en diferentes momentos del pasado.

Cuando los europeos desembarcaron por primera vez en Pitcairn y las islas cercanas, descubrieron muchos objetos y huellas de los habitantes anteriores, como dioses de piedra toscamente labrada protegiendo lugares sagrados, representaciones de humanos y animales grabadas sobre las paredes de los acantilados, petroglifos, lugares de enterramiento con restos humanos, hornos de tierra, azuelas de piedra, gubias y otros objetos.

Aunque el origen y consiguiente destino de estos Polinesios es incierto, en general se cree que procedían de Mangareva, unos 490 Km al noroeste, en la Polinesia Francesa.

Talla en madera procedente de Mangareva (Wikimedia Commons)

Talla en madera procedente de Mangareva ( Wikimedia Commons )

Motín en el Bounty y Colonización

En 1788 el HMS Bounty navegaba desde Inglaterra en dirección al Pacífico con la misión de recolectar plantas del árbol del pan para suplementar la dieta de los esclavos en las Indias Occidentales. Habiendo fondeado en Tahiti por unos cinco meses, la tripulación del Bounty se sintió atraída por los encantos sexuales de las Tahitianas en tan paradisiaco entorno, y eran reticentes a marcharse. De tal modo que, cuando el Teniente William Bligh instauró severos castigos por indisciplina a su tripulación, el Teniente Provisional Fletcher Christian reclutó un pequeño grupo de descontentos y se amotinó contra Bligh.

El 28 de Abril de 1789, solo 23 días después de haber dicho adiós a los sensuales placeres de Tahití, los amotinados se hicieron con el control del Bounty y abandonaron a la deriva en un bote a William Bligh y a 18  de sus leales.

Fletcher Christian y los amotinados abandonan a la deriva al teniente William Bligh junto a otros 18 miembros de su tripulación; 1790, pintura de Robert Dodd (public domain)

Fletcher Christian y los amotinados abandonan a la deriva al teniente William Bligh junto a otros 18 miembros de su tripulación; 1790, pintura de Robert Dodd  ( public domain )

William Bligh completó un viaje de más de 4.000 millas (6.500 Km), alcanzando finalmente Inglaterra en Abril de 1790, e inmediatamente envió al HMS Pandora a capturar a los amotinados. Mientras tanto, Christian, junto con 9 de los amotinados y 18 polinesios – 6 hombres, 11 mujeres y 1 niño– se dispuso a buscar un nuevo hogar en el que estuvieran a salvo de ser apresados. Llegaron a la isla Pitcairn el 15 de Enero de 1790, y allí quemaron y hundieron el Bounty, (aún visible a día de hoy bajo las aguas de Bounty Bay). Para el resto del mundo, los amotinados se habían desvanecido de la faz de la tierra.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article