Sacrificios humanos y ceremonias religiosas: las poderosas sacerdotisas mochica

(Leer articulo en una sola página)

A pesar de ser una sociedad agrícola de religión ceremonial, sorprendentes obras de arte e innovadoras técnicas de irrigación, los Moche o Mochica (100 d. C. – 800 d. C.) son recordados principalmente por ser una de las muchas culturas precolombinas que practicaba sacrificios humanos. Con los miembros de la aristocracia participando como actores clave en estos espectáculos de derramamiento y consumo de sangre, el descubrimiento de tumbas de sacerdotisas moche ha constituido un hallazgo impresionante que ha servido para profundizar en las abundantes teorías acerca de la importancia de los sacrificios humanos en las religiones precolombinas.

Aunque las funciones de las sacerdotisas moche no se ceñían exclusivamente al ámbito religioso, sino que además se encontraban estrechamente vinculadas a la jerarquía política, desempeñando probablemente cargos similares a los de un gobernador. De este modo, el hallazgo de las tumbas de las sacerdotisas moche no fue únicamente un importante descubrimiento para ayudarnos a comprender la religión moche, sino también para conocer mejor los aspectos políticos, económicos y agrícolas de esta cultura.

Recreación del posible aspecto de la ‘Señora de Cao’, sacerdotisa moche. (Manuel González Olaechea/CC BY SA 3.0)

Recreación del posible aspecto de la ‘Señora de Cao’, sacerdotisa moche. ( Manuel González Olaechea/CC BY SA 3.0 )

San José de Moro

Las tumbas de las sacerdotisas moche fueron descubiertas en un importante centro ceremonial de esta cultura por los arqueólogos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) Luis Jaime Castillo y Christopher Donnan en el transcurso de sus primeras excavaciones en el yacimiento, realizadas en el año 1991.

El yacimiento, conocido como San José de Moro, fue ocupado a lo largo de los años por culturas muy diversas, lo que se puede observar en los “variados estilos de cerámica” hallados en el lugar, aunque el reino está considerado “una pequeña polis si la comparamos con […] el antiguo Egipto o el imperio azteca.”

Imágenes del yacimiento arqueológico de San José de Moro. (Runapacha Tumbas de San José de Moro)

Imágenes del yacimiento arqueológico de San José de Moro. (Runapacha Tumbas de San José de Moro )

San José de Moro estuvo habitado por primera vez en torno al año 400 d. C., en la época del Período Mochica Medio (300 d. C. – 600 d. C.), que se caracteriza por los hallazgos de “tumbas de bota” (llamadas así por su forma) con ofrendas funerarias de cerámica y metales en su interior. Los moche permanecieron en este lugar hasta el Período Mochica Tardío, entre los años 600 d. C y 850 d. C., y fue durante este periodo cuando las prácticas funerarias alcanzaron su máximo auge en esta comunidad. Las tumbas de las sacerdotisas Moche datan de este período, el Mochica Tardío, del año 720 d. C. aproximadamente.

Lujosas tumbas

El papel destacado de las sacerdotisas moche se pone de manifiesto por la evidente magnificencia de sus tumbas. Estas mujeres no eran enterradas en sencillas fosas, sino en lujosas cámaras funerarias que constaban de varias estancias. Según la investigación realizada por Castillo y Donnan, estas tumbas estaban “divididas en dos secciones: una antecámara […] y una cámara funeraria en la que se encontraba el ataúd del ocupante principal de la tumba, hombre o mujer, sus ofrendas funerarias, y en algunos casos, otras momias depositadas en la misma tumba.” Entre las ofrendas halladas en estas tumbas se han encontrado “copas de sacrificios”, collares de conchas de la especie Spondylus, finas piezas cerámicas, maquetas de arquitectura en los nichos de las cámaras y tocados emplumados, de los que se observan tan habitualmente en el arte ritual mochica.

Copa ceremonial decorada con pinturas en las que se observan guerreros portando copas. (Luis Jaime Castillo Butters) Esta pieza fue hallada en la tumba de una sacerdotisa moche.

Copa ceremonial decorada con pinturas en las que se observan guerreros portando copas. ( Luis Jaime Castillo Butters ) Esta pieza fue hallada en la tumba de una sacerdotisa moche.

Tras el descubrimiento de estas elaboradas tumbas, Donnan y Castillo se sintieron en un principio sorprendidos al observar que todos sus ocupantes eran mujeres. En 1993, los especialistas aún manejaban la hipótesis de que los hombres ocupaban los cargos más importantes en la cultura moche. Donnan fue uno de los primeros en darse cuenta de que la historia moche ha quedado “registrada”, a falta de una palabra mejor, en las piezas cerámicas, en las cuales aparecen un gran número de personajes femeninos. Las figuras de mujeres que decoran estas piezas a menudo están ataviadas con los mismos tocados, a modo de crestas de brillantes colores, que se han descubierto en las tumbas. Cuando consideramos el papel de las mujeres y de lo femenino en estas dos formas de expresión, el descubrimiento de estas cámaras funerarias sin duda llevó a Castillo y Donnan a deducir que las mujeres ostentaban un papel mucho más prestigioso en la sociedad moche de lo que se creía en un principio.   

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article